Policiales

Por el asesinato de Fernando Báez Sosa, de 19 años

Villa Gesell: se negaron a declarar los diez rugbiers detenidos y hay dos complicados

20|01|20 10:50 hs.

Los diez rugbiers detenidos el sábado por el crimen de Fernando Báez Sosa (19), el joven que murió tras ser golpeado a la salida de un boliche en la ciudad de Villa Gesell, se negaron a declarar ante la Justicia, mientras dos de ellos están más complicados y la fiscal se aprestaba a indagar al restante apresado. 


La fiscal Verónica Zamboni, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Villa Gesell, llamó a indagatoria a los diez jóvenes que habían sido detenidos horas después del crimen de Sosa, y los acusó del delito de "homicidio agravado por el concurso premeditado por dos o más personas", el cual prevé como única pena la prisión perpetua.

Los 10 rugbiers fueron identificados por la Policía como Matías Benicelli (20); Ayrton Viollaz (20); Máximo Thomsen (20); Luciano Pertossi (18); Ciro Pertossi (19); Lucas Pertossi (20); Alejo Milanesi (20); Enzo Comelli (19); Juan Pedro Guarino (19) y Blas Cinalli (18). 

Según las fuentes judiciales, los diez jóvenes son defendidos por el mismo abogado, quien les aconsejó negarse a declarar. Se prevé que en las próximas horas los detenidos sean trasladados al penal de Dolores, mientras se resuelve sus situaciones procesales. 

En tanto, la fiscal tiene previsto indagar al restante de los acusados, un joven llamado Pablo Ventura, quien fue detenido en la ciudad de Zárate, en la casa de sus padres. Su familia asegura que el joven, quien no es rugbier y practica remo en un club náutico en Zárate, nunca estuvo en Gesell. 

El crimen de Fernando ocurrió el sábado, alrededor de las 4.50, a la salida del boliche "Le Brique", en la avenida 3 y Paseo 102, en pleno centro de Villa Gesell, donde el joven estudiante de Derecho fue atacado a golpes de puño y patadas que le provocaron la muerte. 

Cuando la Policía golpeó puerta por puerta para dar con los responsables del brutal ataque, el grupo de rugbiers dormía en la casa que habían alquilado a dos cuadras del boliche Le Brique. 

La ropa con manchas de sangre de su víctima había sido apilada en un rincón de la casa y estaba al alcance de la mano cuando la Policía fue a detenerlos. En las zapatillas de dos de los jugadores del Arsenal Zárate Club encontraron sangre. También quedaron filmados pateando en la cabeza al joven estudiante de Derecho. 

Para la justicia esos son los "más complicados" y, al momento, fueron señalados como los coautores del crimen. Es que, según el resultado de la autopsia, Fernando murió por la lesión en la cabeza. 

Fueron más los que participaron de la golpiza pero -para el fiscal- aquellos que le produjeron la herida mortal serían "coautores", el resto "partícipes necesarios". 

Ahora el juez aceptó el pedido de la fiscalía y están todos formalmente detenidos y acusados del homicidio agravado. (DIB) FD