Cascallares y Copetonas

Alan Arias, gestor de un Encuentro de Escultores

"El arte transforma y le da identidad a los pueblos"

05|10|19 21:02 hs.

El artista local Alan Arias llevará adelante desde la tarde de este domingo un ambicioso proyecto con el que busca fortalecer la identidad de los habitantes de Copetonas. Para ello, invitó a cinco reconocidos escultores que durante esta semana realizarán cinco enormes copetonas, el ave que le da nombre al pueblo. La presentación de las obras se realizará el próximo domingo, en el marco de la Fiesta del Mate y la Torta Frita. 


El “Encuentro de Escultores”, tal como Alan lo describe, es una idea que el año pasado llevó a cabo en San Cayetano, donde trabajaba como Director de Cultura. Las obras de aquel proyecto hoy lucen en el ingreso al balneario de esa localidad, embelleciendo y generando otro punto de interés para el turismo. 

Para este nuevo encuentro, Alan realizó una convocatoria consciente y pensada, eligiendo bien a cada uno de los artistas con la certeza de que se iban a entusiasmar con la idea tanto como él. Así es como desde este domingo los copetonenses podrán ver trabajar en el predio de la Fiesta del Mate y la Torta Frita a Mary Irigoyen, Alejandro Curtto, Germán Hary, Mateo Salinas y Sebastián Lartigue. 


Alan, recolectando chatarra


Las obras 
Una de las cosas que Alan se encargó de destacar, en diálogo con LA VOZ DEL PUEBLO, fue la total colaboración de la delegación de Copetonas, representada por Mariano Hernández. Desde un principio recibió el apoyo del equipo que trabaja en la localidad, y puso énfasis en el compromiso y el amor con el que trabajan por el progreso de la comunidad. “Con el antecedente de lo que hicimos en San Cayetano, le propuse a Mariano que hagamos algo similar acá y enseguida tuve su respuesta positiva y su disposición para todo lo que he ido necesitando. La idea es poder repetir este proyecto el año que viene, y llenar a Copetonas de copetonas. Reivindicar lo que le da el nombre al pueblo a través de una escultura”. 

Una de las grandes ventajas que tienen las esculturas en fierro que hace tanto Alan como los artistas invitados, es que en esta zona es bastante accesible la chatarra, sobre todo la que alguna vez fue maquinaria agrícola. “A ellos les genera mucho entusiasmo no solo la propuesta, sino que también se van a encontrar con materiales que ellos no suelen ver, como son todos los fierros de esta zona agropecuaria, como discos de arado, restos de máquinas agrícolas o todo tipo de chatarra de campo que para ellos, que en su mayoría viven en ciudades, son una novedad”. 

Respecto a la obra que cada uno de los escultores dejará, Alan afirmó que la condición es solo una: que sea una copetona. “La idea es que hagan su propia obra con total libertad. Cada uno de ellos tiene un estilo distinto y me emociona la idea de verlos trabajar”. En ese sentido, afirmó que los artistas trabajarán todos los días en el predio, por lo que invitan a la comunidad y a las escuelas a que se acerquen no solo a verlos, sino también a dialogar.  

El legado 
Alan afirma que una de las grandes satisfacciones que tiene un artista es trascender a través de sus obras, saber que una parte de ellos permanece en ese lugar donde dejaron su legado. Y para que las energías de los escultores estén enfocadas solamente en sus obras tuvo la inestimable colaboración del delegado, que le aportó viviendas, comida, viáticos y todos los insumos para que trabajen. Pero no se quiso olvidar de los particulares. “Conseguimos una cantidad de fierros y chatarra espectacular. Y eso se lo tengo que agradecer al contratista Federico Morán, a Desarmadero Don Chichilo, del señor Di Martino; a Metalúrgica Etcheverry y Metalúrgica Don Juan”. 

Como reflexión, y a horas de que el proceso creativo comience, Alan resaltó la importancia que tiene para la localidad este encuentro. “Es parte de su identidad y va a estar ahí para siempre. Los artistas vienen, dejan su obra para siempre y se van. Y quizás no vuelvan nunca al lugar. Dejan un sello para la eternidad. Yo no voy a estar, ellos tampoco, y eso va a estar ahí”.  

             0000000000000000000000000000000000000000000000000000000

Los artistas
Mary Irigoyen 
Escultora de Coronel Pringles con más de 15 años de trayectoria. Además de dedicar su vida a la escultura posee un gran talento y oficio en la joyería contemporánea, formación que adquirió en los talleres dictados por la arquitecta Silvia Azpiazu en Laprida. 


Mary Irigoyen


Ha exhibido sus obras en museos, centros culturales y galerías de diferentes localidades. 


Obra de Mary Irigoyen ubicada en el Golf de Pringles


Sus obras se destacan por su alto poder de síntesis. Trabaja con varios materiales metálicos, experimentando también con el acero inoxidable, como la obra que se puede ver en el campo de Golf de Pringles. Ha ganado premios y menciones en distintos salones de escultura.  

Alejandro Curtto 
Escultor autodidacta con 20 años de trayectoria. Sus esculturas son realizadas con objetos de descarte, en su mayoría chatarra. 


Alejandro Curtto


Reside en Merlo, pero sus exposiciones unipersonales lo han llevado por varis provincias. En la localidad de 25 de mayo realizó una mulita de más de 7 metros de largo y varias toneladas de peso. 



Actualmente está por concluir un dinosaurio Triceratops en tamaño real. 

Germán Hary 
Artista plástico residente en Necochea. Es una mezcla interesante de campo, pueblo y ciudad. Ha realizado varias esculturas públicas que pueden verse en lugares destacados de su ciudad. 


Germán Hary


Atravesado por lo artístico desde muy chico, estudió Arquitectura y fue allí donde decidió hacer camino en el arte. 



Realiza pinturas y esculturas con materiales diversos, reciclando y utilizando lo que sobra. Artísticamente inquieto, hace del arte su filosofía de vida. Con su colega Juan Sacco se encuentran trabajando en numerosas obras de arte público. 

Mateo Salinas 
Oriundo de Chascomús, ha realizado más de un centenar de obras en su ciudad, donde fue declarado Ciudadano Ilustre por su aporte a la cultura. Realiza esculturas figurativas en hierro, algunas de grandes dimensiones.


Mateo Salinas.


Fue asistente del escultor argentino Maestro Carlos Regazzoni en la obra homenaje a Antoine de Saint Exupery, exhibida en la Avenida del Libertador, en Capital Federal. 



Hacedor del arte en la piel, recorre más de 14 provincias al año como tatuador. Es uno de los creadores de la Convención Internacional de Tatuadores. Actualmente se encuentra restaurando el Castillo de la Amistad en Chascomús, lugar que será su museo a cielo abierto.  

Sebastián Lartigue
Escultor oriundo de Vicente López. Estudió arquitectura en la UBA. Su contacto con el arte fue a través de su madre, artista plástica. También fue asistente de Carlos Regazzoni.


Sebastián Lartigue


Incursionó en la talla del cuarzo y el mármol. En el 2002 fue becado en el Centro Cultural Recoleta junto al escultor Omar Stella. Todas sus obras son de gran tamaño. Su escultura más trascendental es la que está terminando actualmente en su taller de Puerto de Olivos, una abeja a gran escala. 



Quizás su obra más popular sea el cuervo donado al Club San Lorenzo de Almagro, emplazado en el ingreso al estadio.