La Ciudad

117º Aniversario de La Voz del Pueblo

Cuando el periodismo se fortalece

14|09|19 10:32 hs.

Por Alejandro Vis 


El lunes pasado por la noche, en la entrega de los premios Martín Fierro a la programación de la televisión por cable, fue reconocida por su trayectoria Canela. La periodista especializada en Cultura, en el cierre de su mensaje, hizo referencia a la tarea del periodismo. “Por favor, busquen la verdad. No crean que son dueños de la verdad mis compañeros periodistas. Búsquenla, estudien, investiguen, profundicen. Háganse cargo de lo que dicen. Es un país que necesita calma y serenidad”, fueron sus palabras. 

Es un mensaje que invita a la reflexión. A pensar sobre el valor de una tarea en esencia noble, que plantea el desafío cotidiano de evitar que se desvirtúe. La mejor manera de cuidarla es ejercerla con responsabilidad. 


Canela


Son tiempos difíciles. Por razones seguramente diferentes a otras etapas muy complejas que afrontó el periodismo. Se han perdido en los últimos años muchísimos puestos de trabajo no únicamente en la prensa escrita, también en radios y en canales de televisión. Ha sido una de las actividades más castigadas en un escenario económico muy adverso. 

En forma paralela, se está produciendo un cambio notorio en las maneras de comunicar. El 70 por ciento de los lectores del sitio de Internet de La Voz del Pueblo ingresa a través de sus teléfonos celulares y es un indicador que muestra una tendencia creciente. Los dispositivos móviles son, para muchos vecinos, la tecnología utilizada para informarse. No de manera exclusiva, porque es un proceso que coexiste con el hábito de escuchar la radio en casa, el trabajo o el auto (también mediante el celular); ver algún programa de noticias en televisión; o leer los diarios. Pero queda en claro que la participación de los formatos digitales se expande. 

En este contexto, La Voz del Pueblo es papel desde hace 117 años, pero también llega a distintos lugares del mundo mediante Internet, una posibilidad impensada décadas atrás; ofrece videos que acompañan las informaciones; y tiene una presencia muy activa en las redes sociales. 

Un buen contenido adquiere valor, en forma independiente del formato. Los datos confirmados, el enfoque original sobre un tema, una redacción clara y material fotográfico de calidad son pilares sobre los que debe afirmarse una producción periodística gráfica. No es fácil lograrlo, por supuesto, requiere de dedicación, trabajo en equipo, creatividad y capacitación.  
Un gran ejemplo, entre muchos otros, es la crónica “El rastro en los huesos”, de la periodista argentina Leila Guerriero, por la que fue reconocida en 2010 con el premio de la Fundación Nuevo Periodismo Iberoamericano. Relata el trabajo del Equipo Argentino de Antropología Forense y realmente, vale la pena leer su artículo. 


Leila Guerriero


Como en todo ámbito de la vida, se puede incurrir en contradicciones, que son propias de la condición humana. Cometer errores, no hacer la pregunta necesaria en una entrevista, ser impreciso en un dato o abordar una información en forma incompleta. Pero hay que tener la capacidad de advertirlo, al día siguiente hacerlo mejor, mantener la curiosidad y ese espíritu de búsqueda que pidió Canela en sus palabras. 

             ---------------------------------------------

Los grandes, en serio, lo han sido desde lo cotidiano. Ninguno de los integrantes de la actual redacción trabajó con Genaro Greco, por mencionar a uno de los referentes en la historia periodística del diario. Su nombre, sin embargo, aún hoy es recordado por los mayores. Quienes formaron parte de otras etapas, lo tienen muy presente al momento de relatar sus vivencias. 

En los próximos días, comenzará a editarse nuevamente un espacio de Culturales, en homenaje a Enzo Roberto Petrini. El encabezado de la sección mantendrá la tipografía que se utilizaba en tiempos en que Petrini era el editor, una forma de hacer honor a nuestra historia y valorar además un trabajo gráfico de calidad. 

             ---------------------------------------------

La mirada inquieta y el valor de no dejar de sorprenderse e indignarse, frente a un hecho injusto, son aliados del periodismo. Más allá de las limitaciones que puedan surgir al momento de intervenir. 

Hay colegas que elevan la profesión y la jerarquizan. Un caso muy claro es la reportera gráfica de Claromecó e integrante del equipo de La Voz del Pueblo, Carolina Mulder. Un hecho relativamente reciente la describe: el 28 de agosto de 2018, la pasó mal en el Vivero y fue increpada por integrantes de la empresa que tenía un contrato para la limpieza y extracción de madera. Los sorprendió cuando realizaban trabajos de tala en una zona no permitida y por supuesto, tomó fotografías de lo que estaba sucediendo. 

Allí está el aporte de la tarea periodística. Un documento que da testimonio de lo que sucede y fortalece la actividad, le hace muy bien porque refleja su sentido fundamental. 

Es la base sobre la cual afirmarse, en estos 117 años, para proyectar el futuro y en medio de cambios vertiginosos, tener en claro cuál es el camino que no se debe abandonar.    


Alejandro Vis