La Ciudad

Increpada por operarios de la empresa

Agredieron a Carolina Mulder cuando tomó fotos sobre la tala en el Vivero

29|08|18 09:27 hs.

La reportera gráfica de este diario, Carolina Mulder, fue increpada, sufrió amenazas e incluso le sacaron el teléfono celular –que luego pudo recuperar- ayer poco después del mediodía en el Vivero de Claromecó. 


La situación tuvo lugar en circunstancias en que integrantes de la empresa -identificada como Pronto Casa- que tiene un contrato con el municipio para la limpieza y extracción de madera, habían talado un árbol que se encontraba sobre una calle del lugar. La fotógrafa tomó una imagen con el teléfono y esto generó la reacción inmediata de una de las dos personas que estaban trabajando. 

Pasadas las 13 horas y a partir de un dato que había obtenido sobre presuntos trabajos de tala de árboles que se encontraban en buenas condiciones, la fotógrafa se dirigió en bicicleta hacia la Estación Forestal. 

La primera imagen la tomó con su cámara y fue la de un camión color celeste, que se dirigía desde el interior hacia la zona de salida cargado con troncos. Volvió a subir a su bicicleta y continuó su marcha un buen tramo hasta que observó un tronco atravesando un camino y a dos operarios realizando tareas. 


El camión cargado. Una de las primeras imágenes obtenidas en el Vivero


En este contexto, uno de ellos se acercó de manera violenta y comenzó a increparla. “¿Qué estás haciendo? Siempre la comisión de fomento buscando bardo”, dijo en un primer momento asociando su presencia con la entidad intermedia de Claromecó. 

El hombre le sacó el teléfono, pero ella tuvo la reacción inmediata de intentar recuperarlo y logró quitárselo. Mantuvo una actitud agresiva en forma permanente. Dando a entender que tenía numerosos contactos, afirmó “yo me manejo de (Carlos) Sánchez para arriba”, en medio de manifestaciones tendientes a amedrentarla. 


El operario que reaccionó con mucha violencia al observar a la fotógrafa, que estaba sola. Luego, otros miembros de la empresa también tuvieron una actitud hostil


También le ordenó al otro operario que se alejara, cuando comenzó a acercarse a Carolina Mulder gritándole “yo a vos te conozco”. “¿Si estás haciendo las cosas bien por qué tenés que ponerte tan violento?”, es una de las frases que recuerda haber pronunciado la trabajadora de prensa de La Voz del Pueblo. 

También cuando a los gritos argumentaron que habían cortado un árbol con riesgo de caerse, ella alcanzó a responder “para mí no es así”. La situación le generó temor, porque estaba sola ante dos personas, por lo cual llamó por teléfono a una amiga para que de aviso a la Policía. Cuando se produjo la llegada del patrullero, en forma prácticamente simultánea arribaron un automóvil y una camioneta, ambos con dos ocupantes cada uno de la empresa que extrae la madera. 

Del auto descendió quien poco antes estaba conduciendo el camión con troncos, que había sido captado por Mulder con su cámara, y le reprochó: “¿Quién te crees que sos para venir a hacerme una foto?”. En la camioneta se encontraban dos mujeres, que exigieron –en vano- que personal policial borre todas las fotos y según manifestaron testigos, luego en la comisaría manifestaron que “si publicaban algo le iban a quemar el rancho” a la fotógrafa. 



Para dejar constancia de los hechos, realizó la exposición de lo sucedido en la sede policial. Conservó las imágenes y son compartidas con los lectores en esta página, en la tapa de la presente edición y en nuestro sitio digital.



Un contrato 
La empresa suscribió un contrato de tres años de duración cuando Luis Brito se encontraba como delegado del Ente Descentralizado de Claromecó. Tiene por finalidad la limpieza del espacio que fue utilizado por Bagsa, dentro del Vivero, así como la extracción de pinos que no se pueden recuperar. 

Como en los períodos de temporada alta, en el verano y Semana Santa, el municipio les pidió no trabajar, se evalúa una extensión del contrato por un año más. El mencionado vínculo de tres años tiene como fecha de culminación el próximo 8 de septiembre. Los hechos de ayer fortalecieron el pedido en la localidad para que esta relación contractual no se extienda. 

Otro aspecto a tener en cuenta es que, según se indicó, las personas que realizan esta tarea residen en el Vivero. Al producirse el incidente ayer a primera hora de la tarde, el delegado Carlos Avila estaba en Orense y Carlos Carabio, encargado de la Estación Forestal, se había ausentado de la localidad durante algunas horas por razones personales. 

Avanzada la tarde, se concretó una reunión con la intervención del concejal Santiago Orfanó, fomentistas, Avila y Carabio. Se analizó la situación que se produce con la empresa citada. 

¿Talaron árboles cuyo estado no lo justificaba? Carlos Carabio confirmó que los trabajos se efectuaron en un lugar no autorizado. Lo que queda en claro es que la reacción, ante la presencia de nuestra reportera gráfica, no es propia de quienes llevan adelante su actividad con tranquilidad y sin nada que ocultar.