Sociales

Mariana Prommel se radicó en el balneario

"Claromecó es mi paraíso en el mundo"

16|02|18 12:45 hs.

Mariana Prommel decidió refugiarse en Claromecó hace unos años, agobiada por el estrés que produce la vida en la jungla de la capital federal. 


Se radicó cerca del mar a mediados de 2012, y, desde entonces, sólo se va de la localidad cuando regresa a Buenos Aires para sus presentaciones teatrales o bien para emprender prolongadas giras por distintos puntos del país. 

Sin embargo, siempre vuelve a Claromecó, "su paraíso en el mundo", tal como definió al lugar que eligió para rearmar su vida y con la única idea de disfrutar de las bondades naturales de la localidad junto a sus nueve perros (todos adoptados). 

En un extenso diálogo con este diario, la actriz habló de diversos temas, entre ellos, uno muy fuerte sobre el que nunca se había expresado abiertamente y que involucra al actor Gerardo Romano, a quien lo acusó de "maltratador". 

Prommel, en su recorrido por la pantalla chica, interpretó recordados papeles en ficciones de la televisión abierta, tales como "Verano del 98", "Los Roldán", "Los Existosos Pells", "La Pelu" (entre otros productos que se emitieron por Telefe) y en "Consentidos" y "Lobo" (en Canal Trece). 



La actriz, además, fue parte del staff de artistas que le dieron vida a la tira "El Capo", que se emitió por Telefe en 2007. "Era un producto buenísimo, pero lo levantaron porque se competía con el programa de Tinelli. Después de eso, me enojé mucho con la televisión y con el medio. Nunca con mis compañeros, sino con el sistema de cómo funcionan las cosas", manifestó. 

"Esto fue hace diez años. Después de eso, me enojé mucho con todo, con el sistema y con la capital federal. Ya no soportaba más la forma de vivir. Imaginate lo que es ahora. Cada vez que vuelvo por el laburo, me da taquicardia", afirmó. 

Prommel también tuvo su momento como conductora. Luego de abandonar la ferocidad de capital federal, se radicó en Carmen de Patagones, donde, en un canal de la zona, enfrentó a las cámaras pero desde otro lado, una experiencia que todavía le trae gratos recuerdos. 

"Conducía un programa que se llamaba 'Para contarte mejor'. Lo hice durante dos años. Era una especie de magazine. Éxito. Yo no veía un mango. Solo lo del remís porque lo grabábamos en Viedma. De todos modos, fui muy feliz ahí", sostuvo.



El teatro 
"La gente me pregunta por qué no actúo más. Y yo le digo que estoy en teatro. Parece que si uno no está en televisión, no existe", manifestó Prommel, quien durante dos años y medio fue parte de la obra denominada "La Casa de Bernarda Alba", bajo la dirección de José María Muscari. 

"Hicimos dos giras nacionales alucinantes. Fue durante dos años y medio. Pasamos de todo. Te dormías en una provincia y te despertabas en otra", expresó. 

Y agregó: "Por los tiempos y los ritmos de las giras, yo no podía volver a Claromecó. A eso lo padecí mucho. Cuando terminamos con eso, regresé destruida. Hacía un personaje que me exigía mucho en lo emocional". 

En sus consideraciones, no dejó pasar por alto su experiencia en la obra "Falladas", con quien compartió escenario con María Leal, Patricia Viggiano, Mimí Ardú y Emilia Mazer. 

Prommel ve difícil su vuelta a la televisión por la escasa oferta laboral que ve en la actualidad. "Hoy hay poco lugar. Se están haciendo pocas ficciones. Cuesta mucho dinero hacer un producto. Hoy veo que todo es extranjero y enlatado. Debe haber una ficción nacional en Canal Trece, otra en Telefe y pará de contar. El resto son producciones turcas, colombianas o brasileras", puntualizó. 



"Yo trabajé 14 años seguidos en la televisión y más o menos sé los costos que se manejan. Es una movida muy grande. Hoy en día se tienen que acomodar un poco mejor las cosas para que haya más ficción. Yo confío en que eso pase. En la actualidad hay muchísimos actores sin trabajo. Eso es una lástima y preocupante", dijo Prommel.  

"Feliz, en mi casa" 
La obra "Falladas" no llegó a presentarse en Mar del Plata, en el marco de la actual temporada. "A fines de noviembre me quedé sin trabajo. Es una época jodida porque ya está todo armado. Ahora estoy de vacaciones forzadas, pero feliz. Estoy en mi casa, con mis nueve perros, todos adoptados", recalcó Prommel, una férrea defensora de los animales.

"Me preocupo mucho por el tema de los animales. Odio enterarme que hay gente que envenena perros que tienen dueños, sólo para hacer maldad. No hay razón para envenenar un animal. Creo que hasta que no se muera un chico, las autoridades no van a tomar cartas en el asunto. Es un tema que me desespera", afirmó.