La Ciudad

Lucía Gardey, directora de Bromatología

"Las castraciones se hacen al mismo ritmo que el resto del año"

25|01|18 08:28 hs.

 Como una tarea preventiva que consideró central, Lucía Gardey recordó la importancia de realizar las castraciones en las mascotas y también en los perros que se encuentran en la calle. "En el Centro de Zoonosis las continuamos haciendo al mismo ritmo que todo el año. La gente puede llamar por teléfono, acercarse y llevar sus mascotas", indicó.


La funcionaria recordó que "se castran perros, perras, gatos, gatas. Es gratuito. A los vecinos que les interese colaborar tienen la posibilidad de llevar el perro de la calle para castrar, es el mejor aporte que pueden hacer para evitar que los cachorritos también queden abandonados".

Al analizar los alcances de esta práctica, dijo que "lamentablemente hay gente que se niega a castrar. Les gusta hacer que las perras tengan cría, pero después no saben qué hacer con los cachorros, se terminan transformando en perros callejeros. Por eso es tan importante que cada uno tenga su perro castrado".

Controles
 Por otra parte, Gardey indicó que desde la Dirección de Bromatología "se siguen concretando inspecciones en los comercios. Se están cubriendo también las localidades y el transporte de alimentos". Sobre el último aspecto mencionado, puntualizó que "fue secuestrada mercadería que estaba fuera de las especificaciones. Y cada secuestro va acompañado de una multa. Le pedimos a los transportistas que tengan cuidado, que se fijen bien las temperaturas".  

 Serpientes, arañas y alacranes 
Comentó que se incorporó "una guía de identificación de serpientes, arañas y alacranes en la página web del municipio". En una sugerencia a la población, observó que "cada animal tiene su hábitat y su importancia ecológica, no hay que matarlos porque sí, es importante identificarlos bien". 

En el caso específico de las serpientes, explicó que "tenemos dos tipos de yararás que son de esta zona. El resto nos ayuda a controlar los roedores, es mejor no matarlas, a veces una culebrita puede generar en algún caso una picadura, pero no significa peligro para la vida humana".

La costa es un ámbito habitual para la yarará. "Con el crecimiento de las localidades turísticas hemos avanzado sobre su hábitat -señaló Gardey-. Como es de sangre fría busca el calorcito en el descampado y a veces la gente la encuentra cuando camina en algún sendero, lo importante es no atacarla y no asustarla".

Luego de sostener que "hemos tenido menos reportes que otros veranos", dijo que "en el caso de que alguien sea picado por una yarará, tenemos varias horas para que nos pueda dar el suero antiofídico en el Hospital Pirovano. Hay que mantener la calma y moverse hasta allí para ser atendidos".

Por último, manifestó que "nunca apareció un alacrán venenoso en tres arroyos, hay una especie bonaerense que es casi inofensiva. La identificación abarca también a alacranes y arañas, hay dos que son peligrosas. Siempre se debe tener en cuenta que está disponible el suero antiofídico en el Hospital".