Gonzalo Ullúa. Esta vez, el fiscal quiere tomarle declaración para ver si surge algo nuevo

Policiales

El caso Elsa Hut

La Justicia fue otra vez por Ullúa y lo acusan de intento de homicidio

17|11|22 08:37 hs.

El único sospechoso que figura en el expediente abierto tras el hallazgo de Elsa Hut gravemente herida en un camino vecinal de Orense, Gonzalo Ullúa (22), fue detenido ayer en Necochea por disposición del Juzgado de Garantías.


Según informaron fuentes judiciales a LA VOZ DEL PUEBLO, la orden dispuesta por la jueza subrogante, la doctora Fabiana Brandolín, obedeció a un reordenamiento de los indicios con los que cuenta hasta el momento la Fiscalía y le permitirá al doctor Gabriel Lopazzo, a cargo de la UFI N°17, ganar tiempo en el armado de esta compleja investigación, donde la ausencia de pruebas es una de las razones por las que debió ser excarcelado tras entregarse voluntariamente en Tres Arroyos, un día después del hallazgo de la mujer que continúa gravemente herida en una sala de cuidados intensivos del Hospital Pirovano. 

A diferencia de aquella oportunidad, cuando el delito investigado era “lesiones gravísimas y averiguación de ilícito”, en esta oportunidad, Ullúa fue detenido y acusado de “”homicidio en grado de tentativa y abandono de persona en concurso real”, una imputación mucho más grave que, además, descarta la existencia de un accidente automovilístico, tal como lo sugirió el propio Ullúa cuando se entregó en la Comisaría Primera, acompañado de su madre. 

En aquella oportunidad, a su testimonio inicial lo acompañó con un escueto “no me acuerdo nada más”. Posteriormente, la existencia de una crisis nerviosa que podría poner en peligro su propia vida, motivó su traslado al área de Salud Mental del Hospital Pirovano, donde permaneció internado otros cuatro días, hasta que finalmente se dispuso que regrese a la casa de sus padres en Necochea.

Búsqueda implacable
En ese interín, la Fiscalía apeló a todos los recursos que tuvo a su alcance para evacuar citas y buscar pruebas que permitan una imputación. Así, fueron allanadas las casas de su pareja y madre de su hijo en Orense, la de sus padres en Necochea, se secuestró el auto de su novia, con el que supuestamente habría atropellado a Hut, aunque ninguna pericia ratificó esa versión. 

Y, a pesar de haber reconocido tener problemas con el uso de estupefacientes y deudas de juego, no se hallaron elementos que permitan relacionar esas circunstancias con las lesiones recibidas por Hut entre la noche del viernes 28 y la madrugada del sábado 29 de octubre.

Precisamente esa noche, Gonzalo Ullúa, el joven necochense de 22 años que terminó en Orense tras formalizar una relación con una joven de esa delegación tresarroyense, estaba en una cena de parejas amigas, cuando le pidió el auto a su novia, un Susuki Fun, color negro, para ir a comprar cigarrillos, y no regresó hasta las 3 de la mañana. 

La inexplicable conducta y sus consecuencias, no dieron lugar a las sospechas que horas más tarde comenzarían a recorrer las conmovidas calles orensanas. 

Hoy por la mañana, en la sede local de la Fiscalía, el doctor Lopazzo recibirá a Ullúa para tomarle declaración según lo establece el artículo 308 del Código Penal. Será la primera vez que el titular de la investigación y el autoincriminado estén cara a cara. 

Tal vez en esta oportunidad, algo cambie en esta historia que, hasta el momento, tiene solo un protagonista; pero que tampoco descarta más nombres, ni encuentra su explicación.  




Add space 300x250x2