Foto: Goyo Fernández

Deportes

El Xeneize igualó con Quilmes

Boca empató y es escolta

10|10|22 10:16 hs.

El Complejo Quilmeño revalidó ayer esa condición de lugar complicado para los visitantes, ya que con el 0 a 0 Boca perdió la condición de líder de este Torneo Clausura que compartía con Huracán. 


En un partido intenso, por varios momentos atractivo y con marcada incertidumbre, la igualdad no aparece como un resultado ilógico porque si bien el Xeneize tuvo más la pelota y abrió muchas acciones interesantes, el Cervecero dispuso de las chances más claras y peligrosas del match.

 Precisamente el juego se abrió con una clara de Sosa al minuto que en el mano a mano definió al cuerpo de un seguro Martínez, y se cerró con otro ataque profundo y frontal de Maldonado que definió apenas elevado. 



Los primeros minutos mostraron mejor al local, que sumó una profunda llegada de Gómez con centro a Oliver que cabeceó suave desde gran posición, pero desde los 20’ la visita se adueñó de la pelota, la movilidad de Armesto le quitó referencia a la defensa y con su elaboración fue generando fútbol y llegadas, aprovechando además la espalda del mediocampo, especialmente la de un Oliver que en su posición central pocas veces se implicó con la marca; pero sólo llevó riesgo con un cabezazo de Sallago o un largo remate de Montequín que Coronel sacó por sobre el travesaño, ya que nunca aprovechó la superioridad numérica en varias contras, que fueron mal manejadas. 

El complemento mostró a ambos imprecisos por el apuro de atacar; pero la intensidad de ambos, las ganas y hasta la propia necesidad de uno por mantener el liderazgo y del otro por volver a sumar tras tres derrotas, le pusieron algo de dramatismo. Así, Boca llegó con dos cabezazos que “murieron” en las manos de Coronel o una desacostumbrada mala definición de Armesto desde una gran posición. Ante esto, el local tuvo además otra clara contra de Maldonado tras preciso pase de Oliver, pero el remate cruzado se fue besando el segundo palo. Entonces, la igualdad resistió firme, y si bien ninguno quedó conforme, el local la recibió con mejor cara porque dio un paso adelante, en tanto Boca la sufrió por haber perdido la punta, pero con una máxima entrega.