La Ciudad

Rico Claromecó estuvo presente en la Feria de Artesanos

Té como medicina para el alma

15|08|22 22:20 hs.

El té, como otras infusiones, permite el diálogo y el encuentro entre las personas, además de tener usos medicinales en otras culturas, por lo que no podría faltar una típica y amistosa bebida en la 23º Feria de Artesanos. 


 Rico Claromecó es un emprendimiento el cual se basa en la venta de mezclas de tés en hebras, con carácter agroecológico en todos sus ingredientes, para conocer más sobre el puesto, la participe de la marca, Emilia García Aventureiro dialogó con este diario. “Es la primera vez que participo de la feria, la verdad es que vine con mucha expectativa por la inversión en el valor del puesto, el esfuerzo se vio recompensado, luego habrá que hacer los números finos pero a primera vista la verdad es que estoy muy conforme con el desarrollo de la feria”, indicó. 

Uno de los principales pilares de las mezclas de tés de Rico Claromecó es su agroecología que está presente en todos los ingredientes. “Los blends de té, son recetas mías. Me parece interesante la red de agroecología que se está creando que nos acerca los productores argentinos que cuidan el recurso y la salud tanto de los consumidores como de los trabajadores, me parece importante que empecemos a entender el concepto de agroecología, comida sana y sin venenos. Insisto mucho en esto porque nosotros comemos durante todo el día, por lo que es importante saber que consumimos”, sostuvo la artesana. 

En el mismo sentido destacó que “el granito de arena que aportó es pensar en estas mezclas de manera que puedan estar al alcance de la mano un buen té y que no te veas en el aprieto de resolver con un saquito que es la resaca de toda la industria, porque el té en hebras ya lo vendieron a un costo mayor al que no accede todo el mundo, por lo que terminas tomando una especie de jugo de sobre caliente, que se trata de un procesado lleno de químicos, conservantes y aromatizantes”. 

Asimismo describió que el consumo de té en hebras mantiene un ritual alrededor de la infusión. “Invita a una reflexión de esos minuto en el que lo estás haciendo, ver como se hidratan esas hebras los aromas que empieza a desprender y lleva su tiempo, estamos acostumbrados a la inmediatez con el saquito, que son tres segundos y el agua ya está negra, en cambio esto lleva cinco minutos hasta que se hace con hebras y ese es el tiempo que debe tomar, es como crecer, uno no envejece en tres segundos”, enfatizó la emprendedora.

 Insumos 
Tal como mencionó Emilia, todos los ingredientes de las mezclas de té son agroecológicos. “El té de base se lo compro a un productor de que está en Oberá, Misiones. Luego lo convino con canela en rama, cardamomo o hibiscos. Estos insumos los compro a un importador pero lo hago de forma pura, sin procesos porque de esa manera puedo asegurar los ingredientes de mi té”, explicó. 

Con respecto a otros agregados más simples, contó que algunos son de cosecha propia: “Tengo rosales que los empecé a cultivar a raíz de hacer estos tés, porque sentía que los pétalos que compraba no iban conmigo y tenía mejor resultado de aquellas rosas que cortaba y secaba sus pétalos, pero lleva un secado natural y contempla el tiempo que le lleve al pétalo secarse. Lo mismo para las cascaras de los cítricos. Es una curva de tiempo y paciencia que asegura que los ingredientes conserven todos sus aceites esenciales”. 

Rico Claromecó puede encontrarse en Instagram y Facebook con el mismo nombre, además estará presente en la feria de productores del Balneario, entre el 1 de enero y el 28 de febrero. Además durante el año pueden conseguirse los tés en el local de la Editorial Caravana en Alsina al 42. La entrevistada finalizó al destacar que “el té es una medicina para el alma”.    




Add space 300x250x2