Enzo planea también plotear la casilla en la que vive frente al mar para promocionar a San Blas

La Ciudad

Campaña independiente y costera contra las adicciones

La gran cruzada de Enzo

14|08|22 10:36 hs.

Por Fernando Catalano


“Hay una razón…de mierda…para consumir, y un millón de razones para no hacerlo. Es un placer comprado, no es natural, no sos vos”. 

Así describió en forma resumida su experiencia una persona que luchó para salir de las drogas –y aún lo hace- para que otros no entren en el mundo de las adicciones.

Años de un consumo social ‘controlado’ le sirvieron a Enzo Gioventú para resistir hoy, y pelear para salir adelante, despegándose de una adicción que le costó el haber lastimado a su familia que sufrió viéndolo en silencio durante un largo tiempo que será irrecuperable.

Pero como todo aquello que ya pasó no se puede cambiar, sí se pueden alterar -para bien- los siguientes pasos por dar. Es ahí, donde parado en un punto de su vida en el que quiere derramar su experiencia en beneficio de los demás, Enzo Gioventú conmueve y contagia ganas de vivir desde su querida Bahía San Blas. 

Lo hace pescando y disfrutando la naturaleza a pleno, incluso convirtiéndose en un gran difusor de ese destino tan anhelado por los pescadores. 

Nacido en Stroeder, el técnico radiólogo y empresario de la salud, es una mezcla de italianos y alemanes que comenzó desde niño –junto a su padre y su hermano- a disfrutar de las bondades del aire de mar, especialmente con todo lo vinculado a la pesca, una actividad que por estos días lo ayuda a pelear por su salida definitiva de las adicciones. 


@Enzo Gioventu : la pesca es uno de sus pilares para combatir las adicciones


Haber tenido la comodidad y la facilidad de acceder a la cocaína desde joven, mundo al que ingresó sólo por curiosidad, lo predispusieron a ser una presa fácil del consumo de ese tipo de sustancia. Por años pudo arreglársela para consumir socialmente, únicamente los fines de semana, en cada reunión o evento social. Esa conducta lo alejó definitivamente de la idea de ser padre y armar su propia familia; pero también lo mantuvo en la periferia de sus seres queridos que no obstante siempre los tuvo al lado, aunque no los pudiera disfrutar. 

Ese camino comenzó a transitarlo a los 19 años, y pudo cortarlo hace un año y medio atrás. Hoy con 56, quiere luchar para que nadie entre al “infierno de las drogas”. 

Fue la pandemia de coronavirus la que lo puso contra las cuerdas durante el período de restricciones, y especialmente cuando pegó fuerte la cuarentena con los largos períodos de confinamiento, encierro y aislamiento. Allí el consumo se volvió más habitual, y pese a que su estado físico lo había protegido a lo largo de su vida, en esta ocasión comenzaron a pasarle factura los largos años de consumo. 

Fue donde se dio cuenta que en realidad nunca tuvo el control de la situación. La droga y otras adicciones como el alcohol y el tabaco, afectaban su organismo, y la cirrosis se convirtió en una grave amenaza. 

Sus enzimas hepáticas eran elevadísimas, era consciente que que si no cambiaba la muerte era sólo una cuestión de tiempo. “Un día dije basta, mi muerte era inminente por la cirrosis”, confió.

Disfruta, enseña y comparte
Hoy suma alrededor de un año y medio desde que decidió estar limpio, pero sabe y entiende que no debe bajar los brazos porque en los momentos de soledad siempre ronda la debilidad con una sensación que supo –por años- tapar con la cocaína. Hoy cubre ese hueco eligiendo una vida sana, en contacto con la naturaleza que supo apreciar desde niño, la conoce y la sabe disfrutar. 

El mar es su lugar, así lo muestra a diario en sus redes sociales, lo comparte, lo disfruta y enseña a que otros también lo aprecien. Desde que decidió dejar el consumo de la cocaína, Enzo, se vinculó como nunca antes con el mar a través de la pesca. Y elevó el nivel de compromiso con ese gusto personal compartiéndolo con sus seguidores a través de las redes sociales que no dejan de manifestarle su apoyo. 

Diariamente muestra historias pescando sobre las costas de Bahía San Blas, un verdadero paraíso de la pesca recreativa y deportiva. A partir de sus conocimientos y sus virtudes como pescador, permite observar capturas de las diferentes especies que pueden conseguirse pero además se esmera por mostrar cómo lo hace, volviendo cada video en una experiencia de aprendizaje.

Siendo pescador, es fácil convertirse en seguidor de Enzo. Entusiasma y enseña en cada intervención; y no sólo eso. Siente tal compromiso y amor por el lugar que eligió su familia para veranear que por estos días se convirtió en un extraordinario difusor de las bondades de ese destino pesquero y turístico. 


Baños de mar y pesca todo el año, la fórmula de @Enzo Gioventu contra las adicciones


Por eso siempre invita a visitar su costa, pero también pide que la cuiden. Incluso en uno de sus últimos videos lanzó una propuesta para ayudar a una institución donándole el producto de la pesca que él no consume. 

Así nació la idea de un freezer solidario, para lo que en principio utiliza el suyo; “nadie que pesque con caña es depredador, y el pescado está en la dieta. Que alguien pase a buscarlos para llevarlos” (a un comedor), dijo en un video después que alguien le cuestionara la extracción de 35 pejerreyes. 

El mar 
No todo queda en la experiencia de la pesca deportiva de pejerreyes panzones, pescadillas, gatusos o róbalos, entre otras especies, sino que además comenzó a compartir con sus seguidores, sus baños diarios en el mar. Enzo aplica ésta costumbre para complementar el cuidado que lleva sobre su estado de salud. El contacto con agua fría de mar y la energía de sus olas durante la madrugada y también sobre el atardecer en pleno invierno lo ayudan –según explica- a “liberar endorfinas, serotonina y dopamina, conocidas como las hormonas del bienestar”. 


Mientras releva la presencia del pejerrey panzón, Enzo se entretiene con la pesca de róbalos


Así lo experimenta y también lo muestra cada día a través de sus cuentas en Facebook, Instagram y Youtube. Naturalmente muchos se asombran al verlo por primera vez, pero al observar cómo disfruta de cada experiencia luego terminan apoyando y admirando su forma de encarar la vida, todos los días desde su casa rodante ubicada frente al mar, y a la que alimenta con energía solar. 

La cruzada 
La pesca, los baños de mar en otoño, invierno y primavera en el mar, la difusión de esa porción costera del atlántico y sus ganas de ganarle a las adicciones, lo impulsan cada vez más y lo entonan en su lucha personal. Es una pelea que también quiere que otros puedan dar, pero entiende que lo más importante es poder evitar que otros lleguen al consumo. Es por eso que recientemente tomó la decisión de recorrer distintos puntos de la costa atlántica, pero también otros hacia el interior del continente, para promover su lucha –en solitario- contra las adicciones. 

Quiere que así como lo convocan localmente para dar charlas de concientización en escuelas, desde otras ciudades también aprovechen su experiencia para hablarles –especialmente- a los más chicos, a aquellos que todavía no han caído en las redes de la adicción a las drogas.

Como nativo de un pueblo con dos mil habitantes, “en la patita” de la provincia de Buenos Aires, nacido en la cuna de una familia numerosa y trabajadora, quiere legar en vida lo que aprendió como adicto a la cocaína, para que otros no lleguen ahí. 

Un lamento 
“Hoy quisiera revivir a mi padre, pasar una navidad sin consumo, mi familia lloraba en silencio”, dice Enzo al lamentarse. Una y otra vez repite que drogarse significó para él comprarse placer por unas horas, para alcanzar un estado que no es natural. 

“Eso es lo que quiero decirles a los pibes, quiero pasar una navidad sin consumir, enfermé a toda la familia, lloraban en silencio, me di cuenta del daño….yo abrazo a mi madre que todavía entiende y el perdón siempre está. Pero uno no puede regresar el tiempo…son infinitas las cosas de las que uno se arrepiente por un placer comprado de cuatro horas…”, expresó desde lo más profundo pero convencido en que con su testimonio puede ayudar a otros. 

La campaña es independiente y se puede colaborar con Enzo adquiriendo un bono a 1000 pesos, pagando por transferencia y hasta con Cuenta DNI


Campaña independiente 
Con todo este envión entonces resolvió emprender una experiencia para la que comenzó a recoger apoyo de muchos seguidores en sus redes, entre ellos pescadores que lo quieren en sus propios destinos y hasta sponsors que le acercaron reels para poder organizar un sorteo con un bono a un valor de mil pesos con el cual poder prolongar su viaje que por ahora sabe que comenzaría en octubre, pero que aún desconoce por todos los destinos que lo llevará. 

En cada sitio que visite quiere dejar su experiencia, hablarle a los más chicos, y también pescar con lugareños en cada destino para conocer las características de la actividad de otras costas. 

En una especie de agenda que aún no está definida tiene registrados pedidos para pasar por balneario La Chiquita, Monte Hermoso, Claromecó, Necochea; pero también por Sierra de la –Ventana y hasta La Plata, por eso su cruzada será costera pero también continental. 

El entusiasmo que despertó su idea de recorrer, conocer otros destinos pesqueros, disfrutar, promover a San Blas y especialmente concientizar sobre las adicciones, genera una gran expectativa pero también una cadena solidaria para poder llevarla a cabo.   




Add space 300x250x2