Gustavo Uzcudún en la base del volcán Lanin, luciendo la bandera vasca en honor a sus abuelos

La Ciudad

Hacia la base del volcán Lanin

Gustavo Uzcudún realizó un viaje en moto para el recuerdo

02|03|22 08:26 hs.

Gustavo Uzcudún fue protagonista de otra aventura en su vida, esta vez, arriba de su moto en otro viaje que se suma a su largo historial. Hace algunos días atrás, llegó a la base del volcán Lanin partiendo desde Tres Arroyos en compañía de dos amigos, en otra experiencia inolvidable para él y de la cual guardará un gran recuerdo.


La decisión de viajar la tomaron hace un tiempo con Alfredo Álvarez, tresarroyense que vive actualmente en Bahía Blanca. Los dos tienen cada uno su moto rutera y son apasionados por movilizarse por el país en este tipo de vehículos. Esta iniciativa surgió un día que estaban charlando y se preguntaron: ¿por qué no viajamos a algún lado? Así fue como definieron el destino, porque querían ir a algún sitio que para ellos sea llamativo y diferente.

“El primer viaje que hicimos, en motos relativamente chicas, pusimos como slogan nuestro ´vamos a unir el Atlántico con el Pacífico´. Cruzamos la cordillera, hasta llegar al Pacífico en Chile”, contó a través de una nota con este diario.

Desde ese entonces comenzaron a hacer algún tipo de travesía y conocieron lugares bastantes recónditos que se iban enterando en el mismo camino que existían. Aproximadamente, hacen un viaje por año y han cruzado a Chile también por la provincia de Mendoza, subiendo al cristo redentor.

Sobre el recorrido realizado en esta ocasión, cabe destacar que hicieron dos rutas diferentes. Al respecto, Gustavo Uzcudún sostuvo que “salimos desde Bahía Blanca y transitamos todo por el valle de Río Negro. De ahí fuimos a Zapala y allí empezamos a adentrarnos en la montaña, hasta llegar a Junín de los Andes y de ahí nos dirigimos al volcán Lanin. Volvimos por Villa La Angostura, el camino de los siete lagos y San Martín de los Andes. Transitamos la ruta que pasa por Piedra del Águila. Recorrimos los lagos del Chocón y ahí el viento fue protagonista total”.


Junto a su amigo Alfredo Álvarez con quien compartió un viaje magnífico


Nueva experiencia
De esta manera, reconoció que cada viaje es una experiencia increíble y única. “Esa es la realidad. No tenemos grandes motos de gran cilindrada, ni mucho menos. Son estándar. En este viaje hemos hecho, aproximadamente, entre 3000 y 4000 kilómetros en un lapso de ocho días. El martes 22 de febrero salí desde Tres Arroyos y retorné el lunes 28 a mi ciudad natal. Vino un primo mío de Francia y quise estar algún día con él, por eso es que regresé antes”, expresó Uzcudún.

En este viaje tenían pensando llegar a la base del volcán Lanin, aunque no pensaron en pasar a Chile por cuestiones de la pandemia. “Tomamos con punto de referencia la base de ese lugar, y hacia allá fuimos nomás. El volcán lo habíamos visto en laguna otra oportunidad, pero desde la ruta. La idea era agarrar un camino de ripio de montaña y llegar a la base. Logramos llegar y fue una alegría enorme para los dos, una emoción muy grande”, relató.

En el camino se sumó otro amigo, también oriundo de Tres Arroyos, pero que está radicado en Bahía Blanca hace muchos años. Se trata de Daniel Tuchi, quien compartió con ellos esta historia.

Si bien es un hecho que todos los viajes tienen alguna cuestión particular, este lo que presentó fue el mal clima. “Viajamos un día entero lloviendo y otro día hubo viento muy fuerte. Los vientos de montaña son muy intensos y nunca habíamos circulado con tanto viento. Fue bravo manejar en ese contexto. El viento nos empujó de tal forma que nos sacó de la ruta por momentos. En otras oportunidades nos ha agarrado nieve, pero valoro que son muy buenas experiencias”, reflexionó Gustavo Uzcudún con la tranquilidad que lo caracteriza.

Sin tener nada organizado previamente ni ordenado, fueron analizando en el camino hasta dónde podían llegar y sobre la marcha, fueron buscando algún tipo de alojamiento. Por esta razón, sostuvo que “no viajamos con mucha estructura digamos. Hay mucha gente que sale en moto y de Tres Arroyos, no soy el único. En general, a las personas les llama la atención y siempre te alientan a seguir para adelante. Esto es una cuestión de que nos agrada vivir la vida así y es especial esa adrenalina. Es muy particular”.

Un dato de color que el propio Uzcudún trajo a colación hace referencia a que en cada viaje que él realiza, siempre alguna foto se saca con la bandera vasca. “Cuando llego a algún lugar icónico para mí o que a mí me gusta, saco esa bandera en honor a mis abuelos que como tantos inmigrantes, vinieron y poblaron estos paisajes que tenemos que son espectaculares. Nos cruzamos con turistas de Uruguay, de Brasil y de otros países. Es una experiencia muy rica”, explicó.

A futuro
Por último, y pensando a futuro, adelantó que en relación a un próximo viaje, tiene ganas de ir a la provincia de San Juan en donde está el segundo paso fronterizo más alto del mundo. “Se llama paso de aguas negras, un paso que está casi a 4000 metros de altura. Es un desafío importante porque, a esa altura, el oxígeno es muy pobre, aunque reconozco que tenemos todas las ganas de hacerlo. Ese paso, si o si, hay que hacerlo en verano. Estamos preparados física y mentalmente para poder llevar a cabo esa aventura. Hacemos algún tipo de preparación durante todo el año como para poder afrontar eso. Nada es imposible de hacer y no es necesario tener grandes equipos. Es una forma de motivarse día tras día”, finalizó Gustavo Uzcudún. 



Add space 300x250x2