La Ciudad

En la mañana del viernes

Hackeando el WhatsApp estafaron a la mamá de Isabella y a una amiga

11|02|22 21:31 hs.

En las últimas horas se volvió a producir un nuevo golpe de ciberdelincuentes que tuvo como protagonista, en Tres Arroyos, a Rocío Gherby, mamá de Isabella, la niña de dos años de edad por quien se realiza una campaña para ayudar a sus padres a resolver los problemas de su hipoacusia, un padecimiento que sufre en ambos oídos.


La joven mujer le relató a La Voz del Pueblo los detalles del hecho que sufrió en la mañana de éste viernes, y que además involucró a una amiga suya, a quien le hackearon la cuenta de WhatsApp, para sustraerle 60 mil pesos producto de la campaña que realizaron con apoyo de la comunidad. 

El engaño 
En la cronología del hecho ubica primero una comunicación con su amiga Agustina Rivero, un día antes de ser estafadas. “Se comunicó conmigo para comprarme la rifa (para ayudar a Isabela), hablamos normalmente. Fuimos a la escuela juntas en primaria y secundaria; excelente familia, reconfiable”, comentó con frustración. 

“Hoy a la mañana se comunica alrededor de las 10 de la mañana, y me dice que tiene dólares para vender, si me interesaba. No sospeché nada”, contó en relación a un mensaje recibido de su amiga, desde WhastApp. 

La oferta, viniendo de alguien de confianza, le generó expectativas. “De lo recaudado para el audífono que encargamos para Isa nos había sobrado sesenta mil pesos, y me dijo que tenía 300 dólares, que me los dejaba a 200 pesos”, acotó. 

 La madre de Isa no se daba cuenta que estaba entrando en la boca del lobo, tentada por la oferta del ciberdelincuente que la apuraba. “Me dice: ‘Ro’ te pido que colabores conmigo porque necesito la plata para pagar una cuenta urgente’. La única que sospechó fue Brisa, la hermana de Rocío; pero ya era tarde. 

“Deposito los 60 mil pesos y me dice ‘yo ya te llevo los dólares a tu trabajo’. Le pasé la dirección…..y empezó a pasar el tiempo. Y no venía. A todo esto me decía ‘esperame que ya voy’, describió una de las víctimas de la nueva ciber estafa.

“No me contestaba, me empezó a aparecer el visto, salí del trabajo y me dirigí hasta su casa; estaba la madre. Ahí me contó que lo lamentaba que hoy fue hackeada su cuenta”, contó en el transcurso de su relato. 

“Le envió ese mensaje a todos mis contactos”, le confió Agustina a Rocío. El paso siguiente fue ir a la comisaría primera a denunciar el hecho. 

 Otra posible víctima 
“Conseguí el número de la chica a la que le deposité, su número de CUIT, es de Quilmes (Buenos Aires) pero en la comisaría me dijeron que a ella la pudieron haber usado de puente”, dijo la joven madre para dimensionar que el hecho aún podría incluir a una víctima más en la estafa. 

 Según le confiaron desde la misma policía a Rocío, a la mujer de Quilmes le pudieron haber hackeado la cuenta, para transferirle el dinero, sin que ella esté enterada de la transacción. Mientras que el –o los- ciberlincuentes pudieron haber extraído rápidamente el dinero de la transferencia hecha desde Tres Arroyos.

 Amargura 
“Tengo una amargura….nunca me imaginé, ayer estuve hablando con ella, me compró rifas para Isabella”, dijo la víctima del hecho que habló con este diario. También remarcó el hecho de haber concurrido hasta la casa de su amiga en buenos términos, algo que quizá otra víctima no hubiera hecho.

 Informar para prevenir
Contó además que una vez que publicó una historia en Instagram para socializar la estafa de la que fue víctima, una chica se comunicó para informarle que gracias a su video evitó caer en otra estafa, desde el mismo WhatsApp. 

 El dinero 
Rocío comentó además que el dinero de la campaña con el que intentó comprar dólares tenía como destino la continuidad del tratamiento de su pequeña hija; para quien ya se juntó el dinero para poder realizársele un implante –cuyo valor es de 105 mil pesos- y cuya colocación estará a cargo de la fonoaudióloga y otorrinolaringóloga, Sonia Crotti.



Add space 300x250x2