Enrique Groenenberg

La Ciudad

Groenenberg invitó a "acompañar" el evento

“No se puede prohibir la fiesta. Hay que darle opciones a los jóvenes”

21|01|22 08:50 hs.

El concejal del bloque de Juntos, Enrique Groenenberg, se refirió a la fiesta que durante las próximas tres noches se llevará a cabo en Claromecó, precisamente, en un predio ubicado al ingreso de la localidad, a metros de la ruta 73. 


En sus consideraciones, el edil se mostró en desacuerdo con el lugar elegido para tal evento, pero, al mismo tiempo, expresó que "no se puede prohibir la fiesta", al considerar que se les deben dar propuestas nocturnas a los jóvenes. 

“Viendo en la situación que estamos, considero que se debe acompañar lo que hay. Si hay alguien que hace una inversión para los jóvenes, lo tenemos que apoyar. No sirve de nada prohibir esta fiesta. Si se prohíbe, los chicos se van a ir a los médanos y vamos a seguir con el mismo problema”, subrayó. 

En contacto con este diario, el edil indicó que ayer mantuvo una conversación con el director del Ente Descentralizado Julián Lamberti, a quien le hizo algunas sugerencias con respecto a cuestiones preventivas a implementar durante los tres días de la fiesta. “Le sugerí que la entrada a la fiesta sea directamente por la ruta 73, y que allí se pongan móviles policiales para control. Además, le propuse que durante la noche y la madrugada, entre las 23 y las 6 de la mañana, se corte la ruta a la altura de la cabina policial y que en esa franja horaria los turistas ingresen a la localidad por la calle 43. Así se evitaría que esa gente se cruce con los chicos que salen de la fiesta”, resaltó.

Un lugar 
En el día previo a la primera jornada del evento, Groenenberg planteó algunos interrogantes. En ese sentido, se preguntó: "Cómo van a ser los controles a la salida de la fiesta? ¿Pondrán móviles a lo largo de la ruta para que los chicos respeten una velocidad?”. 

"La preocupación pasa por ese lado. No tenemos problemas en que los chicos se junten. Insistimos con que tiene que haber un espacio seguro y controlado destinado para que ellos puedan divertirse"


En sus apreciaciones, el concejal puso de manifiesto su desacuerdo con el espacio elegido para el desarrollo de la propuesta del empresario Bruno Chiquette. Sin embargo, dijo: "No deja de ser un lugar peligroso, pero el acceso es más seguro que a una fiesta en un médano en la playa. Tampoco se puede prohibir la fiesta. Hay que buscarle la vuelta para que los chicos tengan una propuesta. En algún lugar se tiene que hacer". 

Posteriormente, Groenenberg señaló: "Nadie está en contra de que los jóvenes se reúnan. Es más, propiciamos un lugar para que se puedan juntar y tengan su espacio de esparcimiento, tal como lo tuvimos nosotros cuando fuimos jóvenes". 

Asimismo, se mostró preocupado por la zona en la que, por ejemplo, se llevan a cabo fiestas clandestinas, tal como fue la del pasado fin de semana, en los médanos de Dunamar. "Nos preocupan el lugar que eligen los jóvenes para reunirse. Ante cualquier circunstancia o accidente que pueda ocurrir, es de difícil acceso para atender a quien lo necesite. Es por eso que insistimos con la idea de generar un lugar de esparcimiento dentro de la zona de Claromecó para evitar que los chicos se tengan que trasladar con vehículos, de noche y en la playa". 

"No es un tema fácil de resolver. Más allá de lo que pueda hacer el Estado municipal, la mayor responsabilidad es de los padres de los chicos que asisten a fiestas clandestinas"


Y agregó: "La preocupación pasa por ese lado. No tenemos problemas en que los chicos se junten. Insistimos con que tiene que haber un espacio seguro y controlado destinado para que ellos puedan divertirse". 

Posteriormente, el concejal mencionó: "Queremos proteger a los jóvenes y que, a su vez, se diviertan. Nadie está en contra de eso". 

Faltó previsibilidad
Groenenberg señaló que la realización de la fiesta de este fin de semana refleja falta de previsibilidad en cuanto al tema de la nocturnidad. "Hay que empezar a trabajar en marzo, de cara al próximo verano para encontrar una solución a la problemática. Hoy no se puede resolver nada. Ahora, lo más importante es evitar que suceda algo que después nos lamentemos todos", remarcó.

"Durante el año hemos intentado generar reuniones con el director del Ente Descentralizado para prever estas cosas, pero nunca tuvimos éxito. Se trata de una tema que hay que abordarlo de lleno a partir de marzo y de cara al próximo verano", dijo. 

En sus consideraciones, el concejal opinó que "no es un tema fácil de resolver. Más allá de lo que pueda hacer el Estado municipal, la mayor responsabilidad es de los padres de los chicos que asisten a fiestas clandestinas".   



Add space 300x250x2