La licenciada Mariana Leguizamón, jefa del Servicio de Alimentación y Dietética

La Ciudad

InfoSalud

Los pacientes internados pueden optar por un menú vegetariano

02|10|21 09:52 hs.

Los cuidados integrales que se brindan en los sectores de internación del Centro de Salud incluyen la posibilidad de elegir una dieta vegetariana. También el personal de salud autorizado a comer en la institución puede optar por este tipo de alimentación. En el Centro Municipal De Salud se programa menú vegetariano a demanda.


La licenciada Mariana Leguizamón (MP 531), jefa del Servicio de Alimentación y Dietética, relata que dentro de la tarea diaria las profesionales del sector hacen entrevistas a pie de cama a los pacientes internados surgiendo en este momento la inquietud del usuario respecto a gustos y elecciones alimentarias. 

A quienes manifiestan ser vegetarianos se planifica el menú diario de acuerdo a sus necesidades actuales, y respetando esta elección adecuada a su patología de base. 

Explica que “queremos un hospital cada vez más humanizado y más amigable, por lo que adoptar todas las medidas que apunten a un servicio que brinde bienestar además de la terapéutica más adecuada, le hace muy bien al paciente y también a nosotros como profesionales”. 

Mariana Leguizamón puntualiza que “tenemos un menú vegetariano que lo armamos de acuerdo a las necesidades, gustos y requerimientos de salud de cada persona de acuerdo a esto. Si alguna persona internada opta en su vida cotidiana por la alimentación vegetariana se tiene en cuenta”.

Bienestar 
La doctora señala que “dentro de los internados que manifiestan ser vegetarianos, hay personas sanas como las futuras mamás o también pacientes con distintas patologías; entonces contemplamos todo a la hora de armar el menú, además de sus necesidades nutricionales. Es personalizado, porque lo contempla la ley de la adecuación en nutrición y permite un transcurso en nuestra institución más placentera, a pesar de la situación de internación. La mayor prevalencia son futuras mamás que eligen la alimentación, ya que se da más habitualmente en gente joven. Aunque en este último tiempo, se han visto en otros sectores de la internación casos de pacientes que eligen alimentación vegetariana”. 

En este sentido, comenta que “hemos tenido una población más variada por la pandemia por Covid-19, al ser nuestra institución un centro de referencia obligado en nuestra ciudad”.

En cuanto al personal autorizado a comer, que por razones de extensión de la jornada laboral o permanencia de 24 horas de guardia o que están estudiando en el hospital como los Residentes de Medicina o Trabajo Social, también pueden optar por el menú vegetariano. Esto se enmarca en el bienestar que desde el Centro Municipal de Salud se le desea brindar al personal en el desarrollo de sus tareas. 

Planificación
La filosofía de los servicios del Centro de Salud es abarcar todas las posibilidades de atención y de respetar al paciente en sus formas de vida, y al mismo tiempo priorizar su situación de salud.

Esto es posible con el aval de las sociedades científicas que coinciden que la alimentación vegetariana planificada por un profesional de la nutrición es saludable para todas las etapas del ciclo vital: embarazo, lactancia, infancia, niñez, adolescencia, adultez y vejez.

Las Sociedades Científicas que se han manifestado al respecto son la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN), Asociación Americana de Dietética EatRight (ADA), Asociación de Dietistas de Canadá (DC), Asociación Dietética de Nueva Zelanda (Dietitians NZ), Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas (AEDN), y The British DieteticAssociation (BDA), entre otras. 

Definiciones 
La licenciada Leguizamón indica que “vegano o vegetariano son las opciones que eligen las personas para alejarse del consumo de carne de cualquier origen, tales como las carnes de cerdo, vaca, pollo o pescado. Abandonan el consumo de animales y sus sucedáneos (ejemplo leche, yogur, quesos, huevos y miel)”. 

Sostiene que “se denomina vegetariano al grupo, que engloba a todas estas personas. Dentro de este tipo de alimentación hay varios subgrupos entre los que se encuentran los veganos o alimentación plantbased, que son los que eligen no comer además de carne, ningún producto de origen animal como leche, huevos o sus derivados. Estas personas que no consumen productos de origen animal tanto en su alimentación ni en otros rubros que impliquen la presencia de animales en la cadena de producción ejemplo, ropa, cosméticos y demás”. 

Del mismo modo, manifestó que “otro grupo lo conforman los lactovovegetarianos que son quienes deciden consumir vegetales (frutas, cereales, legumbres) pero le suman leche, queso y huevos y yogur y miel. Puede haber variantes dentro de este grupo como los ovovegetarianos y los lactovegetarianos y de acuerdo a ello el profesional de la nutrición planifica las necesidades del paciente que ha elegido esta opción alimentaria”. 

Expresó que “hay también otros subgrupos como los crudívoros, que consumen alimentos crudos y sin procesar y en su mayoría orgánicos o los frutívoros que solo consumen frutos dentro de esta forma de alimentación”. 

La advertencia es que cuanto menos grupos de alimentos se consuman, mayores riesgos de carencias nutricionales se suman y por lo tanto riesgos para la salud. 

Las razones 
“En general las personas modifican los lineamientos en cuanto a su alimentación por distintas motivaciones”, afirma la licenciada Leguizamón. 

Al respecto, observa que “la motivación ética está relacionada a la protección del reino animal, para evitar la muerte y el sufrimiento de animales para su consumo. Además de la relación con la comida las personas evitan el uso de pieles, accesorios o cosméticos relacionados y que en su proceso productivo ocasionen el sufrimiento animal. Por ejemplo, hay quesos que se fabrican con el cuajo del animal lo que obliga a la muerte. Las personas vegetarianas, están informados al respecto y eligen quesos que no estén producidos bajo este método”. 

Otra de las motivaciones es el cuidado del medio ambiente eliminando el consumo de carne, ya que se ha demostrado que la cría de ganado tiene más incidencia en la contaminación ambiental que el cultivo de de vegetales, cereales y oleaginosas. Además consideran que el cuidado individual del medio ambiente es tan importante como las políticas de los gobiernos e industrias orientadas al cuidado del medioambiente del Planeta, por lo cual se suman a estas corrientes. 

Otras de las motivaciones pueden ser religiosas o culturales. Es de destacar que suele detectarse en la población adolescente un deseo de abandonar grupos de alimentos, por ejemplo elegir ser vegetarianos implica abandonar el consumo de carne, que suele esconder un trastorno en la conducta alimentaria , por lo que es necesario la consulta profesional para descartar esta situación patológica. 

Otra de las motivaciones, que suelen esgrimir las personas es la del cuidado de la salud, las sociedades de nutrición tienen su posicionamiento al respecto y coinciden en que es saludable si es equilibrada y está planificada por un nutricionista. 

Leguizamón argumenta que “para poder eliminarlas carnes y sus derivados y que nuestro cuerpo, al mismo tiempo tenga todos los nutrientes que necesita para estar sano, en este sentido se debe ampliar la mirada, cocinar distinto, planificar las compras y preparar menues que alimenten y nutran. Por esto es que recomendamos la visita a un profesional de la nutrición para planificar una alimentación equilibrada y pensada en las necesidades, el estilo de vida y también en los gustos de cada persona”. 

El hecho de excluir de la alimentación diaria un grupo de alimentos como es el caso de las carnes, implica la exclusión de todos sus aportes nutritivos: proteínas de alto valor biológico, hierro, vitamina D y vitamina B12, de la que no existe otro alimento fuente además de las carnes, por lo que se recomienda su aporte diario en forma farmacéutica y control médico periódico. 

La carencia de vitamina B12 (cobalamina), implica varios trastornos de la salud entre ellos anemia, lo que a su vez provoca palidez, debilidad, fatiga y, si es grave, dificultad respiratoria y mareos o un déficit grave puede provocar un daño neurológico y, en consecuencia, ocasionar hormigueo o pérdida de sensibilidad en las manos y los pies, debilidad muscular, pérdida de reflejos, dificultad para caminar, confusión y demencia. 

Generalmente cuando una persona tiene la motivación de dejar de consumir carnes, o disminuir su consumo, antes de debe informar muchísimo e interiorizarse de cómo hacerlo de forma saludable. La manera responsable es consultando a un profesional de la nutrición. 

   -0-0-0-

Acompañar una decisión
Están demostrados entre sus beneficios que genera menor incidencia de isquemia cardiaca, menor incidencia global de cáncer y evitan el riesgo de obesidad y diabetes, siempre que de por medio exista la intervención profesional. 

En su defecto puede existir una importante carencia principalmente de la vitamina B 12, que solo está presente en las carnes y que participa en la formación de glóbulos rojos, en la síntesis de proteínas y de ácidos grasos y formación de células óseas y regula la formación de una sustancia de la sangre denominada homocisteina, que al aumentar su concentración en sangre, es dañina para la salud circulatoria. 

La carencia de vitamina B12 es uno de los riesgos para la salud si las personas eligen la dieta vegetariana sin asesoramiento nutricional de un profesional. “Nuestra posición es poder acompañar a las personas en su decisión de vida y que el momento de la comida sea un disfrute y al mismo tiempo aporte los nutrientes que el paciente requiere”, indica Leguizamón. 

En todas las etapas
Las sociedades científicas avalan que una dieta vegetariana bien planificada por un nutricionista es saludable para todas las etapas del ciclo de vida, incluso en crecimiento: la infancia, adolescencia, embarazo, lactancia, y en ancianos y deportistas y en todos los casos implica una buena planificación y seguimiento de la misma.