La Ciudad

Campaña informativa desde el Colegio Holandés

La vida vale más que una alarma detectora de monóxido de carbono

29|08|21 18:50 hs.

Un trabajo institucional de las materias Introducción a la Química y Política y Ciudadanía del Colegio Holandés, propone informar a la comunidad sobre la vigencia de una ordenanza aprobada en diciembre de 2020 que insta a la población a colocar en sus hogares alarmas detectoras de monóxido de carbono, para evitar accidentes con su inhalación que puedan llegar a causar la muerte.


 Precisamente a partir de la trágica muerte de la joven tresarroyense Maité Dibbern durante 2018 en la ciudad de Buenos Aires, su madre Claudia González pidió a través de sus redes sociales “porqué nuestros gobernantes no nos cuidan lo más valioso que tenemos, que es la vida”. 

 Como respuesta el concejal del Frente de Todos, Martín Garate, elaboró un proyecto que después de ser debatido fue convertido en ordenanza en el Concejo Deliberante en diciembre del año pasado.

 Informar a la gente 
La propuesta de las docentes responsables de las dos materias que se dictan en el 5to año B Sociales, fue poner en conocimiento de la opinión pública tresarroyense la vigencia de dicha ordenanza, después que corroboraran que el municipio no cumple con el articulo número 5, que establece su difusión acompañada con campañas de concientización. 

 “En función de que este articulo claramente no se estaba cumpliendo, empezamos a trabajarlo en junio -la ordenanza llevaba seis meses de vigencia-, decidimos hacerlo nosotros”, expresó la docente Gisele Pertersen, de Política y Ciudadanía. 



 La 7393 
Ella misma contó que el proyecto nace de la profesora Silvina Racciatti, a partir de su interés de darle una perspectiva social a la materia Introducción a la Química. 

 “Me propone trabajar en conjunto con una propuesta de dar a conocer una ordenanza que está vigente desde el año pasado -la 7393- que regula a todo el partido de Tres Arroyos”.

 “Doy Política y Ciudadanía entonces la idea era enfocarnos en trabajar juntas para hacer una campaña de prevención de intoxicación por monóxido de carbono”, explicó la docente. 


Silvina Racciatti


 El proyecto se completa con la inestimable incorporación de Claudia González. “Es compañera nuestra del Instituto, colega y amiga, es la impulsora de esta ordenanza”, comentó Petersen. 

 “Esta ordenanza plantea que en el lapso de 24 meses, de diciembre de 2020 hasta diciembre de 2022, todos los ciudadanos del distrito deberemos instalar en nuestros hogares alarmas detectoras de monóxido de carbono”, remarcó. 

 Explicó también que esa misma norma incorpora un artículo al código de edificación tresarroyense para que cada construcción instale la alarma, para poder obtener el final de obra. 

 Un par de zapatillas 
A partir de la propuesta de Racciatti, Gisele y sus alumnos leyeron la ordenanza y descubrieron que el municipio aun no cumple con el articulo número 5 en el que “se encomienda al Departamento Ejecutivo para que a través del área que corresponda haga la correspondiente campaña de difusión de las medidas preventivas para disminuir los eventos por intoxicación de monóxido de carbono y el beneficio del uso del detector”. 

 Como consecuencia las docentes y los alumnos de 5to B sociales del Colegio Holandés le dieron forma al proyecto: ‘Cuánto vale la vida’. 

 “Cuando empezamos a averiguar esta alarma que nos salva la vida vale lo mismo que un par de zapatillas. Si estamos dispuestos a gastarnos diez mil pesos en un par -para salir a correr- por qué no gastarnos ese dinero en una alarma que nos salva la vida. Se pueden conseguir en Tres Arroyos, y también por Internet”, explicó Petersen. 

 En relación a ello replicó un planteo hecho por la madre que perdió a su hija a raíz de un escape de monóxido de carbono. “Claudia nos interpeló: ¿por qué estamos dispuestos a gastar dinero en alarmas que cuiden nuestros bienes materiales y no en alarmas que nos cuiden la vida?”, apuntó. 


 Aprendizaje en servicio 
Pero como el proyecto excedió los límites del edificio de la institución, se le aplicó el formato de ‘aprendizaje en servicio’, según dijo la responsable de Política y Ciudadanía. 

 “Empezamos a tomar conciencia de que la generación de esta actividad trascendía el aula, el trabajo que hicimos con nuestros estudiantes convierte esto que estamos haciendo en un trabajo de difusión para aportarle a la comunidad”, resaltó. 

 Michelle Pailhé es estudiante del 5to B Sociales y señaló que tanto ella y sus compañeros -como sus familias y otras personas- no estaban en conocimiento de la vigencia de la ordenanza. 

 “Después de tener la charla con Claudia surgió este proyecto de producir videos e imágenes que se fueron publicando en las redes sociales estos días”, contó la estudiante. 

 El punto de partida para trabajar en la difusión de la norma que da tiempo hasta diciembre de 2022 para instalar las alarmas de monóxido de carbono en los hogares de los tresarroyenses fue la frase ‘la vida no tiene precio’; “porque estas alarmas pueden ser más accesibles para algunas personas que para otras, pero la verdad te pueden salvar la vida”, expresó. 

 “Después de la charla e investigación lo compartimos con amigos y familias porque no teníamos ni idea de esta problemática”, remarcó Michelle. 

 Respecto a la modalidad con la que comenzaron a visibilizar la ordenanza que espera ser aplicada desde el municipio, dijo que eligieron las redes sociales para que “llegue a más personas porque son un buen medio para divulgar un tema; y con los videos que hicimos para prevención y para alentar la instalación de estas alarmas queremos que llegue a más personas de la ciudad y de afuera”, concluyó.   


Gisele Pertersen


               -------------------

En Neuquén y Mendoza 

Gisele Petersen, mencionó como dato que refuerza la necesidad de aplicar la ordenanza en el distrito, que “este proyecto está siendo replicado en las ciudades de Tandil y de Neuquén. Por ahí no tomamos dimensión, pero en otras ciudades ya se comunicaron con Claudia y lo quieren impulsar también. Esto demuestra la importancia de la temática, de cuidar la vida”, sostuvo. 


 Para finalizar, la docente dijo que “tenemos que estar agradecidos a esta familia que a partir de un dolor propio pudieron elevarse del mismo y generar un dispositivo legal que nos cuide la vida y evite más situaciones como la vivida por ellos”.