Fotos: Goyo Fernández

Deportes

Copa Ciudad de Tres Arroyos

Clásico y título para Huracán

13|08|21 22:35 hs.

Los “chicos” del Globo han crecido... Esta noche se plantaron con autoridad en una final ante el clásico rival que parecía ser el favorito, y con la sabiduría de los experimentados desplegaron un juego que desembocó en la merecida consagración, reviviendo el sagrado grito de Huracán Campeón!!! 


En la memoria quedará el 79-66 que selló la por demás merecida victoria, reflejando la superioridad que el Globo prolongó de principio a fin, y que por momentos se lució con un juego rápido, con actuaciones individuales que tuvo a Agustín Bayúgar en el punto más alto, aunque el gran mérito siempre pareció ser su marcha en grupo, su andar colectivo arrollador… 

Y en este punto mucho ha tenido que ver la idea del técnico, Manuel Locatelli, quien más rápido de lo que cualquier optimista hubiese imaginado, plasmó una clara idea en esos chicos a los cuales cuando a principio de año asumió les propuso el desafío de ser competitivos. Para ello, defender tendría el mismo valor que atacar; máxime en esta especial final donde enfrentaba a un Oriverde acostumbrado a los altos scores. Y si había que bajar esos números, pues con Otero ajustó la marca sobre el goleador Menna, y en el doblaje sobre éste reafirmó esa idea. El base fue el máximo anotador de su equipo, pero sin tener altos porcentajes, forzando la mayoría de sus ataques y, muy importante para Huracán, “debilitó” las opciones en el resto del equipo que salvo en algunos lapsos, quedaron desarticulados o fuera de ritmo. 




Fotos: Goyo Fernández



Las variantes terminaron de ampliar un abanico ofensivo que los de Bianco no supieron contrarrestar. El Globo arrancó marcando diferencias en la pintura con un silencioso pero efectivo Peralta, y con un Franco Bayúgar cada vez más batallador y valioso a la hora de anotar, porque si bien es cierto que su hermano se roba los flashes y los aplausos, él se gana juego tras juego un reconocimiento a su productividad para el equipo. Tras esta tendencia, el Globo impulsó una doble amenaza como fue sacar la pelota rápida al perímetro, donde Pedro y Agustín dañaron con los triples; el 24-16 del primer cuarto le dio aún más confianza a los de Locatelli. 

En el segundo parcial, mientras Costa Sud “dependía” de un ansioso Menna, el campeón se esforzaba en la marca, ganaba los rebotes y contragolpeaba; ese inicio fue un 5-0 para el ganador que obligó al rival a replantear su defensa y a buscar otros protagonistas en ofensivas, aunque salvo un par de ráfagas de Rodríguez, Darío Fernández y García, nadie estuvo a la altura de las necesidades. Encima de todo, Agustín Bayúgar fue imparable y con sus penetraciones cerró el cuarto con 24 unidades en su haber. 


Fotos: Goyo Fernández


Con 14 puntos de ventaja, al segundo tiempo los de Locatelli parecieron encararlo un poco más relajados, pero no fue productivo hasta el minuto técnico que los reacomodó pese a ser el cuarto más flojo donde se repartieron errores y yerros en los lanzamientos. Bianco varió las formaciones sin encontrar respuestas, aunque dos buenos minutos en el cierre los puso 9 puntos abajo, pero en algo que se pareció a un golpe de gracia el goleador Bayúgar le clavó un triple sobe la chicharra, devolviendo la diferencia a 12 puntos. 



En el último parcial, el perdedor no tuvo resto para aprovechar 3,5 minutos de flaqueza en el Globo, que sin poder convertir mantenía posesiones largas y se sostenía con la defensa y una notable entrega física y un compromiso encomiable… hasta que se destrabó y la fluidez volvió a estar en Pedro, Otero y los hermanos Bayúgar. 

La foto del final es eterna para Huracán, festejando el título por ser el mejor ante su clásico rival de toda la vida, y con su flamante DT e incomparable figura como Manuel Locatelli emocionado hasta las lágrimas porque con sus chicos llevó al Globo a la cima del básquet tresarroyense.


Fotos: Goyo Fernández