Mariano Hernández

Cascallares y Copetonas

Mariano Hernández, delegado de Copetonas

“Cuando volví al trabajo me sentí bárbaro”

19|06|21 09:11 hs.

El delegado municipal de la localidad de Copetonas, Mariano Hernández, se restituyó hace poco a sus obligaciones luego de haberse recuperado del Covid-19. Desde el fin de semana largo del 25 de mayo estuvo aislado por unos días, y en el inicio de la primera semana de junio, se reincorporó de manera normal a la delegación. 


En diálogo con La Voz del Pueblo, Hernández brindó algunos detalles de cómo fueron esos días para él. A tal punto, manifestó que “la verdad es que mi caso fue muy leve. Tuve una febrícula un domingo por la tarde, y con gran criterio me asistió la doctora Luciana Fuentes que es la única doctora que tenemos por ahora, ya que a partir del mes de julio se sumará otra más. Desde hace un año y medio está Luciana sola a cargo de la sala y creo que el hecho de que no haya habido un pico alto de contagios en Copetonas y que se mantenga todo ordenado, depende y mucho del criterio de ella que está totalmente abocada al Covid-19”.

Los contagios a veces son difíciles de explicar como en este caso. “Ninguno de mi circulo laboral se contagió, así que para mí es muy complejo descifrar de qué manera contraje el virus. La llamé a Luciana cuando tenía un poco de fiebre. Mi señora al estar embarazada es todo un tema, por eso decidí avisar a quien corresponde. Nunca perdí el olfato ni el gusto, y tampoco me dolió la cabeza. Le avisé a la doctora y con buen criterio me indicó que me aísle”, agregó.

Tras hisoparse y ver al día siguiente que el resultado era positivo para Covid-19, siguió los consejos que le brindó su médica sin dejar de sorprenderse por lo que había arrojado ese hisopado. “Una tarde tuve una especie de resfrío, y al ver que sos positivo te sorprende terriblemente porque no te la esperás. Estaba normal en mi casa, cuando tenía en ese mismo momento amigos que la estaban pasando realmente mal de mí misma edad. Yo no puedo quejarme de nada. Ningún integrante de mi grupo familiar se contagió”, subrayó Hernández. 

Lo que hizo fue transitar el aislamiento en su casa y no mucho más que eso. Estuvo aislado unos diez días y su familia dos semanas, a partir de su alta. Respecto a esto, añadió que “me resulta difícil saber dónde me contagié de coronavirus. No anduve en comercios, ni en ninguna otra área. La pasé dentro de todo bien y de manera leve. Cuando volví al trabajo me sentí bárbaro. Arranqué normal y no tuve ningún síntoma”.

“Esto es una lotería, nos toca a cualquier edad y cuando uno lo palpa bien de cerca, te agarra otro miedo. En Copetonas hay pocos casos activos y quienes contraen el virus, están transitando la enfermedad en sus casas. Venimos bien. No tuvimos el factor suerte, la realidad en el pueblo se debe a como lo ha manejado la doctora Luciana Fuentes, todo es mérito de ella”, finalizó Hernández. 

De esta manera, el delegado de Copetonas pudo volver al ruedo y a su vida cotidiana. El encierro lo trató bien y en época de siembra, pudo volver a trabajar. La localidad presenta varias obras, por lo que seguirá hacia adelante como siempre lo hizo. 


Add space 300x250x2