El fiscal Gabriel Lopazzo encabeza la investigación por del delito de “evasión” (archivo)

Policiales

El fiscal Lopazzo habló con La Voz del Pueblo

Sospechan que el robo a La Española pudo financiar la fuga de los presos

10|05|21 08:59 hs.

En una entrevista que ayer concedió a La Voz del Pueblo, el fiscal Gabriel Lopazzo confió cuáles son sus sospechas en torno a la investigación de la fuga protagonizada en la noche del último miércoles por Javier Moisés y Yoel Gorostegui, Franco Fabián Soto Acevedo, Julio Daniel Morán y Ceferino Jesús Staniscia. 


Al indagar a los policías que estuvieron de guardia esa noche, contó que todos coincidieron en señalar que “todo fue normal hasta que descubrieron que (los presos) no estaban”. 

A continuación compartimos la entrevista: 

Qué novedades hay en el marco de la investigación? 
Estamos procesando gran cantidad de cuestiones que se recopilaron en el transcurso de estos días, en el caso de las cámaras comparando filmaciones, recibimos los informes de Gendarmería que hizo el relevamiento. Vamos recreando la historia de cómo sucedió, cuál fue el método utilizado para salir, para limar los barrotes primero, para ganar la calle y luego huir del lugar. 

También tratando de determinar la ayuda que pueden haber tenido, tanto para haberle entrado los materiales para trabajar en el limado de barrotes, como la conexión con el exterior ya sea teléfono celulares para preparar esto que evidentemente lo han preparado con tiempo. Obviamente con trabajo de coordinación. Estamos recreando todo esto, a la par de que la policía está abocada de lleno a la búsqueda.

Presumen que pueden seguir en Tres Arroyos, o que ya están fuera de la ciudad? 
Cuantos más días pasaron desde el momento de la fuga más probabilidad hay que estén fuera de la ciudad. Probablemente el paso de los días atenta a la inversa contra la continuidad de la unión de todos. Cada uno tiene necesidades y recursos distintos.

Con cámaras de seguridad del municipio, o de particulares, se estableció cómo salieron del predio de la comisaría y hacia dónde huyeron?
Tenemos recreado cómo salieron, pero no por las cámaras. Estamos convencidos que huyeron por los techos de la comisaría y que luego salieron por el pasaje (Cieza) que da al Centro Estrada. Desde ese lugar ganaron la calle. Ninguna de las cámaras de las que hay en la zona nos ha conseguido, por lo menos hasta el momento, ver físicamente a nadie. Analizamos la circulación de vehículos para ver qué vehículo han tenido de apoyo, preparado y esperando afuera para cuando salieran.   

Recibieron llamados de testigos y vecinos que los hayan visto, para aportar información? 
Hasta el momento nada, pese a que se publicaron las fotos con las caras. Si eso existiera aunque sea en forma anónima, nos sería de gran utilidad. 

Está claro si el material que utilizaron para fugarse fue ingresado en una visita, o por los techos de la comisaría burlando la seguridad del lugar en cualquiera de las dos opciones? O se piensa en cierta connivencia policial?
En esta instancia de la investigación no descartamos ninguna hipótesis. Tratamos de procesar todas a fondo con tal de determinar toda la ayuda que recibieron. Una fuga de ésta naturaleza no se organiza sólo con la voluntad de los que están presos, sino que requiere obligadamente la ayuda de diferentes personas, de diferentes lugares. Tenemos acreditado que utilizaron un hilo o cable acerado para el corte de los barrotes. Estamos convencidos que este material fue ingresado en los días previos, lo han tenido mínimo dos o tres jornadas para poder limar esos barrotes. Esa ayuda más un celular porque no se podría haber organizado esto desde adentro. De alguna manera le llegaron. 

Limaron dos rejas para fugarse? 
Hay una doble reja. Una como si fuera el techo del patio, y una vez que se la supera hay una segunda muy similar a la primera que es necesaria para salir a los techos de la comisaría. Se limaron un barrote de la primera y otro de la segunda. 

Tuvieron que ser asistidos para pasar el cable acerado por encima de los barrotes? 
Estamos convencidos que fue todo trabajo de ellos, no descartamos ninguna hipótesis todavía. 

Hay sospechas de un plan maestro detrás de este proyecto de fuga, que involucre a todos o al menos a uno de ellos? 
No nos consta que uno fuese el cerebro; pero si está claro que en el caso de Staniscia tenía mucha experiencia en mantenerse en la clandestinidad porque así lo hizo por larguísimo tiempo, sobre a quién llamar, cómo organizar lo vinculado a la ayuda posterior a la salida. 

Después está Morán que tiene experiencia en fuga, conocía los techos, se fue una vez por el mismo lugar o la misma zona; y luego están los hermanos Gorostegui –uno de ellos en especial- como sospechoso del robo en La Española donde se robaron mucha cantidad de dinero, con lo cual ese puede haber aportado los recursos económicos. Si bien no está condenado hay elementos suficientes para sospechar su autoría en ese hecho, si eso es así, la plata la tienen. 

Desde la fuga, al día de hoy, se han realizado allanamientos?
Sí, se hicieron algunos allanamientos, algunos hoy (por ayer), y no se descarta que se puedan hacer algunos más en los próximos días. Vamos haciendo allanamientos que a criterio de la fiscalía son los más idóneos para aportar elementos a la causa. 

Dónde fueron y qué resultados arrojaron?
Se secuestraron teléfonos celulares y demás. Preferimos no ventilar por el momento hasta tener los resultados del procesamiento de lo secuestrado en esos domicilios. 

Por su experiencia, qué impresión tiene sobre el tipo de fuga que protagonizan los cinco delincuentes?
Con Staniscia da para pensar que podía evaluar seriamente algo similar a lo que ha vivido en los últimos años; y se dio también el robo de La Española, fue un hecho atípico en cuanto al monto que se robaron, no hay tanto robos en Tres Arroyos con un botín tan importante con lo cual entendemos que ha servido como motor para pensar en la clandestinidad, cuando estás afuera necesitás recursos económicos sí o sí. Tal vez eso haya fogoneado -tal vez- la posibilidad, luego se sumaron todos los que estaban ahí y les pareció que era una opción de evadirse y no quedarse. 

Tomó declaración a los policías que estuvieron esa noche de guardia, qué dijeron?
Sólo que todo fue normal hasta que descubrieron que no estaban, en el sentido de que no escucharon ni vieron nada anormal en el transcurso de las horas previas. Recién al momento de hacer el recuento en el calabozo es cuando detectan la ausencia de estos cinco, de los siete.