Juan Carlos Quattordio y Facundo Arana. Una amistad que perdura en el tiempo

Sociales

Juan Carlos Quattordio

“Este es mi primer corto como obra artística”

25|04|21 13:21 hs.

Por Luciano Moran


Juan Carlos Quattordio nació en Buenos Aires el 27 de julio de 1965. Vivió en Miramar desde muy pequeño y luego migró a la ciudad de Mar del Plata, cuando tenía apenas 16 años de edad. Tiene, además, más de 30 años como ilustrador, escritor y músico. Un combo en el que su mente siempre se encontró activa para poder generar contenidos, y vaya que si lo logró. 

Su largo recorrido dentro de este mundo marca que el presente lo tiene como dibujante y guionista de la reconocida revista “Fierro”.

Un corto animado que contó con una gran producción y un trabajo que está a las claras del material audiovisual de calidad que se puede producir en nuestro país, representa el viaje espacial de un hombre que busca escapar de sí mismo en búsqueda de un resguardo físico y mental. Ese producto se convirtió en "YOn My Space", del dibujante Juan Carlos Quattordio. 

El trabajo cuenta con señales del género de ciencia ficción y el cortometraje tiene como recurso la voz del actor Facundo Arana, quien viaja al espacio como protagonista de esta historia. 

Se estrenó hace pocos días y fue el debut del actor Facundo Arana en este tipo de contenidos digitales. El proyecto adoptó la forma de dibujo animado en 2010 y representa el viaje de YOn, como protagonista, en la estación espacial Lalo Schifrin. 


YON MY SPACE (2021)with FACUNDO ARANA/ sci fi animation , by JC QUATTORDIO / ENGLISH SUBTITLES added


En una entrevista con La Voz del Pueblo, Juan Carlos Quattordio, brindó detalles del trabajado realizado y mostró la pasión con la que encara cada proyecto de su vida, dando cuenta de que cuando se quiere, se pueden alcanzar las metas que uno se propone.

-¿Cómo nació la idea de realizar este trabajo? 
-El corto nace en el 2010 cuando yo lo conozco a Facundo Arana y le presento la idea de ponerle su voz a una historieta. En realidad el nacimiento de lo que es el concepto de la historia viene desde el 2001, por una historieta de mi autoría relacionada a una autobiografía sobre mis amigos en esa época difícil que tuvimos como país. En 2004 se me ocurrió hacer como un segundo arco, pero pensé en despojar a mi personaje YOn y sacarlo de su entorno de amigos, de su amor y lo mandé al espacio, despojándolo de la tierra. Un poco era por tratar de resolver yo un duelo que tenía sobre una mujer. Hice ese comic y a los nueve meses volví con esa chica (risas). 

-¿Cuál es el significado de "YOn My Space" y qué relación tiene el cortometraje con el contexto actual? 
-Es un personaje que se cansa supuestamente de la tierra, de sus cotidianeidades y de sus rutinas. En realidad está ocultando el motivo principal que trata de escaparle a algo y por eso pone distancia. Ese algo lo alcanza; sus sueños y creencias. A veces se coloca cerca del objeto de su temor, es un poco saboteador. Está la frase que yo hice hace once años, “si el mundo te dejó de lado, búscate otro”. 

Tenemos ese rollo de buscar un refugio. El personaje tiene miedo y por eso se va al espacio. Nosotros ahora estamos viviendo una situación similar con respecto a lo sanitario. Estamos en el asunto de exploración interna, donde salimos de nuestra rutina diaria y tenemos que poder redefinirnos. El personaje es un poco torpe en ese sentido. Primero lo planee como algo íntimo y subjetivo como para una situación afectiva, pero creo que por ahí eso pueda trasladarse. 



El personaje de Juan Carlos Quattordio, “YOn”, en la voz de Facundo Arana


-¿Cómo surgió tu relación de amistad con Facundo Arana y cómo descubriste su fanatismo por las historietas? ¿Le regalaste este corto para su cumpleaños número 49? 
-Exactamente. Yo hacía un tiempo que propagaba en la revista Fierro, en la cual publico desde 1985, hasta el día de hoy. El asunto fue que vi los afiches de la obra de él cerca de mi casa en Mar del Plata, y cada vez que iba a hacer las compras al centro, lo tenía a Facundo Arana ahí mismo. Pensé que sería una buena opción poder acercarle mis historietas para que se prenda y le pueda dar voz a un producto independiente, alternativo. Me decidí a ir con mis fotocopias, pregunté por el manager teatral y me citó a un pasillo donde estaban los camarines y ahí me lo encontré. Lo vi a Facundo y me recibió con los brazos abiertos; súper ilusionado con mi proyecto. 

-Él quería ser historietista de chico y lo pude hacer debutar como guionista en Fierro. De ahí, fue todo de maravillas. Nos hicimos amigos al instante. Estaba trabajando con alguien que hacía 3D aficionado y le propuse que Facundo sea la voz de mi pequeña historia. La respuesta fue positiva sin dudarlo. El conocía mi realidad y aceptó desde un primer momento. Este verano le dediqué todo el tiempo del mundo a mi personaje, lo terminé y la fecha de entrega del corto era justo para el cumpleaños de Facundo Arana, el 31 de marzo. Le encantó de verdad y es un orgullo para mí haber logrado esto. 

1985 
El año en que Juan Carlos Quattordio empezó a publicar sus dibujos en la revista Fierro

 
-¿Qué reflexión haces de tu frase célebre "todos somos hoy en día un poco como YOn, tropezando mientras tratamos de esquivar los problemas"? 
-Eso me remonta al trabajo que tuve que hacer internamente para sacar adelante esto. Un poco el YOn que yo muestro es un modelo 2001/2004. Luego de eso, me tomé el trabajo de comenzar a hacer terapia, investigar la parte de neurociencia. Algo que me encanta y me cruce con gente hermosa en el camino, sin dudas. Soy católico y siempre miro hacia adelante con optimismo. Tengo también más de 30 años como ilustrador, escritor y músico, alto combo (risas). Son modos en donde uno es como una maquinita y tenes como un selector, dependiendo de cada momento y de las formas. Uno no se salva solo, no nos salvamos solos. 

-¿Incursionaste en Suecia por cuestiones de trabajo? 
-Siempre mis viajes al exterior fueron laborales. Eso fue en la década del ´90, cuando fui a vender comics en varias editoriales suecas pequeñas. Volví sin un peso porque era carísimo vivir en Europa. El intento estuvo, traje trabajo para mí y eso es lo que valoro. 

-Además de "YOn My Space", ¿qué otro proyecto tenes pensado encarar en el futuro?
-Este es mi primer corto como obra artística, porque las otras cosas que he realizado son proyectos con recursos humorísticos y también videoclips. Tengo en mente muchísimas cosas, primero que esto sea un éxito inmenso y con la posibilidad de extenderlo a serie o película, porque hay material para continuarlo. Me encantaría encarar una obra sobre Malvinas que es súper humana y bien transparente. Es un punto perfecto para vincular algo artístico y popular. Tengo relatos de la fuerza aérea, con historias de vida destacadas. 

-¿Desde pequeño sabías que ibas a dedicarte a esto? 
 -Sí, desde los seis años que siempre soñé vivir de esto. No me arrepiento de mi elección. Me la pasaba dibujando desde chico. Mi padre era maestro mayor de obras y realizó grandes obras. Mi casa estaba llena de tableros, pinturas y demás elementos. Yo agarraba todo y me ponía a dibujar. Siempre me picó ese bicho de chiquito. Mi madre leía historietas y eso me marcó en todo sentido. 

Por último, quiero destacar que no es imposible para alguien del interior llegar a Buenos Aires y poner un pie para luchar por sus sueños. Fui rechazado nueve veces, hasta que llevé algo que gustó. He trabajado gratis en revistas que me daban el lugar para la publicación y siempre seguí para adelante. Nada nos tiene que desalentar. Hay muchas puertas por golpear. "El que la sigue, la consigue", dice una canción. Y es muy cierto.