“Cuando surgen estas oportunidades es muy fuerte lo que pasa”, dijo Valeria Piscicelli en un diálogo

La Ciudad

Valeria Piscicelli dirigirá el Elenco de Teatro

“Es mucha la gratitud que siento”

24|04|21 10:34 hs.

Nació en Tres Arroyos, donde dio sus primeros pasos en este ámbito. Desarrolló una carrera en La Plata y al presentar un proyecto en la Dirección de Cultura y Educación, se vio sorprendida con una propuesta que le genera mucho entusiasmo.


-¿Cómo surgió la idea de presentar el proyecto ante la Dirección de Cultura y Educación? 
-Los primeros días de febrero de este año recibo un mensaje de texto de Gonzalo Duport un amigo que a su vez trabaja para la dirección de cultura de la ciudad, me consultaba si estaba interesada en presentar un proyecto, con Gonzalo, conocido como “Gona”, veníamos conversando desde el año pasado lo interesante que podría ser la posibilidad de generar contenidos en Tres Arroyos. Si bien he tenido vinculaciones desde lo escénico con la ciudad siempre fueron por medio de espectáculos donde mis participaciones eran desde la dirección y la actuación de producciones concretadas en La Plata, localidad donde me radico actualmente, lo cierto es que venía con deseos de conectar con Tres Arroyos desde otro ángulo pensando un producto que sea en, desde y para la ciudad y ante la invitación de Gonzalo no lo dudé, en menos de 10 días tenía el proyecto armado, redactado y enviado a Cultura 

-¿Cuáles han sido tus sensaciones a partir de la propuesta de conformar el elenco municipal de teatro? 
-Primero me dio mucha alegría recibir el interés desde la Dirección para dialogar mi propuesta, siendo que no conocía a las autoridades de Cultura, cuando surgen estas oportunidades es muy fuerte lo que pasa porque de pronto caes en cuenta que no todo sucede entre unos pocos y que mi trabajo y mi dedicación de años estaban dando sus frutos. 

Me sentí muy cómoda con el cuidado y el trato de Maria Melian quien se encargó de gestar la reunión y con quien llevo una fluida comunicación desde ese momento. Quedé encantada en conocer a Noemí, su capacidad de escucha y de apertura al intercambio, su posición de actualización sobre lo que sucede y necesita el distrito, su interés y deseo en sumar propuestas innovadoras que enriquezcan a las y los artistas de la ciudad. Volver a entrar en diálogo con Beto Pereyra me llena de gratos recuerdos y me da fuerza para abordar lo que se viene. Es mucha la gratitud que siento por esta gran posibilidad que abren en mi carrera profesional; y me encuentra llevando adelante este enorme proyecto, que superó ampliamente mis expectativas, porque no solo recibí una aceptación rotunda a la propuesta, sino la invitación para seleccionar y dirigir a 13 artistas que conformen el Elenco Estable Municipal de Teatro de todo el distrito de Tres arroyos. Es plena la satisfacción y un gran desafío generar estas producciones por lo que trataré de proyectar un trabajo de coordinación de mi parte hacia el montaje de todos los dispositivos que se pongan en juego con la mayor humildad y compromiso para con la ciudad, donde me inicie en el campo de la actuación y donde hoy quisiera hacer posible conexiones y aperturas nuevas que enriquezcan otros tipos de conocimientos para retribuir lo incorporado. 

-¿Qué le dirías a cada artista de Tres Arroyos con inquietudes, ganas y que puede ser un potencial protagonista del elenco? 
-Que este proyecto los espera y es para ellas y ellos. Nos proponemos potenciar estéticas y poéticas de cada una y uno. Es una gran posibilidad para apropiar conceptos y prácticas nuevas y estas dos creaciones serán solo el comienzo de un sin fin de creaciones que se vendrán para este Elenco Estable Municipal de Teatro del distrito Tres Arroyos. Que será un lugar de búsqueda desde donde partir, desde donde asumir particularidades, y convertirlas en el inicio y en el centro del accionar. 

Vamos a reunir un tipo de investigación en conjunto y participativa entre todas y todos los artistas que formaremos el equipo compartiendo formas de teatralidad y modos diversos de investigación. Cada una y cada uno será de una riqueza indiscutida en este espacio. 

¡Seguimos esperando sus postulaciones! 

-En las localidades del distrito hay grupos de teatro. Un ejemplo es Claromecó. En ese sentido. ¿Cómo vas a interactuar con tales experiencias? 
-Uno de los objetivos que tiene la conformación del Elenco Estable es seleccionar artistas provenientes de localidades que conformen el distrito de Tres Arroyos. 

Me interesa armar un equipo que visibilice modos de producir diversos, generando un espacio que convoque artistas escénicos provenientes de diferentes teatralidades. Por otro lado y en sintonía con todo esto, buscamos intérpretes que no solo se ajusten a los roles provenientes de la actuación. Las y los creadores del movimiento, la expresión corporal y performers son agentes fundamentales para conformar este grupo, porque entiendo que el cuerpo es un potencial creativo en sí mismo inherente en el arte escénico con todas sus formas y sus derivas, que no solo se ajustan a las convencionales que propone el diálogo en la representación. 

Me interesa por el contrario la presentación de un cuerpo encarnado en el gesto como potencial creador expresivo. 

“Tengo interés en armar un equipo que visibilice modos de producir diversos, generando un espacio que convoque artistas escénicos provenientes de diferentes teatralidades”


-¿De qué manera has combinado la virtualidad y la presencialidad ante el desafío que implica trabajar en pandemia? 
-Si bien pienso que las y los artistas que trabajamos pensando en la escena, que necesitamos del espectador para producir el acto escénico, no debemos, en estos tiempos de pausas artísticas, obligarnos a ser productivos y menos a generar propuestas que se opongan a nuestra esencia indiscutida de actuar en la presencialidad; estos contextos de encierro y vínculo directo con los aparatos tecnológicos han trasladado otras herramientas, y creo que siempre debemos estar despiertos y tener aperturas integradas para saber tomar lo que nos sirve. 

El material audiovisual ha sido una fuente de posibilidades de apertura para mí durante el 2020, no porque me haya recibido en productora de contenidos audiovisuales, ni mucho menos, sino porque me vinculó con un sistema que sugiere en la edición una herramienta para decir. Hoy más que nunca me interesa no tanto el qué, sino el cómo, el procedimiento sobre el material, el cómo muestro por sobre el qué. 

Este proyecto se inserta en estos paradigmas de producción artística con los que vengo interactuando, ya que propone un trabajo que reúne un tipo de investigación en conjunto y participativa porque convoca a artistas escénicas y escénicos del distrito de Tres Arroyos con el fin de realizar dos instancias de producción y presentación con formatos diferentes y a su vez relacionados: 

-Etapa1 / para presentar en julio - agosto: Producción audiovisual que comprenderá videos reducidos sobre producciones de intérpretes del distrito de Tres Arroyos pertenecientes a la danza, el movimiento y la actuación. 

-Etapa 2/ para presentar en noviembre- diciembre: La puesta en escena de un espectáculo de índole intervención con los mismos artistas en un espacio específico, histórico y arquitectónico de la ciudad de Tres Arroyos. El espacio elegido es el Centro Cultural La Estación. 


Valeria Piscicelli nació el 12 de noviembre de 1987. Comenzó a estudiar teatro en 2003. Es actriz, directora y profesora de Teatro




-La Estación es el lugar elegido para el desarrollo de esta iniciativa ¿qué rol juega este espacio físico, de valor histórico y con características arquitectónicas particulares? 
-Elijo la vieja Estación porque es uno de los espacios que considero más importantes de la ciudad de Tres Arroyos, allí se gestó la ciudad, como tantas otras que se han desarrollado gracias a los beneficios agroeconómicos que propiciaba el ferrocarril. En una ciudad con enormes fortalezas agrícolas como Tres Arroyos, La Estación se convierte en “el lugar” para poder desarrollar un tipo de instalación que entienda los espacios de trabajo situadamente a partir de una mirada encarnada, que haga foco, en qué miramos y con qué cuerpos miramos eso que miramos, interactuando con las estructuras con las que somos habladas y hablados como primer acto de investigación. 

¿Qué es encarar una investigación en el Centro Cultural La Estación, ubicada en la vieja estación de tren de la ciudad de Tres Arroyos? ¿Qué es tener una apertura que pueda componer, vincular y establecer relaciones entre nuestros trabajos en particular y los reordenamientos históricos, arquitectónicos y geopolíticos que nos sugiere el espacio específico? Veremos que sucede con toda esta potencia. 

-En este paso valioso en tu tarea ¿qué incidencia han tenido quienes fueron tus maestros, te formaron y enriquecieron tus capacidades? 
-Toda la incidencia. Mis grandes formadores son las y los que de alguna u otra manera han colaborado para que hoy me encuentre en este lugar, repleta de aprendizajes que constituyen mis prácticas y poéticas escénicas. En mi carrera como actriz tuve la suerte de experimentar entrenamientos variados durante las diferentes etapas de mi formación; comenzando en Tres Arroyos con Alberto “Beto” Pereyra, en la ciudad de La Plata con Carolina Donnantuoni y mi paso por la Escuela de Teatro de la ciudad, repleta de formadores muy potentes. Finalmente transitando por la Ciudad de Buenos Aires, en el estudio de Pompeyo Audivert y Andrés Mangone. En la dirección escénica mi continuo referente es Emilio Garcia Wehbi. Todo el agradecimiento a ellas y ellos por ser maestros que han nutrido mis carreras y también a muchas y muchos con quienes me he vinculado en años recientes (Guillermo Cacace y Mariela Asensio). 

-Estás realizando una maestría en dirección escénica en la Unicen ¿qué espacio tiene en tu carrera la capacitación y aprendizaje? 
-Debo confesar que me encanta la academia, me encanta estudiar, y siempre trato de vincularme con espacios que me permitan tener experiencias diversas. La Unicen viene siendo desde el año pasado un lugar de cobijo y encuentro, si bien comencé a estudiar esta carrera en pleno contexto de pandemia, conozco a mis compañeros y compañeras por pantalla y tengo excelente relación con ellas y ellos por medio de mensajes y audios en un grupo de Whatsapp donde somos como 40, aun así con todas estas complejidades, creo que el presente es hoy y que todo el tiempo podemos crear otras formas de acceso, no hay escape a este reinicio, somos donde estamos. 

La maestría en dirección me está brindando amplios conocimientos para mi formación y en lo que me está posibilitando mayor anclaje es en la escritura. Me viene generando un mayor poder de análisis y crítica sobre lo que veo, lo que elijo, encontrando las certezas que me acompañan como creadora. Agradezco también seguir este camino de posibles que enriquecen mi profesión porque considero que son verdaderas apuestas metodológicas de trascendencia.