Paisajes del país. Carlos Ferraiuolo y Andrés Macchelari realizaron 4350 kilómetros en moto

La Ciudad

Andrés Macchelari y Carlos Ferraiuolo

Moto viajeros: la aventura de dos amigos claromequenses

22|03|21 09:44 hs.

Esta es la historia de dos amigos que transitaron más de 4000 kilómetros en moto por distintos lugares del país. Andrés Macchelari y Carlos Ferraiuolo son dos amigos de la localidad de Claromecó, quienes han decidido emprender viaje para recorrer algunos puntos centrales de Argentina y varios lugares más.


El proyecto nació de Andrés Macchelari, quien invitó a realizar esta aventura a su amigo Carlos Ferraiuolo, por lo que este último decidió comprar una moto para equiparla y sumarse a la travesía. Y no dudaron ni un instante de llevar adelante el desafío que se plantearon: conocer los puntos máximos posibles sin un destino en especial.

Pasaron por la ruta 40 para circular por la ruta 242 que va al paso internacional Pino Hachado, donde antes del paso fronterizo, se dirigieron por la ruta 23 hasta Villa Pehuenia, en lo que fue un recorrido maravilloso, con araucarias, ríos y vistas inolvidables. 

Siguieron costeando el límite fronterizo y decidieron parar en Moquehue para descansar de la moto un par de días y disfrutar del lago y el entorno natural. “Seguimos viaje por la ruta del Pehuen 11, pasamos por lago Ñorquinco y Pulmari, y retomamos ruta 23 a la altura de Alumine. Seguimos hasta Junín de los Andes para nuevamente desviarnos hacia la cordillera dentro del Parque Nacional Lanín. Acampamos un par de noches en el Paimun, con vista directa al volcán Lanín y a los lagos Paimun y Huechulauquen”, cuentan los protagonistas de esta historia. 

Por el mismo camino, retomaron la ruta 40 hacia Junín de los Andes y continuaron paso hacia San Martin de los Andes. Recorrieron la famosa ruta de los siete lagos, ingresando a los mismos y playas de la zona, como tal es el caso de lago Espejo Chico, Quila Quina, Hermoso y Bahía Manzano.

Villa Manzano fue el extremo sur del viaje, debido a los incendios de la zona del Bolsón, Puelo, Cholila, destinos que iban a visitar pero que se encontraban en emergencia y decidieron no seguir hacia allí. “Cambiamos planes y nos dirigimos a Zapala para completar un tramo de la ruta 40 que nos había quedado pendiente. Modificamos el paisaje de montaña por mesetas majestuosas y luego pasamos por la zona petrolera de Cutralco, Añelo, Embalse los Barreales, Mari Menuco y pasamos por una parte de quintas del Valle Grande. Para evitar la ruta 22 de valle grande, la cual ya conocíamos, nos desviamos a la famosa ruta del desierto en provincia de La Pampa y nos dirigimos hacia General Hacha y Macachin en la misma provincia”, relatan. 


Paisajes del país. Carlos Ferraiuolo y Andrés Macchelari realizaron 4350 kilómetros en moto


Por último, concurrieron a Carhué, donde recorrieron las ruinas de Epecuén y con un clima amenazante para los días siguientes, apostaron por regresar a Claromecó para completar el viaje de 4350 kilómetros en moto, el lunes 15 del corriente por la tardecita. Toda una experiencia y vaya que así lo fue.

Cambio de planes 
“En principio nos gustó la idea de viajar hacia el norte, pasando por Chile, desierto de Atacama, Perú y regresar por Bolivia. Cosa que se complicó bastante por la pandemia y no sabíamos qué iba a pasar en cada frontera. Decidimos cambiar destino y hacer cordillera del lado de Argentina y de Chile. Esperamos hasta último momento y tampoco tuvimos suerte, ya que los pasos terrestres tenían restricciones”, sostuvieron. 

El último plan, y el cual casi concretan en su totalidad, fue salir desde la entrada de Claromecó el 27 de febrero después del mediodía e ir directamente a Olavarría a saludar a familiares antes de seguir con el viaje. “En la provincia de Buenos Aires pasamos por Bolivar, Pehuajó, Villegas y luego nos adentramos en la provincia de La Pampa, dónde hicimos el primer acampe en la cuidad de Realicó. Al otro día seguimos viaje buscando directamente la zona de la precordillera en Mendoza. Pasamos por los viñedos de San Rafael y nos dirigimos a Valle Grande para transitar al día siguiente el cañón del Atuel, dónde acampamos en un lugar entre montañas, cerca del río Atuel”, afirmaron. 

“Recorrimos el cañón hasta el Nihuil y de allí salimos en busca de la mítica ruta 40, que es un paso casi obligado de cualquier moto viajero. Pasamos por El Sosneado y nos dirigimos a Malargüe, en donde hicimos noche. Seguimos por la misma carretera y pasamos por un sector de la reserva provincial volcánica de La Payunia, pasando a la provincia de Neuquén”, enumeraron.

En el cierre de la descripción, puntualizaron que “anduvimos por Bajada del Agrio y acampamos en Las Lajas; lo que al siguiente día siguiente nos llevó a desviarnos para la cordillera”. 

Una experiencia muy positiva, con la diversidad de paisajes que caracterizan a nuestro país.