La Región

Coronel Pringles

Una fiesta gastronómica con las distintas versiones del cordero

08|03|21 17:35 hs.

La segunda edición de la Fiesta del Ovino, en Coronel Pringles, se llevó a cabo este domingo en el predio de la Dirección de Producción, ex matadero municipal, y en su totalidad se concentró exclusivamente en la gastronomía para lo cual se sumaron seis instituciones del distrito. 


Desde el municipio, el secretario de Desarrollo Oscar Rossi junto a la coordinadora de Turismo, Marianela Strazzere, contaron que para la producción del evento que consideró una modalidad acotada y adaptada a la pandemia por coronavirus y que para ello se trabajó durante los días previos con las instituciones para organizar la distribución de los stands. 

Se utilizaron los dos frentes que la organización dispuso sobre el Boulevard 0 para tener una buena distribución y asegurar el distanciamiento entre los grupos de trabajo. 



 El clima acompañó el desarrollo del evento popular. Desde las 8 las diferentes instituciones comenzaron a preparar los fuegos y a cocinar –cada una con su especialidad- las carnes que eran las protagonistas de la jornada. La lluvia que incluyó hasta una leve caída de granizo en algunos sectores del distrito, se desató alrededor de las 19. 

Las autoridades valoraron el poder llevar adelante la segunda edición de la celebración, aunque con características particulares que le quitaron el elemento popular del encuentro. No obstante el movimiento que generó la organización sirvió para disfrutar de una jornada gastronómica, pero también para colaborar con las instituciones que brindaron los servicios gastronómicos. 

De este modo igualmente se pudo promocionar la fiesta, no solo en la localidad, sino también en distritos vecinos y en los portales informativos de la provincia. Desde el municipio se busca posicionar a la Fiesta del Ovino a nivel regional y provincial.



Las instituciones que participaron de una modalidad distinta, pero que logró generar un rebote positivo entre vecinos de la comunidad que pasaron por el predio a comprar y colaborar, fueron el Club Once Corazones, que ofreció el tradicional cordero al disco; el Club Alem, con cordero al asador; el Fortín Tradición y Libertad, que preparó cazuela de cordero; el Fogón de los Gauchos, con las tradicionales empanadas de cordero; el Club de Pelota, que se incorporó este año con ragú de cordero con arroz; y se sumó además un emprendimiento privado Don Bigote, que ofreció cortes de cordero envasados al vacío.