Liliana Cantisano afirmó que “estamos deseosos que todo comience a funcionar” (H. Arbasetti)

La Ciudad

En marzo comienzan las propuestas en su sede

En ALPI el silencio queda en el pasado

28|02|21 11:21 hs.

ALPI Tres Arroyos va a dar inicio en el transcurso de marzo a diversas actividades, lo que genera entusiasmo en la entidad. Lo valoran especialmente porque el año pasado constituyó un freno grande en el funcionamiento de la institución, en las tareas habituales y en la concreción de proyectos. La pandemia de Covid-19 obligó a realizar una pausa. 

Una etapa dura 
La presidenta Liliana Cantisano dijo a La Voz del Pueblo que “pasamos un año muy difícil, para marzo de 2020 teníamos cantidad de propuestas programadas con mucha gente anotada, no alcanzamos prácticamente a empezar, la pandemia nos cortó todo”. 

Durante más de dos meses, la sede ubicada en Quintana 318 estuvo cerrada y cuando se produjo la reapertura, el movimiento fue limitado. “Ocurrió así por diversas circunstancias, los colegios de las distintas profesionales tardaron en dejarlos trabajar, no empezaron enseguida cuando se habilitó la parte de salud”, recordó. 

De la misma manera, “la gente tenía miedo de ir a un centro de salud. Aún hoy hay personas que están esperando un poquito más”. Los eventos que todos los años le permiten a ALPI recaudar fondos no se pudieron concretar. “Los remates de Arzoz, que son bastante seguidos y es una linda entrada, fueron virtuales. La carrera del Club Quilmes no se hizo, siempre para abril organizamos alguna comida y tampoco se llevó a cabo”, sostuvo. 

La institución realizó gestiones para recibir el ATP, con la finalidad de cubrir parte de los salarios. Percibió este beneficio solamente un mes “por razones con las cuales no estoy de acuerdo -expresó-. Creo que se debería haber estudiado específicamente cada situación”. 

Pese al escenario adverso de 2020, un aspecto que Liliana Cantisano destacó es que “estamos al día con sueldos, cargas sociales, con los gastos comunes, no debemos nada”.

Un “ángel guardián” 
Explicó que “mucho se lo debemos a la ayuda de la Cooperativa Agrícola de Micaela Cascallares”, que este año volvió a hacer una donación a diversas entidades, incluida ALPI, con un monto muy importante. “Siempre esos recursos los dejamos para hacer algún arreglo o comprar un elemento para alquilar, porque hemos seguido alquilando. Pero en 2020 lo usamos para gastos y sueldos, porque no nos daba para cubrir todo”, indicó. 

Este año, la Cooperativa otorgó a ALPI 1.500.000 pesos. “Nos quedamos helados, no pensábamos que iba a ser un aporte de esa magnitud”, subrayó. Y agregó que “vamos a aprovechar para realizar refacciones, estamos súper agradecidos, es nuestro ángel guardián. Siempre los tenemos ahí velando por nosotros, como por tantas otras instituciones. Son tan generosos”. 

Para tener en cuenta
En marzo, se podrá apreciar la amplitud del cronograma de profesionales, clases y talleres. Señaló que “seguimos siempre con kinesiología, que es nuestro fuerte; psicología, psicopedagogía, terapia ocupacional, nutrición”. 

En el caso específico de nutrición, anticipó que “tenemos una linda novedad, porque además de nuestra nutricionista de siempre, excelente, comienza una profesional nueva que tiene una especialidad en programas de alimentación para veganos y vegetarianos. Creo que va a tener mucha aceptación”. 

Otro motivo de satisfacción es que “hemos conseguido fonoaudióloga, era muy difícil, no había. En la segunda quincena de marzo comienza”. 

De la misma manera, “la terapista ocupacional ya organizó los grupos de estimulación cognitiva. Va gente grande y de mediana edad también, no esperan a ser una persona muy mayor para hacerlo”. 

En tanto, en pocos días se iniciarán las clases de yoga y los encuentros de pilates con esferas. Para todas las propuestas mencionadas se requiere realizar una inscripción, por lo cual los interesados pueden llamar al teléfono 423557, de lunes a viernes en el horario de 8 a 19”. 

Expectativas 
Ante una vuelta de página, frente a una nueva etapa, Liliana Cantisano manifestó que “estamos deseosos de que todo comience a funcionar como era, porque fue muy triste esa soledad en ALPI, un lugar donde siempre hay tanto movimiento. Había un silencio…”. 

Tienen la convicción de “seguir adelante con todo, esperemos que la gente nos acompañe y que podamos realizar los proyectos que tenemos entre manos”. 

Expresó el agradecimiento en nombre de ALPI a Marcelo León, secretario de Desarrollo Social. “Nos ha ayudado muchísimo. Nos compra cosas del taller para la Municipalidad y todos los meses también nos acerca alimentos, que se los damos a los operarios. Y si en algún momento vamos con una inquietud, trata de resolvernos dentro de lo posible los temas. Nos escucha”. 

Finalmente, destacó que “el edificio está siempre impecable. La señora que nos hace todo ese mantenimiento hace añares, que se llama Lidia, lo maneja como si fuera su casa. Es una tranquilidad tener una persona así”. 

Invitó a vecinos a “concurrir a talleres, clases, a nuestros especialistas; o si quieren simplemente, vayan a conocer la sede y a recorrerla. Están las puertas abiertas”. 

   -0-0-0-0-

El taller
El taller protegido de ALPI interrumpió su tarea en marzo de 2020. Se está trabajando en un protocolo con la finalidad de que los operarios, por grupos, puedan reincorporarse en marzo. Las dos coordinadoras siguieron trabajando, produciendo y atendiendo a los clientes. “Se manejaron muy bien”, observó Liliana Cantisano. “Los operarios están deseando, si hubiese sido por ellos irían a trabajar todo el tiempo. Queremos que vuelvan lo antes posible”, manifestó. 

En alquiler 
Como es habitual, ALPI continúa alquilando elementos de uso ortopédico. “Es algo que se hace muy bien en la institución -subrayó-. La gente responde, tiene sus cuotas al día. Buscamos dar un buen servicio, que todo el mundo se vaya contento”.