La Ciudad

Hablaron de “falta de previsibilidad”

Preocupación en el Concejo por la falta de agua en los barrios

26|01|21 09:44 hs.

Los problemas por la falta de agua, o baja presión, en la mayoría de los barrios de la ciudad cabecera fueron motivo de análisis por parte de concejales de la oposición. Sobre el tema opinaron Soledad Cadenas (Juntos por el Cambio) y Martín Garate (Frente de Todos). 


Cada uno dio su punto de vista al respecto, con sus argumentos incluidos, y ambos coincidieron en apuntar hacia la actual gestión municipal. "Faltó previsibilidad para este verano", dijo Garate. "Sabemos que es una obra muy costosa, no se ve y no suma votos para las elecciones", señaló Cadenas. 

En los últimos días, diversos mensajes enviados a nuestra redacción exponen un preocupante problema que se repite en distintos puntos de la ciudad: la falta de agua. La situación, verano a verano, se gana en complejidad En algunos casos se trata de baja presión, pero en otros directamente carecen del servicio, según aseguran. "Hace cinco días que estamos sin agua en Estrada al 1300. Es una locura estar así en plena pandemia y con niños", expresa uno de los mensajes enviados a La Voz del Pueblo.


Martín Garate (Frente de Todos)


Reclamos 
En diálogo con este diario, Cadenas, quien señaló que también sufre la problemática en su domicilio, dijo: "Llegan las altas temperaturas de diciembre y enero, y nos quedamos sin agua o con poca presión". 

En sus apreciaciones, la concejala de Juntos por el Cambio manifestó: "En el bloque, diariamente, recibimos un montón de reclamos por falta de agua. Como mínimo, y en promedio, recibimos unos diez reclamos por día". 


Soledad Cadenas (Juntos por el Cambio)


"Desde hace un tiempo, desde el bloque planteamos la automatización de pozos, algo que no requiere de tanta inversión. El problema no es la cantidad que se produce. El problema es lo que se pierde en roturas, que es la mitad de lo que se transporta. Creemos que hay que modificar el sistema de inyección del agua de red", sostuvo. 

"El tanque se cerró hace quince años; y a partir de ahí, se implementó que el agua se inyecte a través de bombas. La presión varía según cuántas canillas se abran o se cierren. Cuando se cierran, se sigue inyectando la misma cantidad y ahí es donde aumenta la presión y se rompen los caños", sostuvo. 

"Es un disparate que se pierda tanta cantidad de agua. Vemos que el Ejecutivo no tiene como prioridad resolver el tema del agua. Cuando se trató el presupuesto, preguntamos qué inversiones se van a hacer en Obras Sanitarias, aparece el tema del agua pero no como debería. No hay una idea clara para terminar o, al menos, que merme este problema", señaló. 

Cadenas, en tanto, dijo: "La ciudad se va agrandando y hace falta una planificación urbana. Eso genera todo estos problemas. Además, los impuestos aumentan y no se brinda un buen servicio, el cual es cada vez más deficitario. Nosotros hemos hecho propuestas, pero nunca fue algo que se haya charlado con el Ejecutivo. No vemos un gesto en ese sentido de parte del oficialismo". 

“Faltó previsibilidad e inversión” 
Por su parte, el concejal Martín Garate (Frente de Todos) manifestó que el problema de la falta de agua en el verano "no es una excepcionalidad. Se viene reiterando en los últimos años por algunas cuestiones". 

En ese sentido, el edil manifestó: "Hay una desidia en el gobierno municipal, que en 25 años de gestión no invirtió como corresponde en el servicio. Además, siempre se especuló para que el dinero llegue de Provincia o Nación para hacer la obra necesaria y nunca se inició, aunque, sea un trámite parcial de reposición y mejoramiento del sistema de agua corriente". 

"Cuando llegó dinero en la época de Néstor Kirchner y de Cristina Fernández, ese dinero se destinó a otras obras que fueron más visibles, pero que no le cambiaron la calidad de vida a la gente. Lo que está pasando con la falta de agua es algo previsible para todos, menos para el Departamento Ejecutivo", remarcó. 

Entre sus apreciaciones, Garate consideró que desde el municipio, al ver que el problema de la falta de agua era inevitable, "se tendría que haber previsto esta situación y haber asistido en forma permanente a los vecinos. Sabemos que esa no es la solución pero sí tendría que haber adoptado alguna medida paliativa".

"Acá hay desidia del gobierno, por un lado, y desinversión, por el otro. Desde que entré como concejal que se viene pidiendo por este y no hubo respuesta alguna. La ciudad ha crecido mucho y sumado a la ola de calor, las consecuencias están a la vista. Ya no son determinados barrios como pasaba hace tiempo atrás. Ahora, la falta de agua o la baja presión, ni hablar de la calidad, es un problema generalizado en todo el casco urbano", sostuvo. 

Y agregó: "Hoy en día, esta situación se hace más grave por la pandemia. El agua es un recurso clave para la higiene. Hoy -por ayer- empezamos con un programa de entrega de agua mineral y la gente plantea justamente eso. Lo que más me preocupa es que se sabía que esto iba a pasar. No se trata de algo excepcional. No se tomó ninguna previsión alguna".