La Ciudad

InfoSalud

Nuevas vidas en el aislamiento: “nunca tuve miedo”

12|12|20 09:49 hs.

Al mes de enterarse de su embarazo, se decretó la cuarentena. Allí Vanesa pasó de tener una vida totalmente activa, con dos trabajos y un círculo amplio de socialización a ser parte de la población de riesgo y a estar aislada. “Fue un cambio muy rotundo que me generó angustia, porque a pesar de tener un embarazo bárbaro lo tuve que vivir adentro. Hay amigos que nunca me vieron con panza y hay actividades que nunca pude realizar; pero encontré mi fortaleza en el vínculo con mi ginecólogo, que me evacuó todas las dudas respecto del Covid-19, en el apoyo psicológico y me uní mucho más a mi pareja, mi familia y a mis compañeras de trabajo”, señaló.


Vanesa afirma que “nunca tuve miedo. Me conecté con el exterior desde la virtualidad, generé herramientas desde ese espacio, ya que hice el curso de preparto por Zoom. Esto fue muy valioso y tranquilizador porque me permitió compartir experiencias y generar lazos con mujeres que transitaban el mismo proceso que yo, este apoyo y estos momentos compartidos”.

Al describir un momento único, expresa que “ingresé a la internación con barbijo y nos fuimos con barbijo. Las restricciones de visita, también nos aportan seguridad y tranquilidad y otro espacio para la maternidad. Nuestros amigos y familia extensa va a tener que esperar para conocerla ya que Viole, nació el 3 de septiembre ya con casos en la ciudad”. Viole es una beba de pandemia, nos dice Vane. Es una beba divina.