El municipio participó del 5º Censo Provincial de Basura en Playa

La Región

Monte Hermoso

Colillas y envoltorios plásticos, la basura más común de la playa

14|11|20 10:37 hs.

Esta semana tuvo lugar el 5º Censo Provincial de Basura en Playa del que participaron el Museo de Ciencias Naturales, integrantes de ONG Alma Verde, de la Fundación Aquamarina y de la Asociación de Vecinos de Sauce Grande, relevando superficies en pleno centro de Monte Hermoso, entre Patagonia y Costa y en Sauce Grande, desde bajada calle Necochea hasta Playa Chica. 


Entre los residuos más comunes, se encontraron colillas de cigarrillo, pequeños envoltorios plásticos y pelotitas de telgopor, informaron desde el Museo de Ciencias que en breve presentará el informe final de relevamiento. 

Este censo provincial que se realiza de manera simultánea en distintos municipios costeros tiene como propósito conocer el tipo de residuos, calidad y cantidad que afecta el ambiente costero para la implementación conjunta de normas y la visibilidad de esta problemática que impacta de manera directa sobre el ambiente.

Huerta comunitaria 
En tanto con el objetivo de promover la alimentación saludable, el acceso a cultivos propios, el uso responsable del suelo y la terapia hortícola, la Municipalidad de Monte Hermoso a través de las secretarías de Gestión Ambiental, Desarrollo Social, Servicios Públicos y Salud, iniciaron junto a un grupo de vecinos una huerta comunitaria en el predio del Centro Integrador Comunitario CIC. 



El espacio destinado se dividió en parcelas, distribuidas entre los colaboradores y una vez que se coseche, lo obtenido les corresponderá a esos vecinos, y a la Secretaría de Desarrollo Social para distribuir entre las personas que necesitan asistencia. 

También una de las parcelas se dispondrá para la implementación de terapia hortícola, a cargo del Servicio de Psicología del hospital municipal, tratamiento que se desarrolla a través de actividades que exponen a las personas a un contacto directo con la naturaleza a través de la jardinería, el trabajo en la huerta, entre otros. 

“El sistema de trabajo es que cada vecino colaborador tiene responsabilidad de una parcela respecto al manejo de maleza, plagas y cultivo; cuando se llegue a la cosecha una parte de la misma será para los responsables de la parcela y la otra parte para la asistencia social”, contó el ingeniero, Walter Ramírez Carranza, a cargo de este programa municipal. 

Desde el municipio se realizaron a lo largo del año entrega de semillas de estación y se impulsó la ejecución de huertas familiares, con asesoramiento gratuito, que ya suman más de cuatrocientas.