Burgauer (Carolina Mulder)

Claro, Reta y Orense

Alejandro Burgauer, preside la sociedad de fomento

La red de agua, una obsesión de fomentistas en Dunamar

09|11|20 13:35 hs.

Durante el año de la pandemia, residentes y propietarios de Dunamar recordarán especialmente los días del centenario de Claromecó, porque a partir de los efectos de la cuarentena el barrio parque se vio habitado, como nunca, desde mediados de año. 


Desde la sociedad de fomento, su presidente Alejandro Burgauer, resaltó que favoreció -que ello ocurriera- el servicio de fibra óptica de la cooperativa eléctrica local. 

En tiempos con más habitantes, aunque no sean definitivos, igualmente no se pudo aprovechar la muy bien puesta sede social. Cuando finalmente había actividades para comenzar a utilizarlo este año, con protocolo, nuevas medidas restrictivas impidieron poner de nuevo en movimiento a un edificio con excelentes prestaciones. 

Burgauer preside la sociedad de fomento desde el mes de abril de 2018 y asegura que en la actualidad la institución está detrás de retomar las gestiones para que Dunamar tenga su red de agua. 

Se trata de un gran proyecto para el barrio parque y la institución que fue iniciado por el ex fomentista y actual concejal de Juntos por el Cambio, Alejandro Tribuchowicz, junto a Orlando Sagión, otro ex titular de la entidad. 

Después de varios intentos que no prosperaron, los fomentistas de Dunamar vuelven ahora a la carga, primero intentando recuperar en la Provincia el expediente para poder reimpulsar después la solicitud de la obra que el desarrollo urbanístico demanda.

Entre vecinos 
La entidad dio sus primeros pasos con Nereo Alejandro Manzoni como presidente, desde el 31 de mayo de 1996 y con Carlos Alberto Lay, como secretario. 

Burgauer es acompañado en la actual comisión directiva por Mario Ferraro, Olga Halecki, Carlos Milani, Luis Defreieri, Rodolfo Fangauf, Jorge Alvarado y Nelson Errasti. 

Reconoce el actual titular, en la figura de históricos como Errasti y Bancur, a personas muy laboriosas y sobre todo ordenadas con los aspectos administrativos. Además tienen en su haber la construcción de una impecable sede social. 

Pero también valoró el paso de Orlando Sagión y Alejandro Trybochowicz, quienes ocho años atrás reimpulsaron a la institución generando una serie de intervenciones que hoy se encuentran a la vista. 

Más utilidad 
“Hoy nos encontramos con el replanteo de qué poder hacer con semejante sede, cómo sacarle el jugo”, expresó. Para ello desde 2018 en adelante abrieron sus puertas a la comunidad, después que permanecieran cerradas por años.

Se habilitó entonces para clases de gimnasia, talleres, cumpleaños, bautismos y hasta para una fiesta de casamiento.

En medio de la cuarentena ese edificio ha permanecido cerrado. “Ya tenemos un par de interesados por más actividades, íbamos a dar clases de yoga con protocolo -y demás- pero este tema de fase 3 nos mató”, dijo el fomentista en relación a las restricciones municipales decretadas a fines de octubre. 

Efecto cuarentena 
Respecto a cómo viene transcurriendo el año de la pandemia, contó que de manera “excepcional”, el barrio parque ha permanecido habitado durante gran parte de 2020.

“Me vine a mediados de julio y ya había muchísima gente instalada, propietarios que tienen su casa que se fueron de Buenos Aires o de Tres Arroyos y muchos que alquilaron casa todo el año. Y ayudó muchísimo para ello el servicio de fibra óptica de la cooperativa”, aseguró. 

Puntualmente explicó el caso de “mucha gente de Tres Arroyos que tiene chicos en edad escolar -o universitarios- que teniendo un buen servicio de banda ancha, es lo mismo estar en Tres Arroyos, acá o en donde sea”. 

Especialmente destacó el caso de los tresarroyenses que se quedaron en Dunamar a pasar la cuarentena. El fenómeno se observó desde el mes de julio, “después de las vacaciones de invierno se han quedado acá directamente”, aseveró.