Cintia Molina, una de las propietarias de Aventurina, en el local comercial (M. Hut)

La Ciudad

Día del Joyero

Aventurina celebra con expectativas

03|11|20 09:12 hs.

Pasaron dos años de la inauguración del local comercial Aventurina joyería y relojería, en Hipólito Yrigoyen 126. En esta fecha tan especial, Mario Corno y su mujer Cintia Molina le dan vida a un negocio sumamente incorporado por la comunidad tresarroyense. Padres de Cielo y Tomás, han dedicado toda una vida a este emprendimiento familiar. 


Pasaron por varias etapas, siempre con una sonrisa en el rostro y buscando seguir camino hacia adelante. Celebrando su día, Mario Corno, titular de Aventurina, destacó que “gracias a Dios la gente nos acompaña y cada vez tenemos más clientes. Sabemos el momento complejo que estamos atravesando a nivel país. Con respecto a la cuarentena, se calmó bastante el movimiento de clientes. Un mes y medio tuvimos que cerrar por el aislamiento. Pese a eso, tratamos de vender por Internet y de estar en actividad como podíamos. Logramos reinventarnos de alguna manera. No es lo mismo pero se hace lo que se puede. Tenemos una identidad y la gente ya nos conoce. Eso es muy bueno. Nos llaman por teléfono y nos ubican al instante. Tienen buenas referencias.” 

Siempre tratan de brindar buenos precios, trabajando directamente con los fabricantes. Pasando de largo el mayorista, donde allí hay un porcentaje que se le puede hacer a la gente. Respecto a los materiales con los que cuentan para la venta y al trato especial con los clientes, Mario Corno indicó que “todo lo que es acero se vende muy bien. Tenemos un acero blanco que es similar a la plata y vale mucho menos. Hay una variedad en los precios. Siempre apuntamos a la atención al cliente, dándole el número particular por el tema de los horarios que a muchos se les ha complicado. Intentamos traer la novedad, lo último. Lo que va saliendo en acero, platería, en relojería. Apuntamos a responder de manera efectiva a la gente. Por ahí tienen otros horarios entonces buscamos llevar nuestros productos a domicilio y sin cargo. Personas mayores que están en sus casas. Facilitarle el tema a la hora de comprar como mejor podamos.” 

Al día de hoy, están trabajando al 80% de lo que estaban trabajando antes de la cuarentena. Eso es posible también porque más gente los conoce. Siempre se agrega algún cliente nuevo y eso es positivo en un contexto que apremia. Hay buena difusión boca en boca también, que siempre suma. Con muchos clientes logran hacer relaciones de amistad. Es bien familiar el negocio y eso los reconforta. 

El responsable de la firma indicó, en este sentido, que “Dios quiera bajen los precios y se estabilicen un poco más las cosas. Para no tener tanta variación en los mismos. Eso lo vamos viendo con el día a día. Tratamos siempre de no sumar mucho para que haya más ventas. A veces son subas inevitables por el tema del dólar. No estamos ajenos a la realidad que se vive. Somos muy positivos y optimistas de que saldremos adelante.” 

En este contexto, Mario Corno expresó que la idea de dedicarse a este rubro fue de su señora, Cintia Molina. Lograron juntar dinero por el tema de la casa mediante el programa Procrear, el cual finalmente no se hizo posible. Por eso apuntaron a invertir y crecer en ésta área. 

Al mismo tiempo, afrontan dos alquileres lo cual les genera un gasto importante. Tanto del local como de su propio hogar. Por el momento pueden llevar adelante sus vidas y son muy positivos. Con una visión optimista a futuro, Corno argumentó que “soñamos con tener nuestra propia casa. Sabemos que la situación ahora es difícil y sumamente compleja. Luego de poder alcanzar el día de mañana eso, queremos seguir creciendo en lo que respecta a joyería. Abrir alguna otra sucursal tal vez. Lo estamos analizando. No en Tres Arroyos. Si en alguna localidad vecina. Puede ser Adolfo Gonzales Chaves o alguna otra ciudad por acá por la zona.”