Juan Grabois

Nacional

Tras el fallo judicial que ordenó el desalojo

Grabois: “Hemos sufrido una derrota y nos duele por Dolores, víctima emblemática”

30|10|20 10:25 hs.

El líder de la CTEP, Juan Grabois, admitió que “hemos sufrido una derrota que nos entristece” a raíz del fallo judicial que ordenó desalojar el campo Casa Nueva a los miembros del Proyecto Artigas, luego de establecer que Dolores Etchevehere no tenía derecho a permitirles el ingreso porque se había desprendido de la propiedad de ese predio, que había heredado de su padre, tiempo atrás. 


“Nos duele por Dolores, víctima emblemática de la violencia de género intrafamiliar e institucional. Heredera de una fortuna inconmensurable, hoy está prácticamente en la indigencia. Nunca recibió el dinero que figura en los papeles de los Etchevehere y sus abogados extorsionadores vinculados al narco”, dijo Grabois respecto del fallo, que de todas maneras las organización que comanda acató. 

El líder de la CTEP agregó que la decisión de la justicia de Entre Ríos “nos duele también por los pequeños productores, campesinos y ambientalistas que sueñan con un proyecto agroecológico y resistieron heroicamente a la patota de los Etchevehere”, en referencia a la presencia en el lugar de Luis Miguel Etchevehere, hermano de Dolores, que comandó la resistencia a la presencia de los militantes acompañado por productores de la zona. 

En la misma posición contraria del reclamo de Dolores se manifestaron sus otros dos hermanos varones y la madre, Leonor Barbero Marcial, quien dijo que tanto el “gobierno provincial como el nacional usaron a Dolores” para generar una controversia política que involucró a su hijo mayor Luis Miguel, quien fue presidente de la Sociedad Rural Argentina y, luego, ministro del gobierno de Mauricio Macri. 

Grabois dio una conferencia de prensa horas después de que la jueza María Carolina Castagno ordenara el “reintegro en forma inmediata” del predio Casa Nueva, una decisión que el presidente Alberto Fernández había pedido ayer que fuese respetada tanto si se daba como finalmente se dio como si fallaba, como había hecho antes el juez Raúl Flores, que fue recusado, el favor de la posición de Dolores Etchevehere. 

“Nos duele por el pueblo pobre que esperaba que una vez se dé vuelta la tortilla y que los poderosos vean un límite institucional a sus privilegios ilegítimos que prevalecen sobre los de las grandes mayorías. Comenzamos el Proyecto Artigas el 15 de octubre, día de la mujer rural, ingresando pacíficamente al campo junto a la legítima heredera que había cedido el 40% del campo para el proyecto”, agregó Grabois en contacto con la prensa. 

“Hemos perdido una batalla, una batalla en la larga lucha por la justicia social”, dijo Grabois. “Nuestras vidas están consagradas a la causa del pueblo pobre y trabajador, a que los derechos sagrados a tierra, techo y trabajo”, siguió, y agregó: “Luchamos con la Constitución en la mano y la fuerza de los movimientos populares. Ellos, con la prepotencia del poder y su inmensa capacidad de corrupción y cooptación de las instituciones democráticas. Es una lucha desigual, pero estamos convencidos de que tarde o temprano vamos a triunfar”. 

Según el dirigente popular, “la Argentina carga el peso de 120 años de hegemonía oligárquica, con algunos breves momentos de avances en términos de justicia social. No vamos a salir de este pozo sin reformas estructurales. Por eso, seguimos levantando las banderas de Artigas: Patria Grande y Reforma Agraria”.

“Llamamos a los pobres y a sus organizaciones, a la juventud que lucha, a la militancia ambiental y a la militancia consecuente del campo popular a no bajar nunca las banderas de soberanía política, independencia económica y justicia social; a luchar con las manos, la cabeza y el corazón por tierra, techo y trabajo”, pidió Grabois. 

Luego le habló a las autoridades nacionales: “Al presidente Alberto Fernández, al gobernador Bordet, al gobernador Kicillof, a los poderes institucionales de la democracia, les pedimos que dejen de ceder ante el poder fáctico. Ese mismo poder es el que desestabiliza política y económicamente a la Argentina. Las recurrentes concesiones no van a calmarlos. Son vorazmente ambiciosos, quieren todo para ellos solos. Hay que ponerles un freno. Por dar un solo ejemplo, hoy los Etchevehere corruptos siguen usurpando las tierras de la Escuela Aerotécnica: ¿no hay para esos niños una ‘restitución inmediata’?”.

“Les pido además que reflexionen sobre las palabras del papa Francisco en su última encíclica: ‘El derecho a la propiedad privada solo puede ser considerado como un derecho natural secundario y derivado del principio del destino universal de los bienes creados, y esto tiene consecuencias muy concretas que deben reflejarse en el funcionamiento de la sociedad. Pero sucede con frecuencia que los derechos secundarios se sobreponen a los prioritarios y originarios, dejándolos sin relevancia práctica'”. (DIB)