“Los Andersen”: Valentín, en guitarras y voz, Santiago, en violín; Máximo, en teclado Sebastián Ande

Sociales

Sebastián Andersen, de El Plan de la Mariposa

“La obra se termina con la escucha de las personas”

25|10|20 12:52 hs.

Todo este tiempo de pandemia ha tenido, fundamentalmente para los artistas, una significación especial. Por supuesto que a los integrantes de la banda necochense El Plan de la Mariposa los ha beneficiado al punto tal que en pocos días, el viernes 30 de este mes, van a presentar su nuevo trabajo “Estado de enlace”. 


El presente los encuentra a los cinco hermanos Andersen (Sebastián, Santiago, Camila, Máximo y Valentín) viviendo en capital federal, el baterista Julián Ropero también, en tanto el bajista Andrés Nör que vive en Necochea ahora se encuentra junto a ellos, así tienen un tiempo para poder ensayar.

La Voz del Pueblo se contactó con el vocalista y líder de la banda, Sebastián Andersen, quien contó que venía de un lugar “donde vamos a hacer una presentación por streaming el 28 de noviembre con una puesta que tiene mucha escenografía y fuimos a verlo; está muy bueno”. 


Para Sebastián Andersen, vocalista de El Plan de la Mariposa, el estreno “se vive con bastante ansiedad, con bastante adrenalina” (foto gentileza Santiago Ropero)


Este camino que ya tiene casi el final próximo de estreno “se vive con bastante ansiedad, con bastante adrenalina. Porque es pasar de un estado de construcción íntima donde estábamos nosotros solamente escuchando las canciones, trabajando a pleno y dando lo mejor de cada uno de la banda en hacer que la canción suene lo mejor, lo más bella posible y en ese viaje viviéndolo con total libertad, a esta instancia que ya pasamos a compartirlas con las personas y que eso va a generar también buenas cosas o rechazos. Todos los grises que pasan alrededor de eso y eso afecta también, porque la obra se termina con la escucha de las personas. Es un momento interesante”. 

En cuanto a cómo se vive una situación de éstas, porque en definitiva El Plan de la Mariposa no deja de ser una gran familia, pues el resto forma parte del combo que podría denominarse ‘los Andersen y otros’ Sebastián reconoce que “esta etapa de alguna manera es así”.


(foto Santiago Ropero)


Mutación 
Esta parte del año la vivencia ha estado limitada tanto en lo artístico como en lo personal; “hemos pasado por todos los estados de ánimos y lo hemos y lo he interpretado desde los distintos lugares. Creo que hubo un primer momento fuerte que estuvo marcado por meterse dentro de la casa. Eso fue muy fuerte y generó una especie de conmoción por la vida que tenemos nosotros, que fue la que primero frenó y seguro sea la última en volver. Así que tuvimos un parate de laburo y debimos ver cómo surfear este tiempo para poder seguir con este sueño que es El Plan de la Mariposa. Sabemos lo que nos va a costar, porque nosotros somos una banda acostumbrada al vivo, que vive de eso y porque nos encanta estar de gira. Eso fue fuerte y denso y por otro lado siendo testigos de algo que va a quedar en la historia de la humanidad, como la primera pandemia que tiene un mensaje claro que dice ‘cuidado gente porque soy una unidad y esto va a afectar a todos por igual’. Y ese mensaje de la unidad -no sé si soy muy idealista- pero va a servir para que algunos y algunas en algo cambien”. 

Esta modificación de estructura y cambio de vida hizo que en muchos aspectos fuera un giro de 180º porque la dinámica de la banda hasta ese fatídico día de marzo en que se decretó el aislamiento social preventivo y obligatorio tenía otras aristas.


(foto Santiago Ropero)


Salir de gira, llegar. Descansar el lunes, el martes ver qué se podía hacer y el viernes nuevamente a la ruta; “esto se modificó sustancialmente permitiéndonos meternos más en la producción. En el principio todo era muy difícil, imagínate que si queríamos armar un vídeo en casa y nos faltaba algo salir a la calle ya era un problema sumado a que lo que buscábamos no lo conseguíamos. También tiene su lado interesante porque el músico en Argentina, y esto no es una victimización sino una realidad, que sea independiente, la incertidumbre es una variable muy constante; a un show no sabés si va a ir gente o no, si vas a ganar o no, si vas a gustar o no. Estamos muy habituados a relacionarnos con la incertidumbre”. 

Esto es así desde siempre, el músico independiente sabe que el camino es como el paseo del equilibrista.

“Estado de enlace”
“Este trabajo -dice Sebastián- consta de diez canciones que van a salir el 30 de octubre, de las cuales ya hemos mostrado cuatro: primero salió ‘El túnel de la vida’, después salió ‘Esquina impar’, luego ‘Revoluciones caseras’ y ahora ‘Gas pimienta’. El próximo 30 salimos con todas las del trabajo ‘Estado de enlace’. En tanto el 28 de noviembre vamos a hacer una presentación vía streaming”; las entradas se pueden adquirir a través de Ticketek. 



Hablando de este trabajo y de la repercusión que esperan hay que destacar “El túnel de la vida” una canción armada a través de una estructura simple, con una letra clara y más que expresiva sumada a la muy buena musicalización del grupo. 

En esto el propio Seba reconoce que “a nosotros era como la canción que más nos gustaba. Por eso la elegimos para salir como primer tema de este trabajo”. 

La vida de Sebastián en todo este tiempo de pandemia ha sido bastante buena; “estuve por un lado haciendo canciones que es lo que me gusta. Tengo un hijo y tuve tiempo para estar con él, también hice cosas en casa que me gusta, hago muebles y reformas, ya que me gusta mucho la construcción. Hicimos una serie de cambios en la sala de ensayo… tengo ahí la amoladora, la soldadora, la caladora. Me gusta ese mundo de meterme en las cosas prácticas, generar algo y me sirve también para gastar energías. Soy bastante ansioso y con eso descargo un montón y construyo algo… Es un poco herencia del viejo Andersen, él le mete a pleno”. 

Así como el resto de sus hermanos, los Andersen, junto a Julián Ropero y Andrés Nör viven un momento especial que el viernes 30 de octubre se hará realidad. 

La banda
Integran El Plan de la Mariposa: Sebastián Andersen, en voz; Camila Andersen, en voz; Valentín Andersen, en guitarras y voz; Máximo Andersen, en teclado; Santiago Andersen, en violín; Andrés Nör, en bajo y Julián Ropero, en batería.


(Jero Tesone)