Chaves

Gonzales Chaves

“En este oficio se aprende todos los días”

18|10|20 21:37 hs.

La pandemia ha provocado que muchos rubros cesen su actividades, aunque algunos han logrado continuar, tal es el caso de los talleres mecánicos, tanto de automóviles como de maquinarias agrícolas. 


Carlos Rubiera es quien está al frente de uno de los talleres de reparación de maquinarias agrícolas, camiones y vehículos, además de ser representante de los tractores Pauny. 

“Trabajo en este lugar hace 26 años, tuve la suerte de tener una buena educación por parte de mis padres y después, en mi adolescencia, me crucé con José Luis Conde que me enseñó el oficio. Trabajé para él durante muchos años y aún estamos en contacto, pero luego comencé por mi cuenta, siempre teniéndolo a José Luis como referente ante situaciones de trabajo que por ahí se complican” comenzó contando Rubiera en diálogo con La Voz del Pueblo. 

 En lo que respecta a su formación como mecánico, Carlos manifestó que “cuando estaba con José Luis solo trabajamos con tractores y cuando comencé por mi cuenta tuve que implementar también la atención de camiones y vehículos a fin de tener trabajo constante”, explicando que “hay un período en el año que se corta el trabajo de los tractores y otro que se corta el de los camiones. Así se tiene trabajo continuo. Además, desde hace dos años implementamos arreglo de tren delantero y otras cosas en vehículos y camionetas a fin de que el taller rinda más en estos tiempos tan difíciles”. 

A continuación, Rubiera definió lo que significa el trabajo para él: “Es un desafío constante, todos los días, porque nos llaman por teléfono a cualquier hora para solucionar un problema”. En ese aspecto, confesó que en esos casos, “en principio te guiás por lo que te dice el operario o dueño… hay que preparar todo para ir a solucionar el problema al campo pero siempre, aunque uno crea que la tiene clara, no es así. En este oficio se aprende todos los días… hay que buscar información. Nosotros ya implementamos un scaner, por ejemplo”. 

 Cualquier avance o crecimiento implica una inversión. “Estar al día con las herramientas cuesta mucho por los altos costos” entendió, aunque sostuvo que “se hace el esfuerzo por la necesidad que se tiene”. 

 El taller de Rubiera da trabajo a cinco familias. “Gracias a Dios se mantienen los clientes y se agregan otros. Hoy en día estamos haciendo trabajos para gente de Benito Juárez, de Necochea y de San Cayetano. En estos casos es fundamental tener responsabilidad y hacerse cargo… una vez nos pasó que reparamos un motor, anduvo cinco horas y se fundió, por lo que nos hicimos cargo de arreglarlo nuevamente sin costo para el cliente. Gracias a eso, nos sigue trayendo trabajo” ejemplificó. 

Expansión 
Hace dos años, Rubiera decidió expandirse y hacerse cargo de una casa de repuestos. “Hace ya dos años nos hicimos cargo de ‘Insumos La Esquina’ con Mirna, mi socia. Tratamos de proveer todo lo que se necesita para el taller y hacia afuera vendemos todo lo que es lubricantes y repuestos en general” indicó. 

 Más adelante, se refirió a la economía. “Hoy es muy complicado, los márgenes son muy chicos, pero por suerte no tenemos deudas y eso nos permite seguir trabajando. Más allá de eso, hay casos en que sube el dólar y el repuesto ya está facturado entonces cuando lo cobramos quedamos hechos y así es difícil”. 

 En el cierre de la charla, Carlos Rubiera agradeció “a mis compañeros de trabajo, Diego, Carlitos, Hugo y Mirna, con los que componemos un equipo con el que la estamos remando. Gracias a los clientes que siguen apostando a nosotros y a mi familia que me apoya en todo… deseo que esta pandemia, que nos tiene complicados a todos, sea más flexible”.