115 años junto a cada tresarroyense

ST 21. 8°
Despejado

Policiales

Adolfo Gonzales Chaves

Desesperada carta de los padres de la nena supuestamente abusada

05|09|18 09:44 hs.

La familia de la nena supuestamente abusada mientras estuvo bajo la tutela de una pastora en Adolfo Gonzales Chaves emitió ayer una dura carta en la que exigen Justicia de manera desesperada y ratifican las acusaciones manifestadas en una denuncia radicada días pasados en la Comisaría de la Mujer de la vecina localidad. 


En la misma, los padres de la niña de tres años informan las actitudes de su hija que llevaron a crear sospechas y la manera en que fue aceptada la posibilidad de haber sufrido un abuso en el seno de su familia por parte de una miembro de la comunidad de la iglesia Una Nueva Esperanza (UNE). 


El pastor Ruiz Díaz. Junto a su pareja se defendieron de las acusaciones en su contra y denunciaron actos vandálicos


La misiva se conoció 24 horas después que el pastor Ruiz Díaz se defendió de las consecuencias de la difusión de esa declaración penal en las redes sociales contra su pareja, como así también denunció actos vandálicos en la residencia donde asegura que brinda ayuda social a personas necesitadas. 

El texto de la nota entregado ayer a los medios locales indicaba lo siguiente:

Debido a los hechos ocurridos en estos días pasados, que son de público conocimiento, me siento con la necesidad de exponer por medio de este comunicado ya que no he podido expresarme de la manera y forma que la ciudad espera debido a la horrible y desesperante situación por la que mi familia y yo estamos pasando. 

Con mi familia conocimos a esta gente hace aproximadamente cuatro años atrás cuando empezamos a concurrir a la iglesia de la cual ellos eran los pastores de la misma. Cuando mi hija tenía cuatro meses de vida comenzó con algunos problemas de salud, más específicamente de bronquios. El pediatra en ese momento nos sugirió algunos requisitos habitacionales con los cuales no contábamos, fue en ese momento que los pastores nos ofrecieron un lugar en su casa ya que la misma contaba con calefacción y no tenía humedad. 

Era lo que necesitábamos para mejorar la salud de mi hija razón por la que aceptamos su propuesta y nos mudamos ahí compartiendo los gastos de impuestos de la vivienda. Aproximadamente siete meses después, cuando la salud de la nena era muy estable, con mi familia nos fuimos a vivir a otra casa que alquilamos, LLEVÁNDONOS CON NOSOTROS A NUESTROS DOS HIJOS y cursando el embarazo de mi hijo menor, QUIERO DEJAR EN CLARO QUE MIS HIJOS SE FUERON CONMIGO. 

Después de este tiempo de convivencia con los pastores lógicamente se formó un vínculo muy fuerte y mi hija pasaba tiempo con ellos e iba al comedor todos los sábados. Nunca observé nada fuera de lo común y ella disfrutaba de pasar tiempo con ellos. 

Hasta que hace algunas semanas atrás las cosas empezaron a cambiar, mi hija comenzó a no querer ir con ellos y a dar señales muy claras de que algo ahí no estaba bien (señales que no puedo detallar para no entorpecer la investigación). 

Decidí buscar ayuda profesional (psicólogos y pediatra) y fue allí que me encuentro con esta horrible realidad “MI HIJA HABÍA SIDO ABUSADA”. 

En ese momento se realizó la denuncia, lo que ya todos conocemos, y ahora es la justicia quien se está encargando de esto, voy a ir hasta las últimas consecuencias y quiero que el responsable pague con todo el peso de la ley el daño irreparable que le ocasionó a mi hija. 

Quiero JUSTICIA, la exijo en nombre de ella que pudo a su manera pedir ayuda, pero pueden andar por ahí otros chicos que no pudieron hacerlo. Esto no puede volver a pasar y es responsabilidad de todos proteger a los más indefensos. También quiero aprovechar este espacio para agradecer a todas las personas que se acercan, llaman, escriben, acompañan, a todos aquellos que se hicieron presentes en la marcha. 

GRACIAS DESDE LO MÁS PROFUNDO DEL CORAZÓN, es muy bueno no sentirse sola en estos momentos en que todo pierde sentido y una necesita cargarse de fuerzas para poder seguir. 

No vamos a dar ni un solo paso atrás, PIDO, RECLAMO Y EXIJO JUSTICIA PARA MI HIJA”.  

Marcha y exigencia 
Después de la denuncia conocida el pasado viernes, primero a través de las redes sociales, pero confirmada posteriormente por autoridades policiales que le recibieron la declaración penal a la familia, un nutrido grupo de chavenses se volcó a las calles para exigir Justicia en el marco de este nuevo caso de presunto abuso de una nena de tres años. 

La marcha comprendió una pasada por la dirección donde se denunciaron los supuestos abusos, lugar en el que, además, el pastor Ruíz Díaz, posteriormente, en la misma carta, dijo que sufrió actos vandálicos donde también informa de la puesta en actividad de un grupo de abogados instruídos para investigar el origen de las informaciones difundidas en las redes sociales. 

Además, a modo defensa, el pastor expresó en su mensaje del lunes que, entre las tareas que tiene a su cargo la iglesia UNE desde 2013 (cuando se radicaron en Gonzales Chaves), existen actividades de contención a personas con problemas de adicciones y carencias alimenticias, requeridas específicamente por el área de Acción Social y Servicios Sociales del hospital local.