115 años junto a cada tresarroyense

ST 13. 3°
Despejado

Desde la Redacción

.

Expectativa y realidad

30|08|18 02:10 hs.

Una pista inaugurada hace más de 10 años de vida para rendir homenaje y continuar con el legado deportivo de un recordado promotor de educación física, estuvo abandonada y desaprovechada prácticamente desde que se construyó. El lugar se convirtió en la pasada de bicicletas que la atravesaban y hasta por motos que ingresaban por los alambrados rotos. Caminada y pisoteada, pero no utilizada para lo que fue creada. En actualidad, algo de mantenimiento intenta dejar atrás años de desidia, y la reciente colocación del cartel que recuerda al profesor Rubén González para recuperar algo de decoro.


Detrás de la pista de atletismo, la obra millonaria del Polideportivo. Un edificio tan pretencioso como necesario, un espacio esperado por la comunidad del ex Colegio Nacional para poder realizar allí sus actividades de educación física y, al mismo tiempo, por la población en general y los clubes en particular que tendrían un enorme salón deportivo para las competencias que cada fin de semana podrían llevarse a cabo.

La construcción del Polideportivo fue largamente discutida. Primero por la propia comunidad educativa de la actual EES N°2 que reclamó por aquellos terrenos hasta que cuestiones burocráticas terminaron con la ilusión de tantos años. Luego un crédito que se perdió por los mismos avatares y porque hubo una recomendación de no tomar el préstamo por la cartera de Economía de aquel momento. 

Más tarde otras discusiones en torno a la financiación de la megaobra y la posibilidad cierta que brindó el Fondo de Financiamiento Educativo para concretar el proyecto. Con la venia de un grupo de integrantes de la APDH -consultados antes de iniciar la obra- por el espacio de la Plaza de la Memoria que abarca parte del Polideportivo, todo estuvo encaminado.  

Entonces vino otra discusión, esta vez acerca de las prioridades. Hasta hace poco no había agua en la Escuela 18, por ejemplo. Pero llegó la “solución”. Los alumnos de esta comunidad educativa pueden disponer del agua porque la institución accede al recurso vital desde una manguera que toma el fluido a unos 50 metros de la puerta de ingreso. 

También debe decirse que son numerosos los establecimientos que tienen a sus alumnos de jardín o primaria, haciendo actividades recreativas al aire libre, en pleno invierno con temperaturas dolorosamente bajas. 

 Sin embargo el gobierno municipal puso todas sus fichas en ”la mole” de acero y cemento que crece al lado de la terminal de ómnibus y se lleva los millones que llegan del Fondo Educativo, al mismo tiempo que se le niegan -o regatean- recursos a las necesidades de infraestructura de numerosas escuelas y jardines del distrito. 

La realidad hace que nadie ignore lo importante que resulta disponer de una obra millonaria, pero al mismo tiempo –y sobre todo en el actual contexto- exige que se contemplen las necesidades inmediatas de las instituciones escolares. La cuestión es aprovechar al máximo, y bien, los fondos que ingresan por el Fondo de Financiamiento Educativo, porque hasta ahora, la situación económica podría generar un “elefante blanco” sin terminar y una cantidad importante de escuelas sin atender, varias de ellas con necesidades primarias. 

Si el Estado municipal no logró en 10 años mantener, cuidar y activar una pista de atletismo, es difícil creer que el Polideportivo tenga un uso justo, equitativo y responsable. 

 La pregunta es si se convertirá en otro bastión vecinalista para su aprovechamiento político, o será realmente el espacio necesario y tan esperado para que los alumnos del ex Colegio Nacional y otros que no tienen instalaciones adecuadas puedan realizar actividades físicas, especialmente en un espacio cercano para los chicos que viven fuera de las cuatro avenidas. Dios sabrá. 

También llegaron las veredas y dársena en el ex Colegio Nacional, con la necesidad de arreglos que hay en el interior de su institución. La obra no logra hacer al tránsito ni más fluido, ni más seguro. Pero los techos de la Escuela Primaria Nº 54, en ese mismo edificio, no dan más. Tienen graves problemas de filtraciones en aulas y galería, cada vez que llueve los alumnos son trasladados a otras aulas porque cae agua sobre las llaves de luz. 

En la EES 4, la EP3 y el CENS 451 también tienen problemas de filtraciones y electricidad muy similares a la situación de EP 54, pero no trasladan a los alumnos porque esta situación sólo se da en galerías. 

La EES Nº6 (ex EP 29) tiene un estado edilicio muy pobre y con necesidad urgente de un playón para educación física, pero nunca fue atendida esa carencia desde la Municipalidad. 

 La EP 56, Escuela Virgen de la Carreta, tiene un edificio con necesidades edilicias urgentes. El Jardín de Infantes 902 padece de graves problemas de filtraciones, y desde el municipio no ha habido ninguna intervención. 

Calles asfaltadas y rotas. Por un lado se cambia el aspecto de los trazados necesitados de una mejora, que finalmente se rompen al poco tiempo por la presión del agua que se escapa de las juntas rotas, y de las cañerías del agua de red que llevan décadas sin ser renovadas. 

El distrito cuenta con un hospital de grandes dimensiones, con centros de atención primaria de la salud, con primer y segundo nivel de atención. Pero no hay médicos suficientes para cubrir las necesidades de la población que asiste a diario por los servicios de la salud pública municipal. El reiterado ejemplo se da en el servicio de guardia. No hay ni reemplazos para cuando uno de los profesionales sale de vacaciones. 

La expectativa es tener el recurso disponible. Si hablamos de infraestructura escolar, por ejemplo, este año llegan 45 millones de pesos desde el Fondo Educativo. La realidad, invertidos en el Polideportivo en gran medida. El resto, para las obras del Acta Acuerdo firmado con el gobierno bonaerense. Allí el municipio se comprometió a hacer obras menores que requieren de una “caja chica”, como el arreglo de pisos, pintura, reparación de techos y de paredes, por ejemplo. 

La expectativa finalmente termina siendo triste, porque parece estar cada vez más lejos de la realidad.