115 años junto a cada tresarroyense

ST 13. 3°
Despejado

Carta de Lectores

Carta de lectores anónima

"Voy a hablar sobre Santiago Lazarte"

26|08|18 13:13 hs.

Un vecino del barrio Santa Teresita envió un escrito al diario, contando desde cerca detalles de la vida de Santiago Lazarte, el joven de 23 años sospechado de ser el autor del asesinato de Leo Curruinca en la tarde de ayer.


Con el pedido de que se resguarde su identidad por temor a represalias, el escrito es un interesante análisis de cómo un chico de una familia trabajadora y humilde terminó atormentando a los vecinos de un tranquilo barrio de nuestra ciudad.

La carta completa, sin editar:
Santiago hace muchos años, en su adolescencia o niñez mejor dicho, era un pibe bueno. Viene de una gran familia que decidió cuidarlo a él y a una de sus hermanas, una familia con principios que nunca se metieron con nadie, laburantes pero ante todo muy humildes.

Santiago cayó en la droga por "mala junta" y a partir de ahí todo fue un calvario en el barrio Santa Teresita. En pocos años hubo una ola de robos por todas o casi todas las casas del barrio. Robaba cualquier cosa, desde herramientas hasta bicicletas, baterías, cosas que a uno le cuestan. También robaba leña a un vecino, incluso llegó a robarle corderos. 

Su familia, desesperada porque mejore, siempre lo trató de ayudar. Hasta el día de hoy siempre estuvieron presentes y sufren mucho con Santiago, ya que él nunca mejoró, ni siquiera después de haber estado preso. 

Cuando él fue a la cárcel todo se había calmado, pero cuando salió volvió el mismo calvario. Cuando cometía pequeños delitos se escondía, hasta que su familia lo echó y fue a parar no muy lejos, en la casa de unos amigos, quienes en poco tiempo también lo habrían echado. 

Santiago ya no estaba bien, estaba totalmente perdido, se lo ve todo el día borracho y drogado por las calles del barrio Santa Teresita, incluso haciendo amigos jovencitos para enseñarles a delinquir y robar. Se lo veía tambaleando y hablando solo por las calles, yendo de un lado al otro porque no se podía mantener estable de lo borracho que vivía.

Todo el día así estaba, todos los días conseguía dinero para un vino y algo más. Sus amistades también lo apoyaban mucho. 

Tuvo problemas con casi todo el barrio. Le robó a gente buena trabajadora, le hizo daño a mucha gente. Siempre te levantabas a las 2 o 3 de la mañana con patrullas por todos lados, buscándolo a él y su familia siempre apoyándolo, hasta que se agotaron y ya hoy le han soltado la mano. 

Siempre lo quisieron ayudar a cambiar, siempre siempre. Pero él nunca escuchó a nadie, ni siquiera a su propia familia, que le dieron todo y mucho más de lo que se merecía. 

Santiago se deterioró solo, no culpemos a su familia, que lo criaron y le dieron todo siempre para que él esté bien y calmo, pero nunca lo han podido lograr. 

Así que nada, conozcan al verdadero Santiago Lazarte, un chico perdido en la droga y el alcohol que se ha mandado miles y miles de cagadas y la justicia nunca actuó e incluso he escuchado a los propios policías decirle "si te vemos en la calle no salís más del penal", mientras su familia lloraba para que no se lo lleve y él embravecido con patotear a los policías. 

No le tiene respeto a nadie.