115 años junto a cada tresarroyense

ST 19. 0°
Cielo cubierto

El Campo

Recomendaciones del INTA

Ya detectaron roya estriada en trigo

26|08|18 11:39 hs.

Considerada una de las enfermedades más importantes del trigo a escala mundial, la roya estriada o amarilla (RA) puede afectar todos los estados fenológicos del cultivo con gran impacto económico. Especialistas en fitopatología del INTA Paraná -Entre Ríos- alertan que la detección ocurrió cuatro días antes que la campaña anterior y brindan recomendaciones. Norma Formento -especialista del INTA Paraná, Entre Ríos- confirmó la detección temprana de roya amarilla o estriada (RA) en María Grande, una localidad perteneciente al Departamento de Paraná, cuatro días antes que la campaña anterior. 


“En 2016, se determinó el primer caso el 20 de septiembre, el 10 de agosto en 2017 y, en esta campaña, el 6 de agosto”, detalló. Frente a este contexto, recomendó “aumentar la frecuencia de los monitoreos y observar con detenimiento las hojas inferiores de los cultivos”. 

Una vez confirmada la presencia de la enfermedad será necesario cuantificar en variedades susceptibles -no deberían superar el 10% de incidencia, es decir estrías de roya en no más de 10 hojas-. En todo momento, la investigadora destacó la importancia de “contactar a los especialistas del INTA para un mejor asesoramiento”. “Si bien la roya era considerada una enfermedad ocasional, desde el 2000 se expandió por el mundo y la vieja población de razas fue reemplazada por otras nuevas”, explicó Formento, quien agregó: “Estas, de mejor adaptación, fueron agresivas a temperaturas más altas (18°C) y podrían ser la causa de la expansión geográfica y de las recientes epifitias”. 

En este sentido, subrayó la importancia de “seleccionar variedades comerciales de trigo con buen comportamiento a roya estriada o amarilla” y lo consideró “una técnica de manejo eficaz, de costo bajo y amigable con el ambiente”. 

En materia de resistencia, Formento especificó que “en el mercado, se encuentran disponibles numerosas variedades de muy buen comportamiento a la enfermedad”, al tiempo que explicó que existen dos tipos de resistencia a las royas: de plántula o de planta adulta. 

En el primer caso, es controlada por un solo gen, lo que la vuelve efectiva por el corto período en que le confiere resistencia en todos los estados de desarrollo de la planta.

En el segundo, la roya es controlada por uno o más genes, por lo que la resistencia es más durable y de protección incompleta. “Sin embargo, los cambios rápidos que ocurren en la virulencia del patógeno pueden quebrar la resistencia de las variedades que presentan solamente resistencia de plántula y, para minimizar los efectos negativos, será necesario realizar monitoreos frecuentes y posiblemente utilizar fungicidas”, reconoció Formento, quien señaló: “Las pérdidas en variedades susceptibles pueden rondar entre el 40 y 50%”. 

En 2016 y 2017, la enfermedad se diseminó rápidamente por toda la región pampeana y extrapampeana con altos niveles de severidad en cultivares muy sembrados por los productores trigueros. 

El 90% de los lotes, en buen estado
La Bolsa de Cereales de Buenos Aires confirmó esta semana que casi el 90% del área implantada mantiene una condición de cultivo entre Normal/Bueno/Excelente, mientras que el 11% restante reflejan una condición Regular/Mala. 

En cuanto al desarrollo fenológico, la mayor parte del área sembrada aún transita etapas vegetativas sobre el centro y sur de la región agrícola, mientras que en las regiones NOA y NEA se releva un importante número de lotes encañando o comenzando a espigar. 

Sobre el norte del país una gran proporción de cuadros transita etapas de encañazón sin una adecuada humedad en el suelo, factor que podría impactar de forma negativa sobre el rinde potencial a cosecha en las regiones NOA y NEA, como así también en sectores del norte de Córdoba. 

Mientras tanto, sobre el resto de la región agrícola el cultivo aún transita etapas vegetativas con una mejor oferta hídrica en el suelo y ello explica la gran proporción de lotes que a escala nacional mantienen una condición de cultivo entre Normal/Buena/Excelente. 

Puntualmente, sobre el extremo sur de Buenos Aires se relevan refertilizaciones con nitrógeno en cuadros recientemente implantados, buscando de esta forma maximizar el potencial de rinde a cosecha en ambientes que mantienen una adecuada a óptima oferta hídrica.