115 años junto a cada tresarroyense

ST 6. 2°
Despejado

La Ciudad

Aunque sumariados e imputados

Siete policías del desalojo de Rondeau 1550 vuelven al trabajo

23|08|18 09:37 hs.

Luego de que la Auditoría General de Asuntos Internos (AGAI) indagara a los oficiales desafectados, según el caso y la responsabilidad que cada uno pudiera haber tenido en el operativo efectuado en Rondeau 1550, sin orden judicial, el año pasado, emitió diferentes notificaciones referida a la situación de los mismos. 


El hecho tuvo lugar en una fría noche de principios de octubre, cuando un grupo de por lo menos nueve efectivos de la Policía Comunal llegaron a la casa de la familia Estrup, y utilizando una “linga” atada a un patrullero le tiraron abajo una de las paredes de la vivienda precaria que habitaban, porque los habían acusado de usurpadores. 

A partir de ese hecho, y tras una serie de investigaciones sobre lo ocurrido en aquella jornada, el 23 de noviembre de 2017, la Auditoría desafectó al subcomisario Gabriel Blanco, quien por entonces estaba a cargo de la Comisaría Primera de Tres Arroyos, medida que hizo extensiva al oficial inspector Leandro Edgard Cerna; el oficial subayudante Diego Michael Zaragoza; la sargento Sabrina Jimena Navarrette; el oficial Fernando Javier Erneta, y los oficiales Andrés Emanuel Calfante, Fernando Natanael Capandegui, Aldana María Antonela Molina y Andrés Thomsem Marino, quienes desempeñaban sus funciones en la Estación Policial de Tres Arroyos. Y el 27 de diciembre de ese año le llegó la desafectación a Pablo Martín Rigo, el entonces jefe de la Policía Comunal de Tres Arroyos.

Según se indicó desde el organismo bonaerense, motivó la medida el exceso en los medios empleados en detenciones o procedimientos policiales en los que no devenga la muerte del particular. 

Una vez que la Auditoría General de Asuntos Internos (AGAI) indagó a los oficiales desafectados, según el caso y la responsabilidad que cada uno tuvo en el operativo efectuado en Rondeau 1550 sin orden judicial, emitió diferentes notificaciones. 

Por este motivo, a los oficiales Diego Michel Zaragoza, Sabrina Jimena Navarrete, Fernando Javier Erneta se les notificaron los levantamientos de la desafectación, mientras que está en trámite la de los oficiales Andrés Emanuel Calfante, Fernando Natanael Capandegui, Aldana María Antonela Molina y Andrés Thomsem Marino.

“Cosas diferentes” 
El director de la Auditoría General de Asuntos Internos de la Policía Bonaerense, Guillermo Berra, se refirió la situación por la que actualmente atraviesan los mencionados oficiales, precisó que todos los que participaron del desalojo violento continúan sumariados e imputados. 

Y sobre la afectación a la fuerza, precisó que “la afectación nuevamente a la fuerza no significa que vuelvan a ser destinados a los mismos lugares en los que cumplían funciones anteriormente”, pero “independientemente de eso, dentro del sumario se los va a sancionar, eso es algo que se evaluará”. 

En este sentido, el funcionario abundó: “Puede ocurrir que alguno quede cesante, porque el hecho de que hayan sido nuevamente afectados a sus funciones no quiere decir que queden sobreseídos, son dos cosas diferentes”, aclaró. 

Cabe aclarar que los oficiales Erneta, Navarrete y Zaragoza ya están notificados del levantamiento de sus respectivas desafectaciones, mientras que se están redactando y haciendo efectivas las comunicaciones a los agentes Calfante, Capandegui, Molina y Thomsem Marino. Todos vuelven a trabajar, pero el sumario continúa adelante y alguno de ellos podría quedar fuera de la policía.   

Pruebas y testimoniales 
La máxima autoridad de Asuntos Internos, precisó, en el contacto con este diario, que luego de producir toda la prueba y testimoniales a los oficiales del operativo de mención, “éstos refieren haber recibido orden de sus superiores y desconocer la no existencia de orden judicial”. 

Ante tales circunstancias, Berra afectó nuevamente a tres de los oficiales y destacó que continúa el sumario. “Veremos qué sanción se les aplicará”, evaluó. Mientras tanto, seguirán desafectados de sus funciones Pablo Rigo, Gabriel Blanco y Leandro Edgard Cerna, a los cuales “les probamos la irregularidad, porque se los consideró responsables”. 

Obediencia
Berra detalló que los testimonios de los oficiales de baja menor fueron muy importantes porque en Asuntos Internos se refirieron a la orden que les daban sus superiores. “Desde allí se sostuvieron más las imputaciones”, expresó el alto funcionario, al apuntar que la institución provincial valoró, “más allá de que se hayan excedido o no”, las declaraciones que permiten comprobar realmente desde dónde se impartió la orden por la que se desalojó de noche, con presencia de menores, y lo más importante, sin mostrar ningún mandamiento judicial, a la familia que habitaba en el lugar. 

“Tienen la lógica de generar obediencia ante un superior, pero después son responsables, si se excedieron o no, cada uno en lo que hizo”, dijo el director de Asuntos Internos en referencia a los oficiales indagados y reintegrados a la fuerza policial en la que se desempañaban.