115 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 7°
Nubes aisladas

La Ciudad

Recurrirán a un fideicomiso

La salida para seguir con las PPP

22|08|18 10:13 hs.

El consorcio Vial Agro S.A, Paolini Hnos. y la empresa italiana INC Spa tienen a su cargo las obras del Corredor A, que abarca la ruta 3 y la ruta 226 bajo el sistema de Participación Público Privada (PPP). A principios de la semana pasada, un funcionario de la Dirección de Vialidad Nacional admitía a LA VOZ DEL PUEBLO “que la situación es muy compleja porque las empresas con causas van a tener problemas de financiamiento”. 


Esta es la razón por la que el gobierno nacional empezó a trabajar para solucionar el problema que pone en peligro la realización de importantes obras públicas, hoy sumamente necesarias para la economía nacional. Ayer, este diario consultó nuevamente a la fuente gubernamental que afirmó, “las obras se van a realizar en tiempo y forma”. 

Además agregó, “en función de todo lo que está pasando, por un tema de riesgo en la reputación de los bancos, éstos no pueden financiar a la mayoría de las empresas constructoras, por sus políticas muy rígidas que tienen de cumplirse”. No obstante, el alto funcionario de la Dirección de Vialidad Nacional aseguró que “sin perjuicio de ello estamos trabajando a toda máquina para buscar soluciones a ese tema”. 

En este sentido, concluyó que “la creación de un nuevo fideicomiso parece la mejor opción y que de esa forma podamos avanzar para que en 15 días esté todo resuelto”. Carlos Wagner, ex presidente de la Cámara de la Construcción, nombró a Vial Agro entre las firmas que –según afirmó- se reunían para distribuirse obras. 

Dijo que "las empresas se reunían en los lugares establecidos y determinaban el ganador de la licitación en función de su interés por la obra y del volumen de trabajo que tenían”. 

En declaraciones realizadas el domingo último a LU24 Radio Tres Arroyos, Pablo Quantín indicó que “Vial Agro nunca participó de ningún pago, de ninguna característica, para obtener ningún tipo de beneficio”. 

En este contexto, trascendió que los bancos y fondos de inversión que habían acordado la financiación de los PPP ahora tomaron una actitud cautelosa ante la magnitud de la causa de “los cuadernos” de Centeno.

Los bancos 
Por restricciones internas y normativas internacionales, los bancos necesitan esperar al desarrollo del caso judicial de las empresas involucradas o investigadas antes de acordar el otorgamiento de un préstamo. 

Como las obras de PPP deben comenzar en octubre -y la investigación puede tomar más de un año-, el Gobierno resolvió crear un fideicomiso que sirva como vehículo de intermediación para destrabar los créditos de corto plazo que se estaban negociando, basándose en la experiencia de lo que ocurrió con los proyectos de infraestructura en Brasil y en Perú, durante el caso del Lava Jato y sus ramificaciones en el exterior.