115 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 6°
Despejado

Sociales

11 y 12 de agosto, en el Teatro Municipal

Un aniversario que junta dos estilos: folclore y tango

05|08|18 11:15 hs.

Para Martín Rodríguez Blanco estos diez años de El Caldén “es un recorrido grande. Uno cuando se propuso formar una academia no me imaginé que podríamos llegar a esta actualidad. Siempre en base al trabajo y a aggiornarse en la danza porque la danza evoluciona y hay que hacerlo en el tiempo. Yo conforme con la actividad y acompañando nuevas actividades hoy hay tres: folclore como base, danza contemporánea y malambo pero la idea es que ese ámbito crezca que se transforme en uno interdisciplinario. Hoy estamos vinculados al Club Español desde que se formó, las instituciones quedan pero las personas pasan y ojalá podamos seguir juntos por muchos años más”.


-Para vos ¿qué significa El Caldén? 
-Para mi es como un hijo fue formador mío en Caldén, yo lo cree pero él me formó también como docente. El estar los diez años estos me ha dado la cosmovisión de lo que es un bailarín, la formación, lo que es un ballet casi profesional como el mayor. Esto se demostró por el crecimiento de la academia y el mío más que nada como docente y director.   

El formar parte de tu propia academia y el participar con el Ballet Internacional de La Costa como bailarán y que te puedas juntar con ellos para hacer un espectáculo en conjunto “a mí me llena de orgullo. Que mis directores, en este caso del Ballet de La Costa tengan en cuenta mi trabajo, que me lo critiquen de buena forma hace que crezcamos es una buena oportunidad para todos fundamentalmente para mis chicos el ser partícipes de esto”.

Otra mirada 
Ahora es hacia Héctor Somovilla la observación y el pedirle que cuente un poco que es esto hoy por hoy ya que vos lo escuchabas “muy atento a Martín en esto de ser arte y parte de su ballet. Esto lo formó integralmente, hoy es coreógrafo, es director, es bailarín, te hace una puesta de luces, hace el vestuario… esto hace una diferencia. El ha logrado una formación tan integral que ha transcendido su profesión de bailarín. Por eso te digo que lo escuchaba atento porque creció junto a El Caldén, desde muy chico se lanzó en esto de tener su ballet propio, algo que muchas veces se cuestionaba porque estando dentro de la edad de seguir aprendiendo él ya estaba enseñando. Por un lado coartó su crecimiento como bailarín pero le permitió tener este ballet porque como bailarín tenés una fecha de vencimiento pero sus alumnos son los que lo van a hacer trascender en el tiempo. Nosotros en el Club hemos tenido maestros como Jaka o Caruso y seguramente Martín será uno de ellos en el tiempo por formar bailarines integrales, desde el estilo, el saberse maquillar, el saber cada paso que dan, actuar con profesionalismo dentro del escenario. 

El que directores como estos del Ballet de La Costa que acepten que un producto de él forme parte de un espectáculo producido por ellos significa un gran paso y crecimiento. No cualquiera es capaz de lograr esta integración, al margen de la regional. Los directores de este Ballet de La Costa son muy exigentes con respecto a su producto. Algo que en nuestra ciudad se pudo ver claramente cuando el año pasado se puso en escena ‘Fetiche’. Si el producto no está al nivel que ellos exigen lisa y llanamente no van a exponerlo por más amistad o vínculos culturales existan. Osvaldo Uez fue director del ballet Camin de Cosquín y ahora lo es del Ballet Internacional de La Costa y esto le permitió a Martín Rodríguez Blanco participar en ambos y poder crecer en esto de la danza, explorando diferentes temáticas dentro del folclore y la danza contemporánea” señala Héctor. 

Algo que Martín siempre recuerda como “la base de cualquier estilo de baile es el clásico, la forma y sus movimientos, la plasticidad y cadencia de los mismos solo se obtienen a través de esta formación en la danza. La base técnica siempre es esta no hay ritmo que no se fundamente sobre los contenidos de la danza clásica, por algo es la danza madre”. 

Unidos 
La conexión que se ha realizado entre ambos ha significado “que el coreógrafo del Ballet de La Costa viaje a nuestra ciudad para realizar capacitaciones de tango y esto nos ha servido de mucho para ello” aclara Martín. 

“Además de la participación de Héctor en cuanto a encargarse de todo lo que tiene que ver con la organización, el transformar el público de las peñas en algo de teatral, independientemente de la peña que también la tenemos pero algo que se logró gracias a su participación”. 

Los días corren y para el 11 y 12 de agosto cada vez falta menos; la gente de El Caldén y el Ballet de La Costa están en plena pre fiesta habrá que ver lo que ocurre en esa primera noche…. 



La vuelta del Ballet de La Costa 
“El año pasado –dice Héctor Somovilla- el ballet de presentó en la ciudad en 2017 porque Martín formaba parte del cuerpo de baile del mismo, nosotros buscamos la posibilidad que él estaba bailando y ahí logramos la unión a través de la conjunción con el director Uez del Ballet de La Costa. Y también que chicos de El Caldén formaran parte del elenco y encaramos la posibilidad de la vuelta porque al sentarnos a charlar sobre esto se daban los diez años de El Caldén con los veinte de Ballet de La Costa. Ahí es donde surge la posibilidad de realizar un espectáculo en conjunto”. 

El espectáculo es algo que se llevar a cabo el 11 y 12 de agosto en el teatro Municipal, el sábado a las 21.30 y el domingo a las 20.30. Las entradas anticipadas se pueden adquirir en el Teatro Municipal de lunes a viernes de 17.30 a 21 y en el Club Español de lunes a viernes de 18 a 21 o reservarlas a los celulares 15557519 y 15412662.

“Este espectáculo es folclore y tango pero con la particularidad de que el Ballet de La Costa aplicado a esto aplicaría un sainete criollo y otro sainete tanguero. Por eso te digo esto de transgredir las reglas y de seguir reinventándose como ballet” dice Somovilla. 

“El replicar este espectáculo tiene como principal objetivo el reeditar lo que pasó en 2017, ya que en esa oportunidad el éxito fue tan grande que presuponemos que en esta oportunidad y debido a lo ocurrido se replicará voz a voz lo que se vio, máxime teniendo en cuenta que traer un cuerpo de baile de este tenor a esta ciudad implica un costo más que importante tanto de personas, traslado, alojamiento y la producción en sí pero bueno es un proyecto ambicioso en el que tanto la gente del Teatro Español como El Caldén se juegan en todo” agrega Héctor.