115 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 6°
Despejado

Sociales

A los 21, se recibió de abogado

Joven de ley, hecho y derecho

29|07|18 19:03 hs.

Hace tres años comenzaba su carrera como estudiante y, hoy ya es un hombre de leyes. Tiene el pelo muy cortito, muestra de las salutaciones y “achurías” típicas de las recibidas. Juan Cruz Arribalzaga es un hombre de ley que cumplió 21 años en febrero. La convicción de haber elegido la carrera correcta y los ejemplos familiares le dieron la certeza del camino que emprendió 34 materias atrás. 


El joven abogado cursó toda su escolaridad primaria y la secundaria en La Escuela N° 54 y en el ex Colegio Nacional y por mucho tiempo, cuando salía de la escuela a las 13, se iba derecho al club a jugar al tenis, casi siempre hasta las 20. 

Es hijo de Mario y Patricia, sus hermanos son Micaela -mayor que él y abogada- y Matías que también arrancó este año a estudiar derecho que es tres años más chico. “Bromeamos con que cuando los tres estemos recibidos vamos a poner un estudio juntos”, cuenta con una sonrisa Juan Cruz.

La elección 
Juan Cruz estaba cerca del derecho, de las leyes y las normas, su hermana Micaela se recibió de abogada hace un año y medio y mientras convivían en La Plata el clima de estudio no dejaba dudas a la elección.

Antes de terminar la escuela secundaria sentía que le gustaba la materia, además de leer noticias relacionadas con el derecho que auspiciaban la decisión. Juan Cruz sabía del tema, lo habló muchas veces con su papá, que había comenzado a estudiar abogacía y “no pudo finalizar por cuestiones personales”, explica el joven que sigue hilando pensamientos sobre la elección de la carrera y dice, “esas dos cosas – la carrera que hacía mi hermana y la que mi padre no pudo terminar- además del hecho de que me gustara hicieron la diferencia e inclinaron la balanza”. 

Comenzó a estudiar en 2015 en la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) y en 34 meses finalizó la carrera. Cuando se anotó no pudo comenzar enseguida por cuestiones personales y arrancó a cursar en agosto de ese año, aunque en julio rindió igualmente una materia.

Hizo unas cuatro o cinco cursadas y a partir del 2016 rindió 13 o 14 materias, lo mismo que en 2017 y para terminar en el 2018, hizo 5 materias de un total de 34. “La clave es estudiar bastante y la posibilidad que da la facultad de dar libre -por el sistema que tiene de cursadas- permite administrar el tiempo de estudiar y las ganas, entonces pude dar las materias libres y eso ayudó aunque algunas cursé”. 

Durante los pocos años de estudio -a medida que avanzaban los meses- Juan Cruz controlaba el programa de estudios y de ese modo elegía las materias que tenía que rendir libre para poder avanzar. “La verdad es que los primeros dos años y medio dejé mucho de salir, vine poco a Tres Arroyos porque cursé materias los sábados, resigné cosas, pero era lo que quería hacer. Que me gustara tanto me facilitó poder ponerme a estudiar”, explica el recién graduado. Para sus padres que sus hijos estudien es una alegría: “Siempre nos felicitan y apoyan”, destaca Juan.  


Juan Cruz Arribalzaga, durante su visita a LA VOZ DEL PUEBLO


Especialización
“Me gustan todas las ramas, el derecho penal, el civil, el administrativo, el financiero, espero que la práctica me ayude a decidirme”, manifiesta el joven y para eso piensa en trabajar. 

Para Juan Cruz la carrera recién comienza, algo que literalmente es así. Por eso considera fundamental algo que aprendió de todos sus profesores en la facultad-muchos de ellos jueces, fiscales, abogados- y es que, una vez que se termina la carrera y ya se es abogado, hay que actualizarse todo el tiempo.

“Por eso la idea es hacer posgrados y arrancar a trabajar o dentro de la Justicia o en forma libre, espero que el trabajo me ayude a definirme por donde encarar la profesión”. Tiene una enorme tranquilidad al hablar, genuina humildad respecto a sus logros y dice que se siente raro ser abogado con tan solo 21 años. 

“Pienso que hace unos pocos años empezaba a estudiar y que hace dos semanas me recibí, de a poco lo voy procesando y ¡está buenísimo! Por eso estoy muy contento. Cuando arranqué a mi hermana le iba muy bien y yo vivía con ella, que estudiaba todo el día, así que hacía lo mismo y al terminar el primer cuatrimestre me di cuenta de que podía avanzar y hacer la carrera rápido, entonces me fijé ese objetivo”, concluye Juan Cruz.

La naturalidad con que plantea los hechos es abrumadora, hace que parezca sencillo estudiar. Sin embargo, a pesar de sus enormes capacidades, requirió esfuerzo, dedicación y resignación. 

Hubo noches en las que no pudo compartir salidas con amigos, meses que no visitó su casa en Tres Arroyos, pero el sueño está cumplido y en menos de tres años, apenas con 21, es un hombre de ley, sin dudarlo al escucharlo, lo es. 

La profesión
De su labor profesional Juan Cruz Arribalzaga piensa que lo fundamental es siempre cumplir la ley, “como estudiante y como abogado veo que hay leyes atrasadas que hay que actualizarlas. Se dictaron en un contexto muy diferente”. 

El abogado de 21 años reflexiona respecto a las normas y dice “hablamos siempre de nuestros derechos, pero tenemos que cumplir con nuestras obligaciones para que haya una sociedad pacífica. Hoy la gente no cumple desde las reglas más comunes, como no respetar las reglas de tránsito, hasta no cumplir con una sentencia. Por eso tenemos que cambiar de pensamiento para evolucionar”, expresa. 

Es consciente de la constante crítica que recibe la Justicia por parte de la sociedad y sobre esto tiene su opinión: “Ocurre por varios factores, uno es que la ley está desactualizada, los plazos son muy largos, otra es la responsabilidad de los jueces y de los fiscales que tardan más en dictar una sentencia o emitir un plazo y los abogados que tienen muchas causas y si el cliente no está encima, el tiempo pasa y no haya resultados”, destaca.

En referencia a las leyes laborales piensa que “hay dos cuestiones para poner en la balanza, el derecho de los trabajadores y el de las empresas que le dan vida a la economía, por eso hay que tener una regulación importante y creo que hay que mejorarla para llegar al objetivo que es cumplir con el trabajador y que las empresas evolucionen”, manifiesta. 

“Siempre hablo con mis amigos, algunos estudian y hacen sus carreras a su tiempo, pero otros no encuentran lo que les gusta, por lo que creo que hay que enfocarse en eso, pensar que va a ser para toda la vida, por eso hay que tratar de buscar lo que te guste, seguir tu camino y ser profesional en lo que elegiste. 

“En todos los aspectos de la vida si te querés enfocar en algo siempre tenés que resignar algo para lograr tu objetivo”.