115 años junto a cada tresarroyense

ST 8. 4°
Nubes aisladas

Policiales

Adriana Guerrero tras el incendio y el drama

“Sentí que me moría”

02|07|18 11:22 hs.

Parecía una burla del destino. A las 19, de regreso en su casa tras haber permanecido internada en observación, Adriana Guerrero temblaba de frío. En la misma casa donde casi muere quemada horas antes, los bomberos ya se habían retirado y sólo quedaban charcos de agua en lo que alguna vez fue el living de la vivienda que posee hace 30 años y nada queda del lugar donde convivía con su hija cuando ésta aún no se había ido a estudiar. 

Sin embargo, la preceptora y militante política, presidenta del PJ local, está agradecida. Siente que estuvo cara a cara con la muerte y, con esa filosofía, lo material es parte del pasado. Ahora, mientras las bajas temperaturas de la tarde de ayer la golpeaban apenas salida del Hospital Pirovano, solo tenía palabras para agradecer. 


Adriana Guerrero. “No era mi día para morir”


“Le agradezco a toda la gente que llamó brindando ayuda y con la que puedo contar para lo que necesite”, dijo a LA VOZ DEL PUEBLO y, sobre todo, a los dos recolectores de residuos de la empresa Malvinas, Juan Verdugo y Alberto Pereyra, “que no dudaron en parar y decidir que me iban a dar una mano”. 

El dramático incidente, que durante toda la jornada de ayer acaparó la atención en las redes sociales y sitios web de Tres Arroyos, ocurrió alrededor de las 4 de la mañana, en la casa de Guerrero, en la avenida Rivadavia 1115. Por causas que se tratan de establecer, pero que estarían relacionadas con un cortocircuito o el funcionamiento deficitario de una pequeña estufa que ella misma decidió mantener encendida toda la noche, se inició un fuego en la parte trasera del inmueble. 


El relato de Adriana Guerrero


Las llamas avanzaron por el interior de la vivienda mientras Adriana Guerrero dormía en su habitación, ubicada en los altos de la propiedad, sobre el garage. Así, en medio del sueño, sintió que una bocanada de humo entraba en su garganta y se despertó tosiendo. 

Al ver el humo, intentó escapar por la puerta de la habitación, pero poco tardó en constatar que era imposible salir, entonces decidió buscar una alternativa, “cómo todavía estaba consciente me pude levantar y llegar a gatas a abrir el balcón. Sé perfectamente que lo material es lo material y lo que importa es que uno está, que tengo mis hijos, mi nietita. No era el día de que yo me fuera hoy”, recordó. 



Llegan los héroes 
Alberto Pereyra y Juan Verdugo regresaban de descargar basura en el Centro de Disposición Final de Residuos cuando vieron a Adriana Guerrero parada en el balcón de su habitación pidiendo ayuda. “Veníamos de descargar en el basurero e íbamos hacia la empresa Transporte Malvinas y mi compañero,que venía manejando, vio humo y me dice ‘se está prendiendo fuego la casa’. Bajamos, y vimos que la señora estaba nerviosa en el balcón. No podía salir a la calle”, recordó Alberto Pereyra en diálogo con LA VOZ DEL PUEBLO. 


Alberto Pereyra. Junto a su compañero Juan Verdugo salvaron a Adriana Guerrero en un momento de pánico


Pereyra trabaja desde hace dos años en Transporte Malvinas. Se transformó en su nuevo trabajo cuando notó que como yesero no le alcanzaba para mantener sus gastos. A sus horas de dedicación, le tuvo que agregar una preparación física para afrontar las 300 cuadras que corre por día junto al camión y que ya había corrido cuando acudió a socorrer a la mujer junto a su compañero, al que tuvo que ponerle el hombro para que pueda efectuar el rescate.

“La señora estaba arriba, preocupada por los gatos. Mi compañero trepó primero, se paró sobre mis hombros, y entre todos las bajamos”, dijo haciendo referencia también a la colaboración de un remisero que, previamente, se encargó de llamar a los bomberos, aunque su nombre permanecerá anónimo en esta historia, ya que se retiró rápidamente del lugar cuando vio que Adriana estaba bien. 

Fue Verdugo el que pudo ver cómo las llamas crecían detrás de Adriana Guerrero después de abrir las ventanas, “cuando ella abre la ventana se produjo el ingreso de oxígeno y empezó a hacerse más fuerte el fuego”, indicó el trabajador, quien asegura que “todo pasó muy rápido” y, al ser consultado sobre la manera en que vivió el día de ayer, cuando su nombre fue noticia y lo llamaban “héroe”, mantuvo la sencillez que se percibe a simple vista en su humanidad, “nunca me puse a pensarlo, pero en mi familia ojalá tengamos vocación para eso”, añadió haciendo referencia a su hijo de 16 años, que es colaborador de los bomberos.  


Alberto Pereyra


“Empezar de nuevo” 
Mientras se prende por tercera vez un cigarrillo que no dejar de apagarse entre sus manos temblorosas, el balance de Adriana Guerrero es sencillo tras el siniestro. “Debemos comenzar de nuevo y sé que la vida hoy me dio otra oportunidad porque no sé qué me despertó. Si fue Dios o alguien que me protege desde arriba, porque si no esta no la contaba. Si no me despertaba, hubiese sido otra la historia”. 

Tal como lo recuerda mientras recorre junto a este diario lo que quedó de su casa, Adriana Guerrero termina su contacto con una afirmación que da miedo, “estaba paralizada. Ellos (por los recolectores) me decían ‘largate, largate’ porque pensaban que yo me iba a desvanecer ahí arriba. Cuando vieron que yo no podía, se subieron ellos. Nunca estuve tan cerca de la muerte. Hoy lo sentí”, finalizó. 


Destrucción total. El fuego no dejó nada en el interior de su casa


En tanto, desde el Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Tres Arroyos se informó que fue un remisero el que alertó a los servidores públicos sobre la existencia del siniestro al que acudieron dos dotaciones de siete hombres cada una, a cargo Luciano Omar y Mauricio Crosato. 

Si bien oficialmente no se pueden determinar las causales del incidente, trascendió que los bomberos trabajaron durante dos horas en el lugar, haciendo labores sobre fuego extinio, ya que según se indicó, había focos activos en todo el inmueble.