115 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 6°
Despejado

Deportes

Torneo Apertura

Ciclista voló al título

11|06|18 12:32 hs.

El corazón de una enorme parcialidad chavense vuela en el Globo de la alegría. El despegue a la felicidad soltó amarras ayer sobre las 17.30 desde el complejo quilmeño, escenario donde Huracán Ciclista le ganó 2-1 al Cervecero y se consagró campeón del Torneo Apertura de la Liga Regional Tresarroyense de Fútbol. 




Con Martín Segovia como capitán y un equipo de pilotos convencidos con la causa, lograron armar un plantel sólido, inteligente y oportuno, que aferrado a un preciso plan de vuelo, hicieron que el Globo aterrizara en la cima del fútbol lugareño. 

La definición resultó tan dramática como apasionante, hasta se podría decir que propia de la esencia del club chavense; porque a poco menos de 15 minutos del final y por otros resultados sumado a su transitorio empate, Ciclista compartía la punta con Colegiales; pero de repente todo cambió: El Nacional le igualó al Escolar y el Globito pasó a ganarle a Quilmes con un agónico gol de Freydíaz, a los 40’ del complemento. 



Era el 2-1 de la consagración tras un partido cerrado, con pocas situaciones de peligro y buena dinámica, con mucha pierna fuerte y reiteradas interrupciones. El marcador lo había abierto Alfredo Aramendi a los 20’ del primer tiempo, poniendo Arrachea la igualdad transitoria 5 minutos después. 



Desde el vamos, el juego se movió mucho en media cancha; recién sobre los 15’ se produjo el primer sacudón de peligro, y fue por un aparente penal de Marín a Ramallo no sancionado por el árbitro. El ataque de Quilmes encontró el sector izquierdo como una autovía libre; por allí Mink produjo un par de llegadas y centros peligrosos, y a los 20’ Aramendi se mandó hasta la punta del área grande, sacando un remate que tenía toda “la pinta” de centro, pero con la colaboración del arquero terminó transformándose en gol.



El golpe obligó a la visita, quien rápido llegó a la igualdad tras un córner despejado a medias, y donde Gogna volvió la pelota al segundo palo para que Arrachea, tras el quedo de la defensa local, definiera con un remate fuerte y cruzado. El 1-1 aparecía como lógico, más allá que los de Segovia se mostraran más claros en el juego y descansara en su dupla de centrales para devolver los muchos centros que tiró el Cervecero. 

La segunda parte mostró a los de Espinal más comprometidos con el ataque, y al minuto el árbitro juzgó como casual una evidente mano de Ortega dentro del área.

Fotos Germán Russi


Hasta los 25’ se mantuvo ese dominio, que sólo fue territorial ya que no hubo situaciones de peligro; una entrada de Zaragoza que le quedó larga y ganó el arquero fue lo mejor junto a un remate de Gogna desde casi media cancha que se fue apenas arriba, hasta que a los 40 un córner no pudo ser bien despejado por Luengo, la pelota dio en el travesaño y en el rebote, de espaldas al arco, Freydíaz ensayó un “taquito” que terminó en el gol del campeonato, porque en los minutos finales nada cambió adentro de la cancha más allá de un gol bien anulado al local. 

El gran cambio se produjo afuera, en la hinchada visitante que desató un festejo desde el alma, pasando por el corazón hasta llegar a las lágrimas; lo mismo en los jugadores de Ciclista que movidos por la emoción terminaron dando la vuelta olímpica ante el digno aplauso del plantel quilmeño que reconocía así la victoria del mejor.