115 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 8°
Despejado

La Ciudad

Mucho interés en el público

Dislexia: una jornada con salón lleno

09|06|18 11:58 hs.

Integrantes de la Asociación Dislexia y Familia Mar del Plata brindaron ayer por la tarde una disertación en el Salón Blanco, ante una muy importante cantidad de asistentes. El encuentro fue organizado por la Rueda Interna de Rotary club Tres Arroyos Libertad y la finalidad fue informar a la comunidad mediante la participación de una profesional y una mamá. 


En este sentido, intervinieron en la jornada la psicopedagoga Daiana Chacano, miembro de la mencionada asociación, y Virginia Rodríguez, quien es coordinadora y mamá de Manuel, un niño con dislexia. 


Fotos Germán Russi


Analizaron aspectos clave para que los papás puedan disponer de un mayor conocimiento ante casos de tales características, así como dejaron en claro la trascendencia del diagnóstico precoz. 

Otro punto que formó parte del análisis es la obligación de las obras sociales de solventar la cobertura, especialmente a partir de la reglamentación de la ley. 


Fotos Germán Russi


También la iniciativa permitió hacer referencia a la necesidad de la capacitación de los docentes, el reconocimiento de que es una condición, no una enfermedad, la difusión de la gran diversidad de estrategias que se pueden poner en práctica en las aulas y la aplicación de la tecnología. 

En una entrevista concedida a LA VOZ DEL PUEBLO en los días previos, Chacano indicó que “son chicos que trabajan mejor la oralidad, no tienen problema de comprensión, sí en la lectura que es poco fluida y precisa y eso impacta en la comprensión después. También se los ayuda a través de la tecnología, en la que se pueden usar textos sonoros en la computadora”. Los tratamientos son personalizados, en función de las habilidades y fortalezas que tiene cada niño para ayudar en las cuestiones más comprometidas.

Fotos Germán Russi


Cambio 
Por su parte, Virginia Rodríguez señaló sobre su hijo que “Manu cuando entró al colegio no se integraba al aula. Su objetivo era portarse mal y encontró en la mala conducta la forma de irse a casa, recién en tercer grado le diagnosticaron dislexia a mitad de año y empezaron a tratarla. A fin de ese año él fue a la bandera en el acto escolar, el cambio que se produce en el chico es muchísimo”. 

La ley de dislexia hace posible que se adapten las prácticas áulicas, que se tomen pruebas orales, otorgar más tiempo para resolver un examen, leer las pruebas para toda el aula en voz alta para que puedan interpretarla y anticiparse, que usen la computadora. “No hay que tomarles menos, sino distinto”, subrayó al describir la tarea en las escuelas.