115 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 8°
Despejado

Policiales

En el juicio

El provocador grito de Nahir Galarza durante la declaración de la madre de Pastorizzo

04|06|18 19:37 hs.

Esta mañana comenzó el juicio contra Nahir Galarza, la joven de 19 años acusada de asesinar de dos tiros a su ex novio Fernando Pastorizzo, en diciembre pasado en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú.


Una de las primeras personas en declarar fue la madre de la víctima, Silvia Mantegazza. Pero para la sorpresa de todos los allí presentes, la mujer fue interrumpida por un grito de la acusada. 

"¡Qué mentirosa!" gritó Galarza cuando la mujer explicaba el tipo de relación que los jóvenes mantenían. Según informó el diario El Día de Gualeguaychú, Mantegazza estaba contando que una vecina le había dicho que en más de una oportunidad había escuchado a Nahir gritando y golpeando a su hijo.

En tanto, la joven se negó a declarar en esta primera jornada del juicio oral por el caso. Durante las al menos nueve audiencias que durará el debate, está previsto que declaren unos 50 testigos propuestos por las querellas y otros 30 por la defensa de la imputada. Galarza (19) podría ser condenada a prisión perpetua ya que se la acusa de homicidio doblemente calificado por la "relación de pareja" con la víctima y el "uso de arma de fuego". 



Fuentes judiciales indicaron que la estrategia de la defensa apunta a que no se tenga en cuenta la primera declaración de la imputada, realizada el día del crimen y en la que admitió su culpabilidad, y que declare nuevamente.

Por su parte, el juez de Garantías Guillermo Biré resolvió a fines de abril prohibir la difusión en los medios locales, provinciales y nacionales del material probatorio o de cualquier otro que esté vinculado a la investigación.

Por ello, la Oficina de Gestión de Audiencias (OGA) de Gualeguaychú determinó que habrá "reglas particulares" para la difusión del juicio y estableció un límite de público de 40 personas. 

El hecho que se ventilará en el debate ocurrió cerca de las 5.30 del 29 de diciembre en Gualeguaychú, donde Pastorizzo (20) fue hallado malherido en la calle con un tiro en la espalda y otro en el pecho, y su moto y dos cascos tirados a su lado.



El joven murió poco después y si bien Galarza primero declaró como testigo y dijo que había visto por última vez a su ex novio la noche anterior, luego se fueron sumando pruebas que derivaron en que la chica terminara presentándose a la Justicia y confesara el crimen. 

Sin embargo, el 16 de enero, la acusada pidió ampliar su indagatoria y aportó una nueva versión de los hechos en la que aseguró que los disparos que efectuó contra la víctima fueron "accidentales".

Galarza intentó explicar que en la primera declaración como imputada había mentido porque temió que culpen a su padre policía, que era el responsable de la pistola calibre 9 milímetros reglamentaria que se convirtió en el arma homicida.  (Los Andes)