115 años junto a cada tresarroyense

ST 11. 6°
Despejado

La Ciudad

Elevada en arsénico y desperdiciada por pérdidas

La calidad del agua mejoraría, si no se perdiera la mitad de su producción

17|05|18 09:39 hs.

La mitad del agua que se produce en Tres Arroyos, se pierde. Y como casi todos los componentes del agua de red están directamente relacionados con la explotación de cada uno de los 23 pozos, si se baja el nivel de explotación, automáticamente van a mejorar los indicadores. 


“No quiere decir que mágicamente van a entrar en parámetros normales pero sí pueden mejorar, hoy estamos muy al límite de lo aconsejado”, expresó el concejal Roberto Fabiano a LA VOZ DEL PUEBLO. 

Y al respecto –para dejar en claro que la calidad del agua tiene su rebote en el fenómeno de las calles con pérdidas de agua, agregó que “si reducimos las pérdidas sensiblemente vamos a poder hacer descansar más los pozos, se va a necesitar menos agua y por eso automáticamente van a descender los indicadores”.


Una imagen cotidiana de la pérdida de agua en las calles de la ciudad. Ayer esto ocurría en la intersección de Isabel La Católica y Coronel Pringles


Niveles aceptables 
Fabiano confió además a este diario que recibió, de parte de la Dirección de Obras Sanitarias, los informes sobre la calidad del agua, en materia de concentración de arsénico. Son los correspondientes a los períodos de marzo y diciembre de 2016, y abril y noviembre de 2017. 

“De 2016 hay tres pozos que mayoritariamente acusan el mayor nivel que ha llegado a 0,072; el resto estarían por debajo de los 0,05 en todos los períodos; luego en el año 2017 hay dos pozos que sobre todo en noviembre llegaron a niveles muy altos, casi al 0,1. Es el doble de lo que originalmente se da como un nivel aceptable, el resto de los pozos está por debajo”, apuntó. 

En síntesis indicó que “el promedio de los pozos termina dando por debajo del 0,05, y uno debe ser claro en esto, el agua que se consume en Tres Arroyos no se consume de un pozo determinado o un barrio determinado. El agua se mezcla toda, la red es única”. 

Para Fabiano –que cuestiona al vecinalismo por “gestionar maquillaje”, eso hubiera sido “dinero mejor gastado porque reduce mucho el gasto en mantenimiento, en las pérdidas y genera un mejor aprovechamiento de los 23 pozos que ahora están funcionando” 


Observa entonces que si un pozo está un poco más alto que el resto termina mezclándose, y que por eso mismo el promedio está dentro de los niveles que se aceptan. De todas maneras explicó que en la actualidad la exigencia del Código Alimentario Argentino y de la Organización Mundial de la Salud está llevando a que el nivel aceptable sea de 0,01. 

“En este caso estaríamos muy lejos de poder cumplirlo en la totalidad de los pozos, pero también es muy cierto que no hay que alarmar a nadie con esto. No está científicamente probado que entre 0,03 y 0,05 se manifiesten afecciones sistemáticamente en la gente”.

Igualmente señaló que “hay que trabajar para tratar de mejorar esto. Estamos todavía dentro de niveles medianamente aceptables y comunes a casi la totalidad de los municipios”.    

Cómo mejorar 
Al momento de proponer medidas rápidas y a mano para mejorar la calidad del agua, Fabiano, afirma que “en principio la posibilidad de mejorar esto es rotar más los pozos. La realidad muestra que en el verano prácticamente no hay rotación. Todos los pozos están a full las 24 horas, los niveles de arsénico y cualquier otro contenido, suben”. 

Pero cuando pasa el verano, empieza el invierno y comienza la rotación. “Si uno hace el análisis en pico de uso de un pozo y pudiera hacer el análisis después de un mes de reposo, te darían absolutamente distinto los indicadores”. 

Que no se pierda 
También consideró que si se baja el consumo de agua, mejoraría la calidad automáticamente. Pero como resulta difícil lograrlo con los usuarios, Fabiano puso el ojo en la cantidad de producción. 

“La realidad es que la Municipalidad está produciendo aproximadamente el doble del agua que se consume. Quiere decir que casi de 900 mil metros cúbicos que se producen, la mitad se pierde”, refiriéndose a todas las pérdidas que se observan a diario en las calles de la ciudad, pero también a las que no se ven, las subterráneas. 

“Una forma de mejorar la calidad del agua es ir arreglando la red. Esto es lamentablemente lo que no se toma conciencia”, dijo el concejal de Cambiemos mientras resaltó que la red de agua “tiene problemas desde hace muchos años en sus cañerías”. 

Las roturas 
En cuanto a las roturas que se dan en el añejo sistema de cañerías, precisó que éste está construido “en fibrocemento con unión de cabeza y caño con un aro de goma, que es la junta”. 

Explicó que los caños miden tres metros, y que “en una cuadra -de eje a eje de calle- son 117 metros. Tenés aproximadamente 40 uniones, es decir 40 posibles roturas, de las cuales muchas veces arreglan una y al otro día dicen ‘vuelve a perder’. No. Es la de al lado pero como el agua hizo camino sale por ahí”, contó sintéticamente el arquitecto. 


Roberto Fabiano, concejal de Cambiemos


Mientras tanto destacó que las roturas se dan tanto por la antigüedad de la red, como por el cambio de sistema de provisión de agua. “Antes el agua se aprovisionaba del tanque que está en la plaza Torre Tanque, entonces era una presión constante. Pero el tanque ese hace más o menos 10 o 12 años que no tiene agua. No llega el agua al tanque literalmente, porque tiene 25 metros de altura, y el agua en el mejor de los casos puede llegar a 12 metros en invierno”, tiró. 

Entonces Fabiano concluyó que “la red está funcionando por la presión que las bombas le inyectan a la red, y esa presión -que es variable- es la que hace que se barran los aros de goma que ya están gastados y viejos, y se manifiesten pérdidas permanente, sobre todo, en verano”.  

El costo 
De acuerdo a un análisis hecho por el concejal, cada perdida que se produce tiene un costo no menor a los 10 mil pesos, sumando la intervención de los trabajadores de Obras Sanitarias y de Bacheo. Y a ello le sumó que una pequeña empresa haciendo recambio de cañerías, podría costarle al municipio entre 120 o 150 mil pesos por cuadra. 

Dijo además que “si hubiera tomado conciencia, este gobierno que lleva 180 meses de gestión y se hubiera propuesto arreglar todos los meses una cuadra nueva; hoy llevaríamos 180 cuadras reparadas, más 40 que hizo la provincia el año pasado tendríamos más de 200 sin problemas”. 

Para Fabiano –que cuestiona al vecinalismo por “gestionar maquillaje”, eso hubiera sido “dinero mejor gastado porque reduce mucho el gasto en mantenimiento, en las perdidas y genera un mejor aprovechamiento de los 23 pozos que ahora están funcionando”.