115 años junto a cada tresarroyense

ST 5. 6°
Despejado

Sociales

Las Software Factory de Tres Arroyos

Melisa y Sol Fredes, socias en los sueños

13|05|18 16:07 hs.

Por Valentina Pereyra


Melisa y Sol Fredes son hermanas y dueñas de una Softwear Factory que ya tiene diez años en Tres Arroyos. Sysmel Consulting es una de las empresas de Argentina que provee tecnología al mundo y de las más importantes en el mercado porque se caracteriza por tener recursos calificados. Esto lo confirma el hecho que no hay rotación de personal -como en cualquier empresa de capital federal - y por eso son altamente competitivos. 

La oficina de Sysmel Consulting es del primer mundo, está en Tres Arroyos, en el edificio V y M. Los ventanales del primer piso, oficina 4 dan a las vías, pero hasta no asomarse por allí, cualquiera podría imaginar que está en otra parte del mundo. La iluminación perfecta, los muebles claros, la distribución de los escritorios, todo es amigable, muestra una manera de trabajar diferente, remota y a la vez cercana, internacional y al mismo tiempo bien local. Melisa Fredes fundó hace diez años la consultora y desde hace dos se asoció con su hermana Sol. Ambas dirigen la empresa. Cada una en lo suyo. 

“Teníamos la pata de la programación con Melisa, ahora tenemos la pata del mercado y el crecimiento con Sol”, manifiestan casi al mismo tiempo las hermanas. Melisa está a cargo de la programación del producto que tiene que tener mucha calidad y el contacto con el cliente lo hace Sol. 

“La visión de su carrera -cuenta Melisa en referencia a la incorporación de su hermana- aumentó la cantidad de clientes, las exportaciones del servicio, se dio mucho crecimiento desde hace dos años, también aumentamos la gente que empezó a trabajar, nos mudamos a estas oficinas”, enumera todos los beneficios que genera esta sociedad. 

Trabajar entre hermanas hace que se compartan muchas cosas de la vida cotidiana, aunque las chicas cuentan que “tenemos claro que una cosa es el trabajo y otra cosa los lazos familiares, la buena relación y comunicación es fundamental”, explican mientras relatan que Sol vive en La Plata, es licenciada en administración de empresas, tiene pareja y viene cada quince días a la oficina en Tres Arroyos. 

“Teníamos la pata de la programación con Melisa, ahora tenemos la pata del mercado y el crecimiento con Sol”


Melisa es licenciada en sistemas y su esposo ingeniero agrónomo, con el que formaron una familia que completan Franco de 9 años y Tomás de 6. Sol se recibió y comenzó a trabajar en una multinacional. “Me dieron la oportunidad de formarme en empresas de primer nivel”, subraya. 

Este trabajo la llevó por distintos lugares de Latinoamérica porque “la parte funcional es ir al cliente, relevar el proceso de negocios y a partir de ahí aplicar el sistema”, explica. 

Melisa y Sol tienen en su mamá Mirta Yebra y su papá Roberto Fredes, “pilares muy importantes para hacer este trabajo, al igual que nuestras parejas”. El hermano mayor, Mariano, trabaja en el BID hace diez años y vive en Estados Unidos junto a su esposa Analía Martínez, quien cumple tareas en el Banco Mundial ; “tenemos dos sobrinos”, comentan. 

Ser dueñas de una empresa como Sysmel Consulting es algo singular. “La notebook es parte de nosotras o el celular, es una extensión. Por ejemplo, el proyecto con la empresa española Puig que opera en la moda y los perfumes -que estuvimos en la automatización del almacén para Europa -lo implementamos para Francia y nos queda Bélgica, Portugal, Italia. Como hay cuatro horas de diferencia con Argentina nos organizamos para atender todas estos horarios”, señalan. 

Entre las anécdotas Melisa recuerda que “el primer día que vivíamos con mi marido en nuestro departamento me tuvo que acompañar al micro porque tenía que viajar por trabajo”. Se ríe con el recuerdo que “pinta” las exigencias laborales de ser una Softwear Factory internacional que atiende a más de 40 empresas en todo el mundo. 


Las propietarias de la empresa destacan la expansión lograda y el trabajo que lleva adelante el personal que se formó en Tres Arroyos


De la entrevista participa también Patricia Bonfiglio Portela, quien es abogada, tiene dos nenes, el más grande va al Jardín Maternal y el otro tiene ocho meses, su pareja es ingeniero agrónomo oriundo de Pringles. Ella también afirma que “padres y maridos hacen a la dinámica laboral y la modalidad remota facilita las relaciones familiares”.  

Desde hace diez años 
Hace diez años que Melisa Fredes fundó la empresa y dos que se asoció con su hermana Sol. Desde este año Patricia Bonfiglio Portela es la asistente comercial para fortalecer el desarrollo en el ámbito local. “La gente se sorprende cuando sabe que hay una industria de sistemas en la ciudad”, explica entusiasmada.

La idea de fundar System Consulting surge porque Melisa estudió en La Plata licenciatura en sistemas, trabajó en Buenos Aires unos años y luego quiso seguir el rubro de consultoría. Pero se encontró con la disyuntiva de tener que viajar por todos lados o formar una familia con una vida más tranquila. Esta última idea es lo que, como dice ella “me devolvió a la ciudad”. 

Melisa explica que “no había empresas de tecnologías en la ciudad que me podían absorber y el Parque Industrial se estaba conformando y creciendo, entonces comencé a incursionar en tecnologías remotas que no se conocían y había mucho camino por recorrer. Ya varias empresas de Argentina y Latinoamérica optaban por la metodología que es a distancia del cliente, a miles de kilómetros, hay que hacer que la distancia se acorte con herramientas tecnológicas que hoy existen, entonces comencé a desarrollarlas desde acá”. 

La industria del softwear viene creciendo hace diez años exponencialmente y “es una de la que más exporta”. Melisa y Sol le cuentan a este diario que en otras partes del mundo las conocen como “los softwear factory de Tres Arroyos, así nos nombran”. 

La licenciada en sistemas y la licenciada en administración juntan esfuerzos, apuestan al presente y al futuro y están convencidas de que “hacemos acciones para crecer, aumentamos el doble las exportaciones a distintos países, incrementamos la planta de trabajo y en ese crecimiento es que Sysmel está obligado a expandirse por eso queremos que los recursos sean de Tres Arroyos, tenemos el 100% de la fábrica trabajando en los proyectos en marcha, si se agregan más no tenemos gente. Entonces apostamos a que las escuelas visiten las consultorías y que los chicos conozcan de qué se trata el cambio de paradigma laboral”. 


Sol y Melisa en LA VOZ DEL PUEBLO


SAP, el sistema 
La consultora trabaja con un sistema alemán SAP (Systeme Anwendungen und Produkte) que en español significa 'sistemas, aplicaciones y productos'. Se utiliza la planificación de recursos empresariales. Fue incorporado hace más de 40 años en Alemania y atiende los requerimientos y necesidades de empresas grandes, como una multinacional, porque posee la particularidad de tener muchos módulos y cada uno de ellos se especializa en una unidad de negocios diferentes de cada empresa. Los módulos se combinan entre sí y empiezan a coordinarse para lograr un sistema que pueda ser utilizado por el usuario y compartir toda esa información para la empresa”.

Las dueñas de la Softwear Factory señalan que “es un sistema que hay que parametrizar, actualizarlo de acuerdo a cada cliente porque cada uno tiene su particularidad, aunque todos venden, todos facturan, todos tienen inventarios”. 

Sol amplía la idea: “La consultoría tiene dos ramas, la parte funcional, recursos que van a relevar los procesos de negocios en las empresas, cómo es la producción, cómo compra, cómo se factura, entonces de acuerdo a esos procesos el consultor ve de qué manera SAP puede ayudar a esa empresa. Se trata de dar asesoramiento y adoptar las mejores prácticas de SAP para que las funcionen más eficientemente. Es una ventaja competitiva para el mercado laboral”. La otra rama es la parte de programación, porque aquellos procesos que SAP no contempla, se tienen que desarrollar y deben ser hechos por los programadores”.  

Entusiasmo 
Dos profesionales tresarroyenses que trabajan con recurso humano local, valoran los estudios que CRESTA ofreció y apuestan a su continuidad. Melisa y Sol son familia, socias, tienen una Softwear Factory y mucho empuje, entusiasmo, dedicación y amor por este nuevo paradigma de trabajo que pueden aplicar sin alejarse de su ciudad.