115 años junto a cada tresarroyense

ST 13. 3°
Despejado

La Ciudad

Instituto Tecnológico de Buenos Aires

Según un estudio, el agua en Tres Arroyos tiene niveles de arsénico muy altos

02|05|18 20:30 hs.

Un estudio desarrollado por el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) junto con la ONG NutriRed, y publicado por La Prensa en su sitio web, analizó más de 500 muestras de aguas subterráneas de diferentes puntos del país buscando ubicar las zonas con niveles más altos de arsénico, y las muestra tomadas en nuestro distrito evidenciaron índices preocupantes.

Según informan en su publicación, la exposición prolongada al arsénico a través del consumo de agua y alimentos contaminados, puede causar cáncer, lesiones cutáneas, problemas de desarrollo, enfermedades cardiovasculares, neurotoxicidad y diabetes, según alerta la Organización Mundial de la Salud (OMS). Se trata de un elemento natural de la corteza terrestre, ampliamente extendido en el medioambiente, que en su forma inorgánica es muy tóxico. 

En la Argentina son numerosas las zonas abastecidas con aguas subterráneas que deben enfrentar el problema de la contaminación con arsénico y los riesgos que trae aparejados. Así lo demuestra el `Mapa del arsénico', presentado el viernes último por el Instituto Tecnológico de Buenos Aires (ITBA) en conjunto con la ONG NutriRed. 



Para lograr detallar los distintos grados de contaminación con arsénico, ambas entidades recibieron y analizaron casi 500 muestras de agua de 100 localidades de todo el país. Con los resultados de los análisis, confeccionaron luego un mapa interactivo, que se actualiza constantemente y que cualquiera puede consultar a través del sitio: http://www.nutrired.org/tag/mapa-arsenico/.

En el mapa elaborado, los investigadores diferenciaron con colores verde, amarillo y rojo los diferentes niveles de arsénico en las muestras analizadas, y para ello tomaron los siguientes parámetros: 

VERDE: buena calidad, menor a 10 ppb (nivel guía recomendado por la OMS, este valor de referencia se considera provisional dadas las dificultades de medición y las dificultades prácticas relacionadas con la eliminación del arsénico del agua de bebida) 

AMARILLO: entre 10 y 50 ppb (la OMS considera que si bien existe el riesgo de efectos adversos estos representarían niveles bajos que serían difíciles de detectar dentro de un estudio epidemiológico) 

ROJO: mayor a 50 ppb (la OMS considera que existe cierta evidencia de efectos adversos).

Las muestras tomadas en zonas rurales de nuestro distrito dieron como resultado 141,65 ppb en una primera instancia, y 138,70 ppb en la segunda muestra, números que superan en casi tres veces lo que se considera que puede traer efectos adversos tras un consumo prolongado.

Es un proceso natural
El doctor Jorge Stripeikis, director del departamento de Ingeniería Química y del Centro de Ingeniería en Medio Ambiente (Cima) del ITBA, informó que la llegada del arsénico al agua "es un proceso absolutamente natural, que se remonta a miles de millones de años atrás, cuando se plegaron los bloques continentales y se levantó la Cordillera de los Andes". 

Entre las consecuencias que provoca en el organismo, Stripeikis afirmó que "el tipo de intoxicación que produce es crónica porque se da con el paso del tiempo. Sucede que las cantidades de arsénico que están presentes en el agua son bajas pero son suficientes como para que si se hace una ingesta cotidiana durante periodos realmente prolongados, durante 10 o 15 años, se puedan empezar a manifestar los síntomas característicos de la enfermedad que se conoce como `hidro arsenicismo crónico regional endémico'(HACRE)". 

"La sintomatología normalmente empieza con erupciones en la piel, sobre todo en la planta de los pies y las palmas de las manos. En un estadio más avanzado, está comprobado que la ingesta de arsénico prolongada produce carcinogénesis, es decir que puede provocar la aparición de tumores, fundamentalmente en piel, pulmón, vejiga y riñones". (La Prensa)