115 años junto a cada tresarroyense

ST 7. 4°
Escasa nubosidad

Carta de Lectores

Escribe Alicia Hurtado

Intolerancia

25|04|18 09:32 hs.

Señora directora: 


Cada vez son más las muestras de intolerancia entre nosotros. Las redes sociales, las páginas de internet, dan la oportunidad de comentar al pie de un artículo, o expresar una opinión, o compartir algo que nos pareció interesante. Todo esto es muy bueno, si no caemos en la ofensa, la mentira, la acusación sin pruebas. 

Las expresiones de un comerciante de Claromecó y un artículo sobre los riesgos de construir sobre la franja costera despertaron lo peor de muchos, acusando, denostando, despreciando, en fin, que en lugar de llevarnos a buscar entre todos la solución mejor a los problemas, no hizo más que generar enojos y resquemores, entre acusaciones casi groseras. 

Ni hablar de la catarata de comentarios negativos que suscitó la venta del frigorífico Anselmo. A tal punto, que una emisora local retiró la noticia de su página de Face, sepultada entre montones de comentarios negativos. 

Claro que somos muchos los que tenemos nuestras dudas respecto de la claridad de tal o cual negocio, claro que muchos también recordamos gente que pasó de canillita a campeón sin haberse sacado el Quini, pero nada nos autoriza a pensar que esa gente cometió delito alguno, pues, si así fuera, y tuviéramos las pruebas, el lugar para plasmarlo sería la justicia, no Twitter, o al pie de un artículo periodístico. 

Eso sí, si un comerciante se enoja con un ambientalista al punto de ser ofensivo en su respuesta al comentario que este último hizo, debería frenar un rato, bajar un cambio como dicen ahora, porque el enojo suele ser la respuesta que emplean quienes carecen de argumentos sólidos para defender su postura. Nada bueno se ha logrado nunca con enojos. 

Sigo creyendo que el diálogo es el mejor camino para encontrar soluciones que satisfagan a unos y a otros, cosa que no es fácil, de acuerdo, pero tampoco imposible. 

Que más de cien personas mantengan su fuente de trabajo, es bueno. Que el comercio florezca en nuestras playas, es bueno. Que el ambiente natural sea respetado, es bueno. 

No es yendo en contra de esas cosas buenas que lograremos arribar a buen puerto sino al contrario, tratemos de que las cosas buenas generen más cosas positivas y agotemos las instancias del diálogo, dentro del respeto por la opinión del otro, y si alguno tiene la certeza de un ilícito, denuncie, para eso está la justicia. 

Alicia Hurtado