115 años junto a cada tresarroyense

ST 4. 8°
Despejado

Desde la Redacción

.

Que el árbol no tape el bosque

14|04|18 23:55 hs.

 Mañana a las 8 termina el turno que la médica Julieta Merich tomó según el acuerdo que la secretaria de Prevención y Salud, Isabel Tarchinale, alcanzó el miércoles pasado junto a un grupo de vecinos de la localidad de Reta.


Es de esperar que el gobierno municipal haya dispuesto quién continúe desde mañana en el hospitalito en su reemplazo, garantizando el derecho básico y universal del acceso a la salud.

Igualmente después de lo ocurrido cabe preguntarse por qué tuvo que ser necesario que una vecina falleciera mientras no había un médico en la unidad sanitaria de la localidad que pudiera asistirla -aunque no haya tenido chances de salvarla- para salir a armar un cronograma de atención médica para la salud pública. Algo que sí pudo hacerse de apuro y por la presión popular en Reta. ¿Acaso este esfuerzo –sin las tensiones que deben transitar los pobladores y la doctora Isabel Tarchinale- no pudo llevarse a cabo antes para garantizar la atención de los vecinos de la localidad que pagan la tasa de salud como cualquier otro tresarroyense?

Una muerte y la ausencia de un servicio fundamental como el de la salud le dieron visibilidad de la manera más cruel a un problema que hace largos años arrastra la salud pública tresarroyense, exclusivamente en las localidades del distrito.

Y en este contexto es inevitable que ganen espacio las reacciones de los vecinos, los reclamos por acceder a un servicio básico, y hasta las opiniones de referentes políticos que no hacen otra cosa que poner en perspectiva –y desde su punto de vista- a un mismo problema.

Para la concejala Tatiana Lescano, la salud en Tres Arroyos “hace agua”; y para el vecinalista, Santiago Orfanó –que admite la “fragilidad” en la que se encuentran los pueblos del distrito, desde el costado sanitario, “se mezcla mucho la política, en el mal sentido de la política”.

En este contexto se le hizo lugar a un audio anónimo, primero entre vecinos, después entre referentes políticos del justicialismo que lo llevaron a la comisión extraordinaria de salud, desde donde luego fue compartido hacia los medios de comunicación hasta llegar a la Fiscalía. Allí un instructor tomó la denuncia de parte de los concejales Julio Federico y Martín Garrido, del Frente Renovador y Unidad Ciudadana respectivamente.

En él se escucha a una mujer comunicándole a un hombre, vecino de Reta, que el intendente había, poco menos que, apretado al esposo de Andrea Díaz -la mujer que falleció el viernes 6 de este mes sin que un médico de la salud pública pueda atenderla- para que precisamente no denuncie públicamente la falta de médicos en la localidad, mientras su esposa fallecía en su casa. El audio termina con la voz de la mujer afirmando que “ésta no se la van a llevar de arriba”, y habría sido también de interés para los concejales para que se lo investigue, por ese mismo cierre.

“Para no hacer política”, Federico y Garrido afirmaron haber elegido no preguntarle a Florencio Oliva si había sido objeto de semejante apriete por parte de Sánchez, pero igualmente presentaron el audio en la sede judicial para que se inicie una investigación por la “utilización política de un hecho lamentable” que habría detrás del audio, en el que la mujer que habla da cuenta de tener acceso a personalidades de la política local y nacional del gobierno de Cambiemos.

No sorprendió entonces que concejales del Movimiento Vecinal como Claudia Cittadino –con perfil ascendente dentro del oficialismo- y Santiago Orfanó, hayan salido en defensa de su intendente promoviendo la denuncia para que se lo despegue de toda sospecha.

Desde Cambiemos, la concejala Daiana De Grazia, se limitó a afirmar que si bien sabe quién es, no tiene vinculación política y no conoce personalmente a la mujer del mensaje, a quien denominan como “Teresa”. Y vio bien, que por el tenor de las afirmaciones, se presente el audio ante la Justicia.

Este diario, el mismo miércoles 11 en que se firmó el segundo acuerdo entre Tarchinale y vecinos, pudo hablar con Florencio Oliva quien rotundamente negó que haya sucedido lo que se denuncia en el audio, y lo tiene como protagonista. Allí mismo LA VOZ DEL PUEBLO decidió restarle importancia al audio que ponía bajo sospecha a Sánchez, después de haber recurrido nada menos que a la fuente. Es raro, porque los concejales que se preocuparon porque la Justicia investigue, no se tomaron el trabajo de ir hacia Reta para hablar con los pobladores, u Oliva en este caso, y privilegiar la información de primera mano.

Confirmada la falta de veracidad, en el comentario de la mujer que asoma en el audio, debiera haber un único interés. La salud pública en las localidades.