115 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 3°
Lluvia ligera

Carta de Lectores

Escribe Esteban Ernesto Marranghello

Más ajuste impulsa tensión social

01|04|18 10:37 hs.

Ajuste de tarifas, una realidad que golpea, ya en el otoño, con el gas y las consiguientes facturas que en no pocas oportunidades contienen cifras que pueden producir no sólo malestar sino también reacciones que mínimamente -con lógico resultado- alterarán negativamente el humor social, con razón. 


A esto deben sumarse los aumentos en transporte, agua y educación que suponen para marzo una inflación superior al 2%, que en abril por las circunstancias enunciadas darían para el primer cuatrimestre una cifra del 9%, lejos de las expectativas oficiales para 2018, que suponen un 15% para todo el año. 

Se agrega una situación en la clase pasiva muy preocupada por la subsistencia, fundamentalmente en aquellos -la mayoría- con la remuneración mínima y media. 

Debe reconocerse en la actualidad una firme gestión del Gobierno sobre la provisión de medicamentos por el PAMI, que ha exigido a los laboratorios nacionales y extranjeros la actualización del precio de los fármacos a la obra social, que en alguna medida puede aliviar a los abuelos.

Macroeconomía rebelde 
La situación de la macroeconomía continúa rebelde, con la necesidad de utilizar divisas del Banco Central para controlar el valor del dólar. El pago de los intereses de la deuda externa, que fue de 38 mil millones de dólares. El anunciado fracaso de la cosecha de soja, con sensible baja en los rindes, no es una buena noticia con una merma estimada en la recaudación de 15 mil millones de dólares. 

Hay un repunte en el empleo, buen augurio, pero no sustancial en las cifras. Si bien el Gobierno, hasta el momento, conserva el control de las variables económicas, se supone debe estar atento para evitar sorpresas. Las paritarias transitan sobre el camino de la prudencia en muchos gremios importantes y en otros, más rebeldes, continúan las discusiones. 

En ese sector no hay desbordes. En la política partidaria, el peronismo a media máquina en la actividad, sin prisa interna, se reúne en diferentes sectores y en todos la propuesta es la búsqueda de la unidad. Los lugares de reunión, en el inicio, no son precisamente los que van a decidir, por su escasa importancia geográfica en la densidad de afiliados. 

Ni San Luis, ni Gualeguaychú, ni algunos intendentes bonaerenses moverán el tablero de las definiciones importantes. Las decisiones finales se resolverán en las grandes ligas como la provincia de Buenos Aires, definitoria con el conurbano con epicentro en La Matanza; Córdoba -que por razones de estrategia local podemos mencionar a De la Sota-; Santa Fe -donde la alianza Agustín Rossi-Perotti-, es decir, todo el peronismo será eje. 

“La grieta” (Pichetto- Urtubey) anti kirchnerista, por más que medios capitalinos la impulsen porque favorece al Gobierno, no parece tener larga historia. Urtubey perdió las elecciones en Salta, muy difícil elegir como candidato a presidente a alguien al que la gente que lo conoce no lo vota. Pichetto también perdió en Río Negro y sólo se utiliza su reconocida capacidad y experiencia en el Senado, pero bajo “las órdenes” de los gobernadores. 

A Gualeguaychú no asistirá ningún gobernador importante, que se quedarán custodiando sus territorios. Salvo Urtubey, los gobernadores peronistas se oponen al desafuero de Cristina en el Senado. Los senadores nacionales del peronismo monitorean permanentemente lo que consideran una cada vez mayor presión e injerencia oficialista sobre la Justicia. Consideran una acción y actitud autoritaria sobre un poder independiente. 

El análisis a futuro de la principal oposición al macrismo prevé fuertes discusiones y duros debates principalmente en dos temas: economía, que ya comenzó, y justicia. Los radicales, muchos incómodos con Cambiemos, analizan estrategias de posicionamiento electorales próximos. Córdoba y Santa Fe, con problemáticas diferentes estudian como objetivo designar candidatos propios a gobernador, con internas frente a Cambiemos o de lo contrario directamente en listas propias. 

En Córdoba una figura emblemática y ganadora con firmes y decididas aspiraciones -Mestre- intendente de la capital, políticamente con mayor envergadura que el ex árbitro Baldassi, candidato de Macri. En Santa Fe, desdibujada la alianza con el socialismo, varias figuras se ponen la “gorra blanca” y aspiran anotarse. 

Cambiemos con el legislador Laspina, apoyado por Del Sel, juega sus chances. El socialismo barajando alguna nueva alianza, que puede resultar una sorpresa. El peronismo, con una buena última performance electoral, camina hacia una alianza Rossi-Perotti, que aspiraría al batacazo del retorno a la gobernación. Las demás provincias conservan sus situaciones, salvo San Luis, donde los hermanos Rodríguez Saá inventaron una pelea que nadie cree. 

Alberto con intención de integrar la próxima fórmula del justicialismo en la elección presidencial. Creador de la frase “hay peronismo para el 2019”. Adolfo con interés en una nueva gobernación, aceitando su relación con Macri, que lo recibió en el despacho y que también conoce este juego lo suficiente, para apostar a futuro con San Luis provincia. 

En la capital federal, Rodríguez Larreta, tranquilo y confiado, con razón, en su poder político.  

La justicia 
El que preocupa al Gobierno y no poco, es el sector judicial. Los errores en las prisiones preventivas del mediocre juez Bonadio, mencionado en la lista de la servilleta del menemista Carlos Corach, ascendió a juez sin examen, a dedo, no configura la mejor imagen para el oficialismo por las advertencias no escuchadas que se hacían a las acusaciones seriales de Carrió y Ocaña. 

Muchas de ellas, es cierto, flojas de papeles, más políticas que fundadas en ley, con apoyo de una prensa capitalina que juega sus intereses y que cuando la cosa se pone difícil, en la credibilidad, buscan culpables, que no sean ellos. Se comenzaron a abrir las puertas de las cárceles a emblemáticas figuras del kirchnerismo: la sangría comenzó con Boudou, luego se sumaron Delía, Zannini, Baratta (segundo de De Vido), el propio ex ministro fue sobreseído en una de las causas, Cristina Kirchner en dos causas, reclamos serios de los hijos de Lázaro Báez y del propio empresario reclamando su libertad. Macri y Lorenzetti se desconfían mutuamente, pero se necesitan por la importancia de sus respectivas responsabilidades.

Un enfrentamiento no sería una buena imagen para ellos. Sí tal vez para una egoísta sonrisa, que no sería ética, pero políticamente comprensible del peronismo en su conjunto. 

Logros con Trump 
En la política exterior el presidente decidió, y fue una buena idea, ocupar el centro de la escena tomando las riendas personalmente, luego de la deslucida gestión de Malcorra. “La diplomacia es un combate sin cuartel, donde se obtiene lo que se arranca al otro”, solía expresar con frialdad el general De Gaulle. Vendría a ser, más o menos, que el que gana quiere lo más y el que cede, lo menos. 

La visita del FMI, la preparación de la cumbre del G20 y la gestión Mercosur-Unión Europea, fueron aprovechadas para exponer los lineamientos de la política exterior de Macri, ocupando el centro de la atención. El presidente experimentó personalmente las expresiones de De Gaulle cuando recibió la visita del vicepresidente norteamericano al país. Un tremendo elogio a su gestión y promesas de apoyo, pero la realidad fue que el “Yanqui”, que fue gobernador del estado donde se produce la mayor cantidad de cerdos del País del Norte, buscaba una cuota de exportación de la carne porcina a la Argentina. Cuando se fue se llevó la cuota solicitada. 

El presidente Trump resolvió arancelar a las exportaciones de acero y aluminio, con lo que nuestro país perdería la exportación de más de 700 millones de dólares. Macri solicitó hablar telefónicamente de manera personal con Trump, quien accedió a atenderlo, que no es poca cosa en este personaje. 

El argentino solicitó la exclusión de nuestro país de dichos arancelamientos, cosa que fue finalmente autorizada. Anteriormente Macri logró la autorización de la exportación de limones a Estados Unidos, en una primera operación por 300 toneladas en tres embarques, el primero tendrá lugar en el corriente mes de abril. 

Es mucho más importante la exportación de acero, aluminio y limones, que la cuota de importación de carne de cerdo, que ni siquiera afecta a la producción local. 

Es importante destacar que Macri obtuvo la “ayuda” de los industriales metalúrgicos estadounidenses, que ante la consulta del Gobierno de su país, manifestaron que preferían, por ejemplo, los tubos de acero sin costura, de la empresa Tenaris del grupo Techint, por ser de mejor calidad que los de su país. 

El vicepresidente norteamericano apoyó las gestiones en favor de la Argentina. Devolución de gentilezas, “en el toma y daca”, con códigos no escritos, pero reales. Siempre es mejor conversar, aunque se discuta todo, que cerrarse a la realidad del necesario intercambio buscando el equilibrio. 

En la política exterior se debe reconocer, hasta ahora, que el Gobierno actual tiene más cintura política que el anterior. No es lo mismo Estados Unidos que Cuba, o la Unión Europea que Venezuela en relación con quien conviene relacionarse en el mundo actual convulsionado con complejidades que no aceptan posiciones ideológicas sino conveniencias de estrategias globales, que proyectan los nuevos desafíos económicos y sociales. 

Deuda social 
Lo que está en deuda el gobierno argentino es en “demostrar” -no solamente “negarlo”- que no gobierna para los ricos. Para esto la cintura no alcanza. Hace falta preservar y satisfacer las necesidades básicas de la población más vulnerable. 

Si la nota de un examen al gobierno nacional en materia de sensibilidad social a los más necesitados fuera hoy con un máximo de diez no pasaría de un cinco. Si lo asumen y se deciden a modificarlo, les queda la mitad del mandato para revertirlo. 

Los seres humanos, ese conjunto de gente que conforma una sociedad, nunca renuncian, por su propia supervivencia a la esperanza. Se dice como una imagen de lo amplio del sentimiento humano, para las cosas que tienen algo de sublime, que donde comienza la música terminan las palabras. 

En política lo único que preserva la esperanza son los hechos y la espera tiene límites, que una vez que se cumplen sin respuestas, buscan otro rumbo. Es el inexorable fin de un ciclo y la búsqueda de nuevas propuestas. 


Por Esteban Ernesto Marranghello