115 años junto a cada tresarroyense

ST 9. 1°
Despejado

Nacional

UNA VERSION ACOMODADA A LA RELACION QUE LUEGO ENTABLO

CFK recordó el día que Bergoglio fue elegido papa

13|03|18 20:57 hs.

Por Ernesto Martinchuk - Periodista Parlamentario

La relación entre el entonces obispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio y los Kirchner siempre fue tirante desde que llegaron al poder. Fueron ellos los que decidieron llevar a las provincias el tradicional Tedeum del 25 de Mayo para sacarlo de la diócesis de quien hoy es el papa. La historia se encargará de dar a luz la campaña que hicieron en su contra para que no sucediera a Benedicto XVI, de nombre secular Joseph Aloisius Ratzinger. Pero luego, cuando Bergoglio se transformó en Francisco las cosas cambiaron: CFK viajó para asistir a su asunción como pontífice y desde entonces concurrió varias veces a su encuentro, con distintos funcionarios y representantes de La Cámpora, cimentando una relación cordial que en los años previos no habían tenido.

Conocida la elección de Bergoglio como papa, Cristina se mostró tan fría que en la Cadena Nacional de ese día ni siquiera lo mencionó por su nombre, ni siquiera su condición de argentino. “Hoy es un día histórico, y no quiero dejar de mencionarlo: por primera vez en los dos mil años va a haber un Papa que pertenece a Latinoamérica, y le deseamos de corazón a Francisco I que pueda lograr mayor grado de confraternidad entre los pueblos y las religiones”, señaló la entonces presidenta, que le deseó “toda la suerte del mundo en esta misión pastoral”.

A través de las redes, dio su versión de cómo vivió esa elección. “Fue un día como hoy. Lo recuerdo perfectamente. Estaba haciéndome los rulos, y es literal. Por la mañana había trabajado en Olivos, en Jefatura de Gabinete, y ahora Maru -secador y cepillo en mano- me peinaba para ir a la Rosada”, señaló, para agregar a continuación: “Mientras leía informes, encendí el televisor -me habían avisado que iban a anunciar el nuevo papa-. En la pantalla aparece el inconfundible balcón del Vaticano y un cardenal muy viejito anuncia en latín: ‘Habemus Papa. Giorgio Marius Bergoglio’. Tomá mate con chocolate, pensé yo. Tenemos Papa. Es argentino. Y es Bergoglio”, evocó. 

  La sucesión de tuits de Cristina Fernández de Kirchner continuó recordando que, -según su versión- “Maru, petrificada cual estatua me pregunta: ‘¿Dijo Bergoglio?’ ‘Sí Maru, dijo Bergoglio’. Lo llamo a mi secretario y le digo: ‘Nene, trae la computadora y llámalo a Olivieri’”.

Agregó la expresidenta: “Guillermo Olivieri, secretario de Culto durante los 12 años y medio de nuestra gestión: ‘Guille, te mando al mail una carta de felicitación a Bergoglio para que la envíes ya al Vaticano y andá preparando todo lo protocolar y el viaje a Roma para la ceremonia de su consagración’”.

La actual senadora contó que redactó entonces la carta que ese mismo día publicó en las redes, expresando su deseo de que la tarea pastoral del nuevo papa “fuera en pos de la justicia, la igualdad, la fraternidad y la paz”.

CFK concluyó este martes señalando que “a cinco años de su pontificado, Jorge Bergoglio -que ahora es Francisco y sonríe- ha construido, en un mundo monocorde, el único liderazgo universal que alza su voz contra el neoliberalismo, un sistema que destruye vidas y descarta personas. No es poca cosa”.

Te interesaría leer